2018 · 12 · 05 • Fuente: Mersiha Gadzo, Al Jazeera News / Traducción: Palestinalibre.org

'La vida se trata de intentarlo': los discapacitados palestinos enfrentan los desafíos

A pesar de los obstáculos, los palestinos en Gaza muestran una fuerte voluntad para vencer sus discapacidades y lograr sus sueños.

"Uno siempre debe tener la esperanza y el coraje de superar los desafíos de la vida, al menos intentarlo", señala Rawaa [Tareq Abu Rawwa / Al Jazeera]

Algunos se rieron de él, otros le dijeron que no tendría éxito. Pero con una fuerte voluntad y una actitud positiva, Abdulrahman Abu Rawaa demostró que estaban equivocados.

Con solo un brazo y una pierna, puede andar fácilmente en bicicleta por las arenosas calles de Gaza.

Quitó el pedal y las cadenas para ajustar la bicicleta a sus necesidades, permitiéndose equilibrar fácilmente la bicicleta y empujarse hacia adelante.

Es la forma más fácil para él de trasladarse por su vecindario en la "Aldea de beduinos" en el norte de la Franja de Gaza.

"Aprender a andar en bicicleta ha sido mi mayor logro. Puede que no lo parezca, pero realmente lo es", explicó Abu Rawaa.

"Todos me dijeron que era peligroso; algunas personas me criticaron por intentarlo e incluso se burlaron de mí al principio. Pero desafié todo eso. Me he demostrado a mí mismo y a otros que mi discapacidad realmente no lo va a hacer".  "No me va a deshabilitar”.

Para los 23 años de edad, la vida siempre ha consistido en intentarlo.

Habiendo nacido sin un brazo y luego perdiendo una pierna después de dos cirugías, no ha permitido que su discapacidad física le impida tratar de vivir la vida al máximo.

"Cuando mi bicicleta está rota, yo soy quien la arregla", comenta Rawaa [Tareq Abu Rawaa  / Al Jazeera]

El lunes se celebró el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. A pesar de los inmensos obstáculos, los palestinos en Gaza han demostrado una fuerte voluntad para vencer sus discapacidades y lograr sus sueños.

Para los dos millones de palestinos que viven en Gaza bajo un asedio israelí-egipcio, la vida ya es bastante difícil.

Pero para aquellos con discapacidades físicas, enfrentan desafíos adicionales, algo tan simple como pasar de un vecindario a otro en una de las áreas más densamente pobladas del mundo es un inmenso desafío.

La mayoría de los edificios no son accesibles para las personas con discapacidad. No hay signos de braille para las personas con discapacidad visual. Con una situación económica grave, hay poco o ningún recurso para ayudarlos.

Las extremidades artificiales realizadas en Gaza suelen ser de baja calidad, ya que el bloqueo ha impedido las importaciones de prótesis y materias primas utilizadas para fabricarlas.

Las extremidades están hechas de cientos de partes diferentes, pero incluso si falta una sola pieza, es difícil que la extremidad funcione.

En consecuencia, para muchos en Gaza, las extremidades protésicas que utilizan tienen fines estéticos, por ejemplo, para poder colocarse una pierna o un brazo protésico mientras se toman fotos para ocasiones especiales.

Rawaa había intentado usar una extremidad artificial, pero era terriblemente incómodo, a pesar de costar $ 2,000, una cantidad exorbitante para la familia promedio en Gaza.

A Rawaa le resultaba imposible caminar con ella, ya que tiraba y le arañaba la piel.

En el primer grado, trató de usar una silla de ruedas, pero también era inútil.

"Pero en cuarto grado, una vez vi a mi hermano Tareq andar en su bicicleta y le pedí que me dejara intentarlo. Fue un buen intento, aunque me caí. Mi padre estaba impresionado de que pude mantener el equilibrio en la bicicleta y le pregunté si podía tener una. Me compró una. Paso a paso, me fue bien. Y en el sexto grado, dependía totalmente de ella para ir a la escuela, aunque mi escuela estaba a unos dos kilómetros de mi casa".

La estigmatización y la falta de conocimiento sobre las discapacidades persisten en Gaza, explicó Rawaa. Algunos le preguntan cómo puede cocinar o arreglar su bicicleta por su cuenta. Para Rawaa, estas son preguntas extrañas ya que él es totalmente autosuficiente.

"Cuando mi bicicleta está rota, yo soy quien la arregla", señaló Rawaa. "Algunas personas dicen '¡No puedes!' Inmediatamente, les digo a ellos, ¿por qué no lo intentas? Podría funcionar y no, pero al menos intentarlo. Si estás dispuesto a intentarlo, tendrás éxito de una forma u otra. Todos deberían tener la voluntad para intentarlo. La vida se trata de intentarlo".

'Me han amputado la pierna, no mi sueño'

Si bien persisten los conceptos erróneos acerca de las personas con discapacidad, Rawaa cree que ha disminuido con los años debido a los tres ataques militares israelíes en Gaza y los ataques israelíes contra las manifestaciones de la Gran Marcha del Retorno, que han dejado a decenas de manifestantes desarmados discapacitados.

Según el Ministerio de Salud de Gaza, al menos 5.300 palestinos han sido heridos por balas israelíes desde el inicio de las manifestaciones el 30 de marzo. Al menos a 68 palestinos se les han amputado las piernas.

Hoy en día, en las calles se ha convertido en algo común ver a palestinos con extremidades amputadas. A diferencia de Rawaa, que nació con una discapacidad, enfrentan una dura curva de aprendizaje para adaptarse a su nueva vida.

Alaa Aldali, de 21 años, ha estado tratando de convencerse de que nació sin una pierna para ajustarse más fácilmente. Las fuerzas israelíes dispararon a su pierna con una bala "mariposa" en expansión el 30 de marzo, el primer día de las  manifestaciones de la Gran Marcha del Retorno.

Recuerda que estaba parado con sus amigos a más de 300 metros de la valla israelí cuando de repente recibió un golpe en la pierna. Se encontró en el suelo, con humo saliendo de su herida.

"Fue aterrador... No fue como una bala; parecía que una granada explotó en mi pierna", recordó Aldali.

Después de someterse a ocho cirugías con la esperanza de salvar su pierna, fue amputada debido a un daño grave en sus arterias y nervios.

"Es bastante difícil, pero eso es todo lo que puedo hacer ahora. Ya sabes, justo en el camino a casa, mientras salía del taxi, pensé que mi pierna derecha todavía estaba allí y casi me caigo", dijo Aldali desde su habitación, en Rafah, al sur de Gaza.

Trofeos, medallas y placas decoran su habitación. Durante los últimos cuatro años, ha pasado prácticamente cada momento de su vida, subido en su bicicleta, y casi siempre regresaba a casa solo para dormir.

Clasificando en tercer lugar en los Territorios Palestinos Ocupados, el sueño de Aldali de representar a Palestina a nivel internacional para participar en la competencia internacional de ciclismo que tuvo lugar en Indonesia a fines de agosto.

Pero su sueño fue aplastado esa fatídica tarde. Desde entonces ha sido una batalla cuesta arriba, mental y físicamente.

Aldali dice que está decidido a seguir luchando por su sueño de competir por Palestina como ciclista, aunque solo sea con una pierna.

"Me amputaron la pierna, pero no mi sueño. Regresaré para hacer mi deporte favorito. También regresaremos a nuestra casa. Esos sacrificios no van a ser en vano", indicó Aldali.

Alta tasa de desempleo

Para otros, como Abeer Elhorokly, de 27 años, la ocupación israelí los afecta antes de que nazcan.

Durante la Primera Intifada en 1992, su madre, entonces embarazada, fue sometida a inhalación de gas por las fuerzas israelíes. En consecuencia, Elhorokly nació con células nerviosas deformadas, que la dejaron en una silla de ruedas.

Al igual que Aldali, Elhorokly encontró su pasión en la práctica de deportes competitivos: baloncesto y tenis. Su equipo ha logrado el primer lugar en la Liga de Baloncesto de Gaza por tercera vez consecutiva y ella aspira a competir internacionalmente en tenis para atletas discapacitados.

Sin embargo, con el asedio a Gaza ahora en su 12 º año, muchos palestinos - discapacitados o no - se ven privados de tales oportunidades.

"Las condiciones en Gaza nos privan de muchas cosas", comenta Elhorokly [Anas Jnena / Al Jazeera]

El mercado laboral de Gaza permanece estancado con una tasa de desempleo del 44 por ciento, pero para la población discapacitada, es del 90 por ciento.

Elhorokly se graduó hace dos años con una licenciatura en relaciones públicas y medios de comunicación, y está decidido a encontrar trabajo. La ley laboral palestina estipula que el cinco por ciento de su fuerza laboral debe incluir a las personas con discapacidad. Sin embargo, esto no se aplica en la realidad, indicó Elhorokly.

"Quiero ser un gran periodista y demostrar que somos capaces. Ser periodista y tener una discapacidad al mismo tiempo es un verdadero desafío y me encantan los desafíos", dijo Elhorokly.

Rawaa ha estado criando pollos en su patio trasero para ganarse la vida. Le gustaría eventualmente comprar un nuevo hogar ya que la casa de su familia se inunda en invierno.

Se ha estado acercando a varias instituciones con su propuesta, tratando de encontrar fondos para expandir su proyecto de cría de pollos. Rawaa aún tiene que encontrar apoyo, pero él dice que seguirá intentando.

"Nunca dejes que nadie ni nada se interponga en tu camino. Si crees que no puedes subir las escaleras por tu cuenta, pregúntate: ¿lo intenté? Siempre puedes encontrar formas. Crea tu propia solución", indicó Rawaa.

"Uno siempre debe tener la esperanza y el valor de superar los desafíos de la vida, al menos intentarlo".

Sobre el autor: Mersiha Gadzo es periodista y productora en línea de Al Jazeera English.

Fuente: 'Life is all about trying': Disabled Palestinians defy challenges

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Mersiha Gadzo, Al Jazeera News / Traducción: Palestinalibre.org