2019 · 01 · 17

Issawiyeh, en Jerusalén ocupada, un pueblo palestino bajo la ocupación militar israelí

Para los residentes de Issawiyeh, una aldea palestina de unos 20,000 habitantes, la vigilancia, las redadas militares y las demoliciones de edificios son una realidad cotidiana.

Un mural en una casa de Izzawiyeh donde se puede observar una mano señalando el signo de la victoria y donde se puede leer "50 años de resistencia: Frente Popular para la Liberación de Palestina"

Para los residentes de Issawiyeh, una aldea palestina de unos 20,000 habitantes, la vigilancia, las redadas militares y las demoliciones de edificios son una realidad cotidiana.

Ubicado en las colinas de Jerusalén oriental, la aldea está plagada de una infraestructura deficiente, los residentes son constantemente acosados ​​por la policía fronteriza israelí y cualquier persona, incluidos los niños, corre el riesgo de ser arrestada arbitrariamente.

El pueblo ha visto desaparecer gradualmente sus tierras. Antes de que Israel ocupara el área en 1967, el pueblo incluía unos 12,500 dunams (1 dunam = 1,000 metros cuadrados) de tierra.

Desde entonces, y debido a una combinación de asentamientos israelíes, ilegales según el derecho internacional, la cercana Universidad Hebrea y, más recientemente, el Muro de Apartheid de Cisjordania de Israel, la tierra de la aldea se ha reducido a alrededor de 9,400 dunams , según Muhammad Abu al-Hummus, miembro del consejo local.

Estancamiento

Abu al-Hummus citó la ocupación de Israel como la razón clave del subdesarrollo de Issawiyeh y comentó que el consejo de la aldea había intentado trabajar con el municipio de Jerusalén para mejorar la infraestructura y asegurar los permisos de construcción.

“Hace veinte años trabajamos con el municipio de Jerusalén para organizar permisos de construcción para sistemas de alcantarillado, calles y casas. Ahora casi no hay infraestructura y la ocupación es la razón. La infraestructura de la aldea se ajusta a la población de hace 20 años, pero hoy en día no es así".

A pesar de las constantes promesas del municipio para aliviar la privación económica, dijo Abu al-Hummus, la reurbanización ha estado estancada.

“Pagamos impuestos pero no recibimos servicios”.

Con el municipio negando solicitudes de permisos de construcción, las demoliciones de viviendas se han convertido en una consecuencia común. Los residentes todavía necesitan atender a un creciente número y se ven obligados a construir sin permisos.

“Las demoliciones suceden cuando los tribunales israelíes deciden. A veces es dos veces al mes, a veces es una vez al año”, indicó Abu al-Hummus. Con la localidad que crece en población, los residentes locales continúan construyendo sabiendo que la demolición de la estructura puede ser inminente.

"De vuelta a cero"

"Llevaba cinco años construyendo el apartamento y vivimos allí durante cinco años", explicó Jamal Elayan, quien junto a su esposa Fatma residían en un edificio de apartamentos que fue demolido el año pasado. La demolición comenzó sin previo aviso y desde las seis de la mañana, señalaron.

"Ellos irrumpieron como monstruos, y nos echaron en pijamas. En un día volvimos a cero".

Ali Aleyeh, que lleva una identificación de Jerusalén y, por lo tanto, no está sujeto al sistema judicial militar que enfrentaría un titular de una identificación de Cisjordania, fue arrestado en abril de 2016 por arrojar piedras a un asentamiento cercano. Tenía 15 años. Después de permanecer recluido durante siete meses sin cargos ni juicio bajo órdenes de detención administrativa, fue encarcelado durante 10 meses.

Después de cumplir su sentencia, Ali fue puesto bajo arresto domiciliario durante seis meses, tiempo durante el cual la policía fronteriza israelí lo inspeccionaran cada dos días, según sus padres.

"Fue un sufrimiento irreal dentro de la cárcel y para mi familia", señaló Ali a The Electronic Intifada.

Israel arresta entre 500 y 700 niños palestinos en Cisjordania, algunos tan solo 12 años, por año y los procesa a través de un sistema judicial militar. Israel es el único país del mundo que procesa sistemáticamente a tantos niños cada año en los tribunales militares.

Sin embargo, los niños en la Jerusalén oriental ocupada, que Israel ha anexado en violación del derecho internacional, incluido Ali en Issawiyeh, son procesados ​​a través de los tribunales municipales. Pero al igual que el sistema judicial militar, en este aparato los derechos de los niños palestinos aún son negados sistemáticamente.

Un comerciante barre la calle en Izzawiyeh.  Los dueños de las tiendas están a cargo de mantener limpia la calle frente a sus tiendas. Con poca infraestructura adecuada, los residentes de Issawiyeh hacen lo que pueden para el mantenimiento de su aldea.

Un farol en Izzawiyeh con numerosas cámaras apuntando en todas direcciones. La aldea de Issawiyeh está bajo vigilancia constante por parte de la policía fronteriza israelí y el equipo de vigilancia.

Los jóvenes limpian los suministros que se recuperan de una pizzería donde solían trabajar. El edificio fue demolido el 1 de mayo de 2018.

La basura arde en un basurero.

Issawiyeh carece de la infraestructura adecuada, pero el municipio de Jerusalén, rechazado por Israel, planificó un plan elaborado por el comité de la aldea para mejorar la situación y prometió elaborar sus propios planes para la aldea.

Casi 10 años después, nada se ha materializado. Como resultado, el pueblo sufre de diferentes maneras. Por ejemplo, no hay una recolección de basura adecuada, por lo que la basura a menudo se elimina simplemente quemándola en los contenedores de basura.

Ali Aleyeh tenía 15 años cuando fue arrestado por tirar piedras a los asentamientos. Después de siete meses de detención administrativa, finalmente fue sentenciado a 10 meses de prisión.

Los escombros de la casa de Jamal y Fatma Elayan.

La casa de Jamal y Fatma Elayan una semana después de que fuese demolida en mayo de 2018. "No me dieron ninguna advertencia, dieron una patada en la puerta principal durante una repentina incursión a las seis de la mañana ", señaló Jamal a The Electronic Intifada.

Fatma y Jamal Elayan en sus viviendas temporales. Jamal comentó: "No sé qué es lo próximo. Tal vez voy a construir allí de nuevo.

Sobre el autor: Seth Herald es un reportero gráfico.

Fuente Original: A village under occupation

Fuente: Seth Herald, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org