2018 · 11 · 23 • Fuente: Ana Basanta, Catalunyapress

Iyad Staiti: 'Amamos la música y la usamos para resistir a Israel'

Iyad Staiti es el director general de la escuela de música Al Kamandjati, que trabaja en Palestina y el Líbano con el fin de acercar esta disciplina a los niños y niñas, especialmente en los lugares más desfavorecidos.

Iyad Staiti es el director general de la escuela de música Al Kamandjati, que trabaja en Palestina y el Líbano con el fin de acercar esta disciplina a los niños y niñas, especialmente en los lugares más desfavorecidos. Toca el laúd, un instrumento de cuerda pulsada con forma de media pera, y del 30 de noviembre al 2 de diciembre está de gira por Catalunya con otros artistas para hacer conciertos con músicos autóctonos.

¿Cuáles son los principales objetivos de Al Kamandjati?

El objetivo principal de Al Kamandjati es que todos los niños de todos los sitios tengan la oportunidad de aprender música, también los campos de refugiados.

¿Cómo trabaja el Kamandjati en el contexto de la ocupación?

Al Kamandjati da a los niños un espacio porque el arte da apoyo a la gente para expresarse. Tocan música, cantan, les enseña en los campos de refugiados y los pueblos, les da una posibilidad, un espacio, en un contexto en el que nuestra vida en Palestina es muy difícil, hay muchos checkpoints en nuestra vida cotidiana.

¿Da la posibilidad de pensar más en el arte y menos en la ocupación para seguir adelante?

La ocupación de Israel quiere controlar todo en nuestra vida: la comida, la cultura, la música. No es un conflicto, es un ataque. Hay millones de refugiados palestinos en todo el mundo que viven sin su tierra.

¿Crees que la música no puede ser robada?

Nosotros enseñamos música, sólo música. Podemos usar la música para hacer a la gente más fuerte, esta es la idea de nuestro proyecto. Israel utiliza nuestra música y dice a todo el mundo que es suya, de la religión judía.

"No pueden tomar nuestra música porque que la historia es más fuerte que Israel. Israel es joven, mi padre tiene más años que Israel, nació en 1948 en Haifa. Israel es más joven que mi padre".

¿Es la música un tipo de resistencia?

Sí, estoy de acuerdo, porque la música puede darnos valores. Queremos estar en nuestra tierra, continuar con nuestra cultura. La cultura es cultura, la música es música, como en todas partes. Amamos la música y la usamos para resistir a Israel, y nos da un espacio en el que expresarnos en nuestra tierra y hacer frente la ocupación israelí.

¿Qué dificultades has tenido, personalmente?

Como mucha gente en Palestina, y como muchos artistas también, no puedo tocar en Jerusalén, que es mi capital. Tampoco puedo tocar en Haifa, que es mi ciudad. Para tocar en Hebrón, tengo que pasar por diferentes checkpoints y, si no sé seguro que puedo llegar, se tiene que cancelar.

Ellos quieren hacer que nuestra vida sea difícil. ¿Sabes por qué? Porque nos quieren echar de esta tierra. Es muy caro para nosotros hacer un evento, no sólo por los músicos, sino por la comunicación, la logística...

"Yo no he hecho nada, aparte de ser músico, quizás porque toco a favor de la tierra piensan que no es bueno para Israel".

Fuente: Ana Basanta, Catalunyapress