2019 · 01 · 23

El 2018 fue otro año de victorias para el BDS

El BDS se sumó una gran cantidad de triunfos en 2018, tal y como relató mi compañera en la Electronic Intifada, Nora Barrows-Friedman, en un artículo el mes pasado. De hecho, actualmente hay tantas campañas del BDS que son un éxito que es difícil mantenerse al día.

Una manifestiación en defensa del movimiento Boicot, Sanciones y Desinversión (BDS) [Stephanie Law/Flickr]

Un viejo dicho atribuido a Ghandi dice: “Primero te ignoran, luego se ríen de ti, después te atacan, y entonces ganas.” Este dicho, hablando en términos generales, es una manera de entender la respuesta de Israel al movimiento de boicot, des inversiones y sanciones (BDS) desde que fue fundado por la sociedad civil palestina en 2005.

En 2019, Israel está inmerso en la fase de “atacar” – que, sin duda, ha dado resultados mixtos.

En 2005, cuando el BDS empezó a despegar, lo ignoraron. Después, se burlaron de ello. Sin embargo, ahora la fase combativa de Israel ha recurrido a todos los medios posibles, desde los millones de dólares invertidos en intentos fallidos de la propaganda israelí hasta las operaciones encubiertas que actualmente realizan los espías israelíes en todo el mundo.

Como he cubierto ampliamente en mis artículos – y como algo en que los grandes medios se han esforzado por ignorar -, los espías israelíes están subvirtiendo el proceso democrático en todo el mundo para influir a su favor en los resultados electorales. Israel también está tratando de aprobar leyes – en Estados Unidos y Reino Unido, entre otros países – que tendrían el objetivo de prohibir el BDS.

Sin embargo, Israel no es tan poderoso e influyente como le gustaría retratarse. Su influencia en la potencia imperial hegemónica global – Estados Unidos – es, en gran medida, bastante ilusoria. El apoyo de los políticos estadounidenses a Israel como perro de pelea imperial es ahora una especie de artículo de fe. Sin embargo, si existiese una voluntad política, ésta sería muy fácil de revertir.

Más importante aún; la legitimidad popular de Israel entre las poblaciones de las naciones democráticas occidentales está más abajo que nunca – incluso en EEUU. Tal y como admiten en privado los propagandistas israelíes menos entusiastas, el movimiento BDS está en un vector histórico que llevará a la victoria definitiva – libertad, igualdad y el regreso para todos los palestinos.

El BDS se sumó una gran cantidad de triunfos en 2018, tal y como relató mi compañera en la Electronic Intifada, Nora Barrows-Friedman, en un artículo el mes pasado. De hecho, actualmente hay tantas campañas del BDS que son un éxito que es difícil mantenerse al día.

Sin duda, una de las noticias más importantes para el BDS fue la decisión del gigantesco banco multinacional HSBC de retirar sus inversiones en Elbit – una firma de armas israelí involucrada en la fabricación de drones y otros materiales letales. Aunque no se hizo mucho hincapié sobre esta importantísima noticia en los medios más allá de la prensa del movimiento de solidaridad con Palestina, la desinversión de HSBC es un triunfo enorme.

Llevó menos de dos años conseguir esto. En 2017, HSBC se convirtió en uno de los objetivos principales de los activistas de BDS, que organizaron protestas en las sucursales y reuniones de accionistas de HSBC. No es que el HSBC de repente tuviera un despertar de consciencia. Es un banco con una mala reputación, para el que el término “étnicamente dudoso” es un eufemismo positivo. Simplemente no querían meterse en problemas.

Para lo mucho que les gusta a los propagandistas israelíes jactarse del supuesto “milagro” de la “nueva nación” y de la cantidad de firmas de alto nivel que tienen sucursales allí, la realidad es que Israel es un mocoso en términos del capitalismo global. En secreto, muchos miembros del establishment político ven a este Estado como, usando las palabras del antiguo embajador francés en Londres, “ese país enano de mierda”.

Así que, en realidad, al HSBC no le importa demasiado desinvertir de una sola firma de armas israelí. Si les ahorra aparecer en algunos titulares negativos y varios problemas locales con los manifestantes, ¿por qué no? Así piensan.

Pero, desde nuestro de punto de vista, es otra victoria concreta y tangible. Significa más mala publicidad para el comercio de armas de Israel y menos inversiones en el asesino habitual de los palestinos en Gaza y en toda la Palestina ocupada.

El BDS consiguió otras muchas victorias en 2018, y merece la pena leer el artículo completo de Nora para conocerlas y entenderlas todas. Por ejemplo, varios artistas importantes cancelaron conciertos después de que se lo pidieran los activistas de BDS. Algunas de estas estrellas son Lorde, Lana Del Rey y Shakira.

El impulso es todo para el BDS. A pesar de los intentos de Israel de sabotearlo, atacarlo, prohibirlo, infiltrarse en él y destruirlo, el movimiento va de triunfo en triunfo. Parece que seguirá ese camino en 2019.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Fuente: , Middle East Monitor en Español