2019 · 03 · 05

Israel pone fin a la Presencia Internacional Temporal en Hebron

El 25 de febrero de 1994 el colono israelí Baruch Goldstein mató a tiros a 29 palestinos cuando rezaban en la mezquita Ibrahimi de Hebron. El Consejo de Seguridad de la ONU condenó ese crimen y pidió proteger a las personas residentes en Hebron.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu suspendió recientemente la Presencia Internacional Temporal en Hebron (TIPH, por sus siglas en inglés) que durante más de dos décadas ha supervisado los derechos humanos en la ciudad. “No permitiremos que continúe una presencia internacional que actúa en contra de nosotros”, afirmó Netanyahu. En respuesta a esta medida los activistas palestinos   emprendieron  un a campaña de base para documentar las violaciones de derechos humanos y asumir el papel de la TIPH de proteger a los residentes en Hebron de los ataques de los colonos israelíes.  

¿Cómo surgió el TIPH, a qué se dedicaba y por qué Netanyahu lo ataca ahora? Este artículo del analista de Al-Shabaka Belal Shobaki aclara este paso de Netanyahu y sugiere cómo la comunidad internacional puede defender mejor los derechos de los palestinos.

El 25 de febrero de 1994 el colono israelí Baruch Goldstein mató a tiros a 29 palestinos cuando rezaban en la mezquita Ibrahimi de Hebron. El Consejo de Seguridad de la ONU condenó ese crimen y pidió proteger a las personas residentes en Hebron. Italia y Noruega enviaron poco después una misión de observación, pero solo operó durante tres meses. Tres años después el Artículo 18 del Protocolo de Hebron de 1997 estipula ba la creación de una presencia internacional cuyas funciones serían establecidas por la OLP e Israel. Así se creó la Presencia Internacional Temporal en Hebron en la que participaron Dinamarca, Italia, Noruega, Suecia, Suiza y Turquía.

La TIPH supervisó la situación de los derechos humanos, e informó sobre ello, sobre todo en la ciudad vieja de Hebron y en el barrio de Tel Rumeida, donde era frecuente ver los coches blancos con un logo rojo de sus miembros. La misión entabló, además, relaciones con la comunidad palestina y contribuyó a mejorar sus condiciones de vida, por ejemplo, apoyando proyectos de empoderamiento económico de las mujeres, la educación y el apoyo psicosocial, y la rehabilitación. Los miembros de la misión se movían libremente y vivían en las zonas palestinas. Aunque el papel desempeñado por la TIPH era limitado y no lograba impedir los ataques israelíes, la comunidad palestina agradecía su presencia.

Los colonos israelíes de Hebron, en cambio, creían que la TIPH restringía sus planes de expansión en la ciudad vieja, los cuales fomentaban atacando a los residentes palestinos e induciendo a muchos de ellos a trasladarse de la ciudad vieja a otras zonas de la metrópoli. Los colonos también atacaron a los miembros de la misión.

La TIPH empezó hace más de 20 años a publicar informes que documentaban las violaciones de derechos humanos israelíes, lo que molestaba al gobierno israelí, a los partidos de derecha y a los colonos. Además, fue el propio Netanyahu el primer ministro que firmó el Protocolo de Hebron en 1997. Así pues, ¿por qué Netanyahu ha dado este paso ahora?

En primer lugar, el Partido Likud se ha vuelto más sumiso a los partidos de extrema derecha, que durante años han llevado a cabo una campaña feroz para incitar a los colonos a atacar al TIPH. Por lo tanto es probable que Netanyahu esté tratando de atraer a los votantes de extrema derecha israelíes en los días previos a las elecciones al Knesset [Parlamento israelí] en abril de 2019. El momento elegido para hacerlo se aprovecha también de la preocupación de los palestinos por cuestiones internas como la seguridad social, la formación del gobierno, la disolución del Consejo Legislativo Palestino y la reconciliación nacional.

En segundo lugar, hay que entender este paso en el contexto de la expansión masiva por parte de Israel de las colonias en Cisjordania y Jerusalén, y la importancia especial que Hebron tiene para los sionistas extremistas. La expansión israelí será mucho más fácil haciendo menos visible a la comunidad internacional el desplazamiento de los residentes palestinos de la ciudad vieja de Hebron.

En tercer lugar, para Israel la elección no fue particularmente difícil: o bien permitía continuar a la TIPH junto con sus informes casi diarios de condena, o bien la expulsaba y resistía la reprimenda internacional temporal, una reprimenda que Israel puede soportar en aras de facilitar su campaña expansionista en Cisjordania.

Los colonos considerarán que la suspensión de la TIPH les da luz verde para practicar la violencia, lo que pone en peligro las vidas y los derechos básicos de los palestinos. Este paso también podría provocar la retirada total de Israel del Protocolo de Hebron.

Israel sigue a todas luces una política que contraviene todos los acuerdos firmados con los palestinos y viola los principios de la protección humanitaria otorgada a la población civil bajo ocupación de acuerdo con las convenciones internacionales. La suspensión por parte de Netanyahu de la TIPH es una manifestación de esta política. Las violaciones israelíes persistirán a menos que los palestinos reciban una asistencia y una protección internacionales verdaderas.

La comunidad internacional, especialmente la Unión Europea, debe ir más allá de la reprimenda y la condena, y dar los siguientes pasos:

- Los países de la UE deberían presionar al gobierno de Netanyahu para que se retracte del paso dado respecto a la TIPH. Se deberían utilizar las relaciones diplomáticas, políticas, económicas y culturales de Israel con la UE para presionar a Israel para que deje de violar los derechos humanos palestinos en Hebron y en el resto de los Territorios Palestinos Ocupados.

- Los países que participan en la TIPH deben considerar el paso dado por Netanyahu como una objeción directa al propósito de mantenimiento de la paz que tiene la misión, y tomar las medidas diplomáticas apropiadas para responder a este ataque.

- Dado que la presencia de la misión era acorde con la Resolución 904 del Consejo de Seguridad de la ONU, los países de la UE deberían apoyar los intentos palestinos de que Israel asuma sus responsabilidades en el ámbito internacional por sus violaciones de los derechos humanos.

Sobre el autor: Belal Shobaki es miembro de Al-Shabaka y director del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Hebron, Palestina. Es miembro de la Asociación Americana de Estudios Políticos. Ha publicado obras sobre el Islam político y la identidad, y actualmente trabaja en un proyecto de investigación sobre la interacción palestino-israelí en la ciudad vieja de Hebron. Shobaki fue director de Alwaha Newspaper de Malasia. También fue profesor en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de An-Najah y director de la unidad de estudios del Centro Palestino para la Democracia y los Estudios.

Fuente Original: Israel’s Termination of the Temporary International Presence in Hebron

Fuente: Belal Shobaki, Al-Shabaka / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos)