2018 · 12 · 14

Netanyahu insiste con política hostil y provocaciones en Cisjordania

Netanyahu también decidió “acelerar la demolición de las casas familiares” de los atacantes palestinos.

Israel legalizará miles de viviendas construidas ilegalmente por colonos en territorio ocupado en Cisjordania, informó este jueves el primer ministro de ese país, Benjamin Netanyahu. La medida es en respuesta a un incremento en las tensiones en la región, donde esta misma jornada hubo tres ataques de presuntos palestinos, que causaron la muerte de dos soldados israelíes y dejaron a un tercero herido.

La decisión, que satisface las exigencias de la coalición de derecha que encabeza Netanyahu, especialmente de quienes son partidarios de una política de asentamientos, provoca al mismo tiempo ira en los palestinos. “Dando una solución legal a estas casas permitiremos que miles de residentes sean provistos con la infraestructura de edificios públicos, educacionales y religiosos”, dijo el premier.

Netanyahu también decidió “acelerar la demolición de las casas familiares” de los atacantes palestinos, la cual comenzará “dentro de 48 horas”, y anunció la revocación de los permisos de salida de Cisjordania a “los familiares de terroristas y colaboradores”, además del bloqueo de la población palestina de Al Bireh, cerca de la ciudad palestina de Ramala, sede del Gobierno palestino.

Más detenciones

Si bien Netanyahu no entregó una cifra exacta de las viviendas que serán “legalizadas”, el ministro de Justicia, Ayelet Shaked, estimó que se trata de unas 2.000. Los asentamientos, ilegales según la ley internacional, son uno de los temas que han entorpecido las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes, suspendidas desde 2014.

El primer ministro también reveló que las fuerzas de seguridad incrementarán “las detenciones administrativas de los miembros” del movimiento islamista palestino Hamás en Cisjordania, donde el Ejército ha reforzado las tropas para capturar a los palestinos involucrados en los ataques y “contrarrestar las infraestructuras de las que partieron”.

Fuente: Bajo Palabra