2018 · 11 · 30 • Fuente: El Ciudadano - Chile

Un resolución de fecha 29 de noviembre de 1947: Hace 71 años, la ONU sembró el germen para la destrucción de Palestina

El genocidio contra eel pueblo de Palestina no se detiene y sus territorios siguen ocupados por los colonos israelíes

El pueblo de Palestina es víctima de injusticias desde hace varias décadas. Y, aunque parezca imposible, una de las razones para que Israel detonara su ofensiva surgió de una resolución de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La guerra asimétrica entre judíos y árabes estalló después de que el 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de la ONU aprobara el Plan de Partición de Palestina, que dividió el territorio en 55% para los judíos y solo el 45% para los árabes, reseñó The Objective.

Los efectos de la medida fueron inmediatos. El día después de la votación de la resolución 181 se desató una guerra civil entre las partes, que continuó con la guerra árabe israelí de 1948 y los choques violentos que aún persisten.

Un campamento de refugiados árabes al sur de palestina el 18 de enero de 1949. Foto: AP

Aunque el plan de la ONU establecía que debían constituirse los dos Estados (Jerusalén se fijó como una entidad especial), Israel dio el primer paso el 14 de mayo de 1948 y desde entonces se impuso con fuego y sangre para bloquear todo intento de Palestina de ser reconocido como Estado.

En un intento de reivindicarse por el “error”, la onu estableció en 1977, en la Resolución 32/40, el 29 de noviembre como Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, pero esa “medida” no ha dado resultados.

El drama de los refugiados

Por el plan de la ONU, más de 700 palestinos se vieron obligados a dejar sus casas y convertirse en refugiados y, después de la declaración de independencia del Estado de Israel, comenzó una limpieza étnica en su contra.

Desde la conferencia de Madrid de 1991, Palestina ha intentado negociar con Israel, pero Tel Aviv mantiene la misma postura: “más asentamientos, más colonias, más destrucción de viviendas y miles de presos palestinos”.

Además, se impuso como gran colono y le arrebató de las manos la posibilidad de regresar a sus hogares a miles de palestinos, quienes solo controlan el 22% del territorio y también deben enfrentar las duras condiciones del bloqueo que impone el Gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Los bombardeos y disparos israelíes son comunes en Gaza. Foto: Web.

Los últimos estragos

Este año, las tropas israelíes reforzaron su asedio contra los palestinos, que el 30 de marzo comenzaron una serie de protestas semanales por la Gran Marcha del Retorno. Más de 200 personas han muerto, incluyendo mujeres y niños.

La última escalada de violencia en la Franja de Gaza estalló tras la muerte de siete palestinos, el domingo 11 de noviembre, a manos de las tropas de Netanyahu. En respuesta, las milicias palestinas lanzaron cohetes y, de inmediato, los soldados de Tel Aviv arreciaron su ofensiva.

El martes 13 de noviembre las milicias palestinas anunciaron que se acordó un alto el fuego. Esa tregua hizo tambalear al Gobierno israelí, pues el entonces ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, no estuvo de acuerdo, renunció y retiró su apoyo a la coalición gobernante.

Los abusos de Israel los secunda su gran aliado Estados Unidos, que en mayo trasladó su Embajada de Tel Aviv a Jerusalén, mientras Egipto y la ONU intentan pactar una tregua de largo aliento entre las partes en conflicto.

Fuente: El Ciudadano - Chile