2018 · 12 · 07

'Desde el río hasta el mar' está bien siempre y cuando sea soberanía de Israel

Ya se ha dicho mucho sobre el rápido despido de Marc Lamont Hill, presentador de la CNN, como consecuencia de la presión de los apologistas de Israel, básicamente por pronunciar las palabras "desde el río hasta el mar" en la ONU, en su esperanza de que los palestinos sean libres.

Marc Lamont Hill

Ya se ha dicho mucho sobre el rápido despido de Marc Lamont Hill, presentador de la CNN, como consecuencia de la presión de los apologistas de Israel, básicamente por pronunciar las palabras "desde el río hasta el mar" en la ONU, en su esperanza de que los palestinos sean libres.

Me solidarizo con Marc Lamont Hill. De hecho, en otro momento, me encontré en una situación similar. Ese día fue el 29 de noviembre, el Día de Solidaridad con el Pueblo Palestino, estaba en Copenhague y me pidieron que pronunciase un discurso en la localidad en virtud de ese día, fuera del ayuntamiento. Hablé junto a algunos funcionarios prominentes y exfuncionarios, como el exministro y presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Mogens Lykketoft, el exjefe de la UNRWA Peter Hansen, el secretario general de Amnistía de Dinamarca Trine Christensen y otros. Y mi discurso fue sobre que Israel básicamente ha absorbido a Palestina, desde el río hasta el mar y que siempre había querido hacer eso. Sin embargo no usé la frase precisa "del río hasta el mar", esa es la única diferencia.

La base histórica clásica de la fecha del 29 de noviembre en las Naciones Unidas es el "Plan de partición para Palestina" (Resolución 181) de la ONU de 1947. Pero decidí comenzar una década antes: 1937.

Me referí a la carta de David Ben-Gurion a su hijo Amos ese año. Estaba dirigiendo una sugerencia de partición temprana de la Comisión Británica de Peel, donde se lee:

“Mi suposición (que es la razón por la que soy un defensor ferviente de un Estado, aunque ahora esté vinculado a la partición) es que un Estado judío en solo una parte de la tierra no es el fin, sino el principio. Cuando adquirimos 1.000 o 10.000 dunams, nos sentimos eufóricos. No perjudica nuestros sentimientos de que por esta adquisición aún no llegamos a la posesión de toda la tierra. Esto se debe a que este aumento en la posesión es importante no solo en sí mismo, sino porque a través de él aumentamos nuestra fuerza, y cada aumento en la fuerza ayuda a la posesión de la tierra como un todo. El establecimiento de un Estado, aunque solo sea en una porción de la tierra, es el refuerzo máximo de nuestra fuerza en el momento presente y un poderoso impulso a nuestros esfuerzos históricos para liberar todo el país".

Esa "tierra en su conjunto", ese "país entero", es Palestina desde el río hasta el mar.

Ya expliqué que Israel utilizó la legitimidad que le otorgó la ONU como un trampolín para una mayor expansión, en etapas, tal como Ben-Gurion había descrito en su carta. Hasta 1967, cuando Israel conquistó toda la tierra entre el río y el mar.

En la década de 1980, la "Solución de los dos Estados" fue considerada por la Organización de Liberación de Palestina como una trama extremista e infame. De hecho, la OLP había aceptado la partición. Se posicionó delante de Israel en términos de reducir sus expectativas de tener un Estado palestino solo en el 22 % de la Palestina histórica, en lugar del 100 %.

Luego, la idea de una "solución de dos Estados" fue central después de que las negociaciones comenzaran oficialmente en Madrid en 1991. E Israel se embarcó en el famoso "proceso de paz". El primer ministro Itzhak Shamir acuñó la política de cucharaditas: interminables sesiones de negociación en las que innumerables cucharaditas que ascienden a montañas de azúcar se convertirían en océanos de té y café, pero nunca se alcanzaría un acuerdo.

Y así es básicamente como ha sido. Incluso cuando muchos tenían la impresión de que los palestinos finalmente estaban obteniendo un Estado, según los Acuerdos de Oslo de 1993 y 1995. La realidad era que estaban obteniendo bantustanes, siempre "menos que un Estado", como el primer ministro Yitzhak Rabin había asegurado en la Knesset justo antes de ser asesinado en 1995.

Esa ha sido la ortodoxia. Los palestinos deben obtener "menos que un Estado" y los israelíes deben obtener más que su Estado, un área no demarcada y en constante expansión, que crece a través de "hechos en el terreno", colonias construidas en el territorio ocupado, en flagrante violación de la ley internacional.

¿Y qué sucede cuando el Likud de Netanyahu dice "del río al mar"? ¿Son despedidos, como Marc Lamont Hill? No, son elegidos. La plataforma original del partido en la que el Likud fue elegido por primera vez en 1977 declaró que "entre el mar y el Jordán solo habrá soberanía israelí".

La plataforma del partido Likud de 1999, que nunca fue rescindida, repite esto:

"El Gobierno de Israel rechaza rotundamente el establecimiento de un Estado árabe palestino al oeste del río Jordán".

Netanyahu confirmó justo antes de su última victoria electoral en 2015 que no habría ningún Estado palestino bajo su gobierno.

Puede ser que la derecha sea más sincera sobre sus intenciones, mientras que la izquierda es más ambigua. Pero lleva al mismo resultado. Y el resultado es un Estado, desde el río hasta el mar, bajo el control del apartheid israelí en diversos grados, desde ciudadanía de segunda clase hasta ser encarcelado en un campo de concentración donde no se puede vivir (Gaza).

No hay ningún problema real para los apologistas de Israel con respecto a la noción "del río al mar", siempre que sea para Israel. Pero cuando la frase se pronuncia en relación con Palestina y los derechos de los palestinos, se enmarca inmediatamente como terror, destrucción y genocidio.

Algunos puntualizan esto tras el drama de Hill.

Gideon Levy:

¿Qué habría pasado si Hill hubiera pedido el establecimiento de un Estado judío entre el Jordán y el mar? Habría seguido a salvo manteniendo su trabajo. Rick Santorum, el exsenador, dijo en 2012 que "ningún palestino" vive en Cisjordania. Nadie pensó en despedirlo. Incluso el crítico de Hill, Shapiro, hizo un llamado en el pasado para la limpieza étnica de los palestinos en los territorios (retrocedió unos años después) y no le sucedió nada.

Miko Peled:

El llamado "Del río al mar, Palestina será libre" saca lo peor de los portavoces sionistas. Desde CNN y Fox News hasta los diversos trolls y portavoces sionistas de todo el mundo: "¡Ajá!", Dicen: "La verdadera cara de estos antisemitas ha sido expuesta". El pánico parece golpear mientras afirman que esto es "una llamada al genocidio de los judíos”. Pero la suposición de que una Palestina libre exige la expulsión o el asesinato de los judíos es mayoritariamente hecha por sionistas que pueden ver a Palestina solo como un lugar donde un lado gobierna y mata al otro, pero nunca un lugar donde toda la gente vive en paz. Además, se ha convertido en una estrategia básica para siempre gritar "antisemitismo" cuando se desafía la narrativa sionista.

Maha Nassar:

Lo más preocupante para mí es que la creencia de que una "Palestina libre" necesariamente llevaría a la aniquilación masiva de judíos israelíes está arraigada en suposiciones profundamente racistas e islamófobas sobre quiénes son los palestinos y qué quieren.

Esta es una discusión que los sionistas simplemente no quieren tener. A medida que Israel está llegando a las etapas finales en la toma de posesión de toda la Palestina histórica, desde el río hasta el mar, no puede dejar de censurar cualquier mención del emperador desnudo, para que no se note que solo hay uno, el Estado de apartheid, desde el rio al mar. Tal reconocimiento inevitablemente conduciría a una demanda de derechos iguales bajo ese Estado, en lugar de hablar más de partición, cuando no hay torta para dividir, solo migajas. Israel se comió el pastel y ahora quiere tenerlo también.

Aún puede ser que el despido de Marc Lamont Hill sea el estímulo para una apertura seria de esta discusión, que es realmente el elefante en la habitación. Y el nombre del elefante, por cierto, es sionismo.

Acerca del autor: Jonathan Ofir, músico, director de orquesta y bloguero/escritor israelí radicado en Dinamarca.

Fuente inglés: ‘From the river to the sea’ is just fine so long as it’s Israel’s sovereignty

Fuente: Jonathan Ofir, Mondoweiss - Traducido del inglés para Rebelión por J. M