2019 · 01 · 09

Policía israelí cita a 80 estudiantes judíos religiosos por la muerte de una palestina

La Policía israelí irrumpió en la yeshiva (escuela religiosa judía) del norte de Cisjordania a la que asisten los cinco estudiantes israelíes sospechosos de haber matado a una mujer palestina y entregó citaciones a 80 alumnos para que se presenten en una comisaría.

Así informó la organización de asistencia legal Honenu que representa a los cinco colonos adolescentes detenidos.

Los oficiales entregaron las citaciones en la yeshiva Pri Haaretz y ordenaron la presencia inmediata de los estudiantes para interrogarlos en la comisaría de policía de la colonia de Ariel, en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, según la ley internacional.

El diario israelí Haaretz informó que la policía ya ha interrogado a 30 estudiantes de Pri Haaretz y las citaciones de hoy fueron para los estudiantes de secundaria restantes que asisten al seminario judío en el asentamiento de Rehelim, en el norte de Cisjordania.

Honenu declaró "ilegal" la redada y aseguró que se había llevado a cabo sin orden judicial.

El abogado de Honenu Ari Keidar exigió que el departamento de investigaciones internas de la policía investigue la "grave conducta" de los agentes que se encargaron de la operación.

A principios de esta semana, el servicio de seguridad interna de Israel, el Shin Bet, anunció que tres estudiantes de Pri Haaretz habían sido arrestados a finales de diciembre en relación con el asesinato de la palestina Aisha Rabi, de 47 años, y otros dos menores fueron detenidos el fin de semana pasado.

Rabi, madre de ocho hijos, recibió un fuerte golpe en la cabeza por una piedra que lanzaron contra el coche en el que viajaba la noche del 12 de octubre, cuando se dirigía a su casa con su esposo y una de sus hijas.

La mujer resultó gravemente herida y fue trasladada al hospital de Nablus, donde murió poco después.

El esposo de Rabi y otros testigos palestinos dijeron que vieron a un pequeño grupo de colonos cerca en el momento del ataque.

El 6 de enero, el Shin Bet confirmó que el lanzamiento de piedras tuvo lugar en el cruce de Tapuah, en las afueras del asentamiento de Rehelim, adyacente a la localidad natal de Rabi, Bidiya, en el norte de Cisjordania.

El Shin Bet señaló que los sospechosos en relación con el ataque eran estudiantes del seminario de Pri Haaretz y que habían sido detenidos por "graves delitos terroristas, incluido el asesinato".

Un juez de la corte de Rishon Lezion ordenó el 6 de enero que los cinco sospechosos siguieran bajo custodia hasta mañana del 10 de enero y ordenó a la policía que investigara una queja de uno de los sospechosos que afirmaba que fue interrogado violentamente por los agentes de seguridad del Shin Bet.

Todos los arrestados estuvieron privados por un tiempo del derecho a reunirse con sus abogados.

La ley israelí permite a las autoridades demorar la visita de un abogado a un sospechoso de terrorismo hasta 21 días.

A finales del pasado diciembre, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA) publicó estadísticas que mostraron un aumento del 69% en los ataques de colonos contra palestinos en 2018 en comparación con 2017.

La OCHA registró 265 incidentes en los cuales los residentes israelíes de Cisjordania supuestamente atacaron a palestinos o sus propiedades.

En total, 115 palestinos resultaron heridos en esos ataques y 7.900 árboles y 540 vehículos fueron destruidos.

Fuente: Sputnik Mundo