2018 · 11 · 26 • Fuente: Middle East Monitor en Español

USAID podría suspender operaciones en Cisjordania y Gaza dentro de unos meses

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha anunciado este fin de semana que podría dejar operar en los territorios palestinos ocupados a principios de 2019. Esto supondría el despido, en cuestión de unas pocas semanas, de más de la mitad de su personal.

Trabajadores de USAID organizan diversos suministros. Julio de 2016 [Ricardo R. Guzman / sitio web de Libertad de Información de USAID]

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha anunciado este fin de semana que podría dejar operar en los territorios palestinos ocupados a principios de 2019. Esto supondría el despido, en cuestión de unas pocas semanas, de más de la mitad de su personal.

Según ha informado el diario israelí Hareetz, el departamento de Estado de EE.UU. ha informado a la USAID de que tiene de plazo hasta diciembre para presentar una lista del 60% de su personal de cuyos servicios se podría prescindir. Estos despidos representan un primer paso hacia la suspensión de las operaciones de la USAID en la Cisjordania ocupada y la asediada Franja de Gaza, que se vería completada a principios del próximo año.

Hareetz agrega que desde que comenzara a invertir en proyectos de cooperación en la Franja de Gaza en 1994, la USAID ha invertido allí alrededor de 5.500 millones de dólares. Gracias a estas ayudas se han podido financiar decenas de proyectos de desarrollo, y se han costeado importantes proyectos de reconstrucción como vías de comunicación, escuelas, clínicas y centros comunitarios.

Esta situación se produce a consecuencia de los recortes en los fondos de EE. UU. destinados a ayudas al desarrollo para los Territorios Palestinos Ocupados. El presidente Donald Trump ya anunció el pasado enero que EE. UU. bloquearía 65 millones de dólares en ayudas al Organismo de Socorro a la Población Refugiada Palestina de las Naciones Unidas (UNRWA), que brinda apoyo a una población refugiada palestina de varios millones de personas.

El pasado agosto, la administración de Trump anunció el cese total de financiación para la UNRWA. Ello supone que el presupuesto de esta Agencia de las Naciones Unidas, estimado anualmente en unos 1.200 millones de dólares, se ha visto recortado en más de una cuarta parte.

EE. UU. también informó en agosto de su intención de destinar más de 200 millones de dólares en ayudas financieras entregadas al pueblo palestino por otras vías a otros “proyectos de alta prioridad en otros sitios”. Un alto funcionario del Departamento de Estado señaló: “Hemos comenzado a revisar las ayudas que los EE. UU. conceden a la Autoridad Nacional Palestina […] para garantizar que estos fondos se gasten de acuerdo a los intereses nacionales de los EE.UU. y brinden beneficios al contribuyente de los EE.UU.”.

Posteriormente, Trump admitió que estos recortes  se utilizan como una herramienta para presionar al liderazgo palestino con el fin de que haga concesiones en cualquier futuro acuerdo de paz. En una conferencia telefónica mantenida con líderes judíos en septiembre, Trump explicó que: “he bloqueado el desembolso de grandes cantidades de dinero que estábamos proporcionando a la población palestina y a sus líderes […]. Y añado: yo diría “aquí tienen Vds. su dinero”, pero no vamos a pagar hasta que hagamos un trato. Si no llegamos a ese acuerdo, no pagamos”.

Aunque el presidente de Estados Unidos tiene todavía que revelar su nuevo plan de paz para Palestina, que sus patrocinadores denominan “el tratado del siglo”, se teme que esté muy sesgado en pro de Israel. Al respecto, el representante especial de  negociaciones internacionales de los Estados Unidos, Jason Greenblatt, dijo que los Estados Unidos “no presentarán un plan de paz que no resuelva todos los problemas de seguridad de Israel”.

Mientras, la agencia Axios ha informado a principios de este mes de que el presidente Trump tiene previsto celebrar próximamente una reunión crucial para discutir los detalles del plan de paz y el momento de su presentación.

Fuente: Middle East Monitor en Español