2019 · 01 · 21

Zaragoza recibe al alcalde de Belén para desarrollar el hermanamiento entre ambas ciudades

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y su homólogo en la ciudad palestina de Belén, Anton Salman, han firmado hoy un protocolo de Hermanamiento entre ambas ciudades. Al acto también han asistido el embajador palestino en España, Amer Odeh, representantes de la Federación Aragonesa de Solidaridad y de la Casa Palestina en Zaragoza.

El objeto de este acuerdo -formalizado en 2003- es fomentar los vínculos, las relaciones, los intercambios y la cooperación entre ambos municipios y promover una cultura de la paz.

Belén se encuentra en Cisjordania, está rodeada de asentamientos de colonos israelíes y un gran muro que dificulta su acceso. Además, cuenta con tres campos de refugiados palestinos.

La capital aragonesa ha dedicado a proyectos de cooperación al desarrollo dirigidos a mejorar las condiciones de vida de la población palestina desde 1997 más de 2.4 millones de euros.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y su homólogo en la ciudad palestina de Belén, Anton Salman, han firmado hoy un protocolo de Hermanamiento entre ambas ciudades. Al acto también han asistido el embajador palestino en España, Amer Odeh, representantes de la Federación Aragonesa de Solidaridad y de la Casa Palestina en Zaragoza.

El Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza aprobó por unanimidad el Hermanamiento con Belén en el año 2003, pero hasta ahora no se había desarrollado la aplicación del mismo. El objeto de este acuerdo fue ¿fomentar los vínculos, las relaciones, los intercambios y la cooperación entre ambos municipios y promover una cultura de la paz en defensa de los valores universales fundamentales de respeto a la vida, la libertad, la igualdad, la solidaridad, la justicia social y la tolerancia¿.

Tras el recibimiento a la ciudad, la delegación de Belén y técnicos del Ayuntamiento de Zaragoza mantendrán una reunión para profundizar en las áreas temáticas de interés del Hermanamiento, que principalmente son cooperación, cultura, educación y deporte). Mañana, Anton Salman se reunirá también con entidades aragonesas que trabajan en el ámbito de la cooperación con Palestina.

Además, a las 19 horas del día 22 de enero, en el Centro Cívico Estación del Norte, tendrá lugar una charla debate abierta a toda la ciudadanía bajo el título ¿Belén: La vida cotidiana detrás del muro¿, en la que participarán ambos alcaldes, el concejal Pablo Híjar e Ibrahim Abiat, miembro de la Casa de Palestina en Zaragoza.

Belén, lugar de peregrinaje asediado por la ocupación israelí

Anton Salman nació en Belén, en 1957, es un reconocido abogado y fue elegido como alcalde en mayo de 2017. Es también secretario general y presidente del comité de relaciones internacionales de la Asociación de Autoridades Locales Palestinas (APLA). Salman fue abogado del Custodio de Tierra Santa y dirigente de la Antonianum Charity Organisation, además de ser el principal negociador en el asedio que sufrió la iglesia de la Natividad durante 39 días en el año 2002, durante la Segunda Intifada, cuando el ejército israelí ocupó Belén y militantes palestinos se refugiaron en el interior de la basílica.

Belén se encuentra situada en Cisjordania, cuenta con una población de unos 25.000 habitantes. Israel ha rodeado la ciudad de asentamientos de colonos, de un muro y puestos de control, lo que dificulta enormemente el tránsito. El turismo es una de las principales fuentes de ingresos de la ciudad, que es un gran centro de peregrinaje religioso, pero que se ve enormemente afectado por las restricciones del ejército israelí.

Belén forma una trama urbana continua que la integran tres campos de refugiados: Dheisheh, Azzah y Aida, donde vive la población del mundo más expuesta a gases lacrimógenos -circunstancia que está llevando a estudiar la incidencia de estos químicos y su relación con procesos cancerosos-.

Los campamentos de refugiados palestinos son espacios gestionados por la UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo), pero esto no previene a su población de tener garantizados los suministros básicos. La retirada de los fondos estadounidenses a la UNRWA está poniendo en peligro los servicios esenciales.

En julio del año pasado, el concejal Pablo Híjar visitó, invitado por la Asociación de Autoridades Locales Palestinas, junto a una delegación de cargos públicos del Estado Español, el Ayuntamiento de Belén y el campo de refugiados de Aida, entre otros puntos de Cisjordania. En este encuentro formalizó la necesidad de desarrollar el protocolo de Hermanamiento y conoció las necesidades del municipio.

Cooperación del Ayuntamiento de Zaragoza con el pueblo palestino

La cooperación con la población Palestina, tanto la que habita en territorios ocupados por Israel, como en los campos de refugiados en los países vecinos, es prioridad de la cooperación española, y está recogida en los planes directores y anuales de la cooperación aragonesa y en las bases de las convocatorias del Ayuntamiento de Zaragoza.

El viejo conflicto atenaza, desde hace más de 70 años, el desarrollo humano de esta población que ha sufrido varias guerras y vive sometida al bloqueo económico, la ocupación militar, el exilio o la pobreza, según los casos. En buena medida, las necesidades básicas de esta población tienen que atenderse con la ayuda que proporcionan organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales como la UNRWA.

El Ayuntamiento de Zaragoza participa en esa tarea de apoyo a la población refugiada palestina desde 1997. A través del Programa Municipal de Cooperación al Desarrollo, viene colaborando con diversas ONGD en la ejecución de proyectos para garantizar la alimentación, los servicios básicos y la salud en la Cisjordania ocupada y en campos de refugiados que albergan población palestina.

Desde 2006, en colaboración con el Comité Español de la UNRWA, se han apoyado decenas de proyectos, desde la construcción y reparación de viviendas, a la mejora de las condiciones de abastecimiento de agua potable y saneamiento en las ciudades y campos de refugiados, o garantizando el derecho a la salud de la población refugiada que se encuentra en zonas de difícil acceso de Cisjordania, gracias a los servicios de una clínica móvil.

También se han puesto en marcha operativos de seguridad alimentaria y provisión de medicinas, en los momentos de intensificación del conflicto bélico, sobre todo en Siria y la franja de Gaza. Asimismo se han sostenido, de manera continuada, acciones de sensibilización con la causa palestina por parte de la ciudadanía de Zaragoza.

El dinero total financiado por el Ayuntamiento de Zaragoza dirigido a mejorar las condiciones de vida de vida de la población palestina desde 1997 a 2018 asciende a 2.480.028 euros. El pasado año el Consistorio dedicó a esta población un total de 240.000 euros.

Fuente: Ayuntamiento zaragoza