2019 · 01 · 08

Campaña tunecina de boicot a Israel pide mayor implicación de los políticos

La Campaña tunecina por el Boicot Académico y Cultural a Israel (BECTI) se mostró hoy satisfecha por los logros conseguidos en su primer año de trabajo pero pidió mayor implicación a los políticos.

En una conferencia de prensa ofrecida en la capital tunecina, la organización lamentó, no obstante, que ese trabajo entre intelectuales y activistas no haya tenido reflejo en las políticas de Estado.

"Pedimos al Parlamento una comisión de investigación para conocer las verdaderas actividades de (la empresa) Zim en Túnez y de aquellas empresas tunecinas y extranjeras que facilitan su trabajo y utilizan sus servicios", explicó el productor de cine Habib Belhedi, presidente de la BECTI.

"Sin embargo, a día de hoy aún no hemos recibido respuesta alguna", agregó.

Belhadi aludía así al que la organización considera su mayor éxito, el cierre el pasado agosto del puerto tunecino de Rades al buque "Cornelius A", de bandera turca, por trabajar con la naviera israelí Zim.

La compañía cubre la ruta entre Haifa y Rades a través del puerto español de Valencia.

"Fue nuestra primera victoria. Difundimos la información, que ya estaba disponible en la web de la propia compañía. Dimos a conocer sus actividades en el pasado y las razones por las que se debía interrumpir la línea", explicó Ahmed Abbes, coordinador de la BECTI y director de investigación del Centro Nacional Francés de Investigación Científica.

"Enseguida logramos el apoyo de la UGTT (Unión General de Trabajadores Tunecinos), que amenazó con llevar a cabo una huelga en todos los puertos tunecinos si el Gobierno le permitía atracar", añadió Abbes para subrayar la importancia de la adhesión del mayor sindicato del país.

Belhedi destacó, asimismo, el cierre a finales de año de la sección tunecina de la Liga Internacional Contra el Racismo y el Antisemitismo, una asociación francesa considerada "un apoyo incondicional del Estado de Israel so pretexto de luchar contra el antisemitismo".

A la rueda de prensa acudió, asimismo, el secretario general adjunto de la UGTT, Sami Tahri, quien alabó la ausencia de relaciones diplomáticas entre ambos Estados pero denunció las operaciones de los servicios de inteligencia israelíes en el país magrebí.

"No sólo apoyamos al movimiento, sino que forma parte de nuestra ideología desde la creación de la UGTT en 1946: defendemos los derechos de los palestinos, la liberación y la creación del Estado palestino y el reconocimiento de Jerusalén como su capital", recordó.

"La entidad sionista ha cometido varios ataques en suelo tunecino, entre ellos el bombardeo aéreo de Hammam Chott en 1982 o el asesinato del ingeniero Mohamed Zouari en 2016" en una operación encubierta en la ciudad de Sfax, denunció.

A este respecto criticó que "los servicios secretos israelíes han aprovechado la coyuntura social y política que vive el país desde la revolución de 2011 para infiltrarse y reclutar colaboradores. También tratan de hacer una infiltración económica y comercial", aseguró Tahri.

El pasado mes de octubre, Túnez celebró el 33º aniversario del bombardeo israelí a la sede de la Organización para la Liberación de Palestina, que en aquel momento se encontraba en Hamman Chott, en el sur de Túnez, y que causó decenas de muertos.

La BECTI fue lanzada en enero de 2018 por 150 intelectuales y activistas tunecinos dentro del marco de la Campaña internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel, que promueve diferentes formas de boicot a Israel por la ocupación de los territorios palestinos.

Fuente: Agencia EFE