2018 · 11 · 08 • Fuente: Shahd Abusalama, Mondoweiss / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

Los palestinos son tan dignos como los hijos de los sobrevivientes del Holocausto

Los reclamos legítimos de los palestinos continúan siendo silenciados a costa de sostener los mitos de Israel de ser el refugio seguro para los judíos del mundo y una democracia con el ejército más moral del mundo. Como si no fuésemos tan dignos de libertad, seguridad, justicia y dignidad como los hijos de los sobrevivientes del Holocausto.

Una familia palestina retrocede en el campamento de la Gran Marcha del Retorno después de ser disparada por soldados israelíes. (Foto: Mahmoud Abusalama)

Los reclamos legítimos de los palestinos continúan siendo silenciados a costa de sostener los mitos de Israel de ser el refugio seguro para los judíos del mundo y una democracia con el ejército más moral del mundo. Como si no fuésemos tan dignos de libertad, seguridad, justicia y dignidad como los hijos de los sobrevivientes del Holocausto.

Mientras escribo esto, recuerdo las muchas veces que tuve que sentarme en una sala donde los europeos discutían su profunda culpa por las atrocidades cometidas contra sus comunidades judías. Recuerdo los muchos momentos profundamente dolorosos en los que me sentí completamente invisible durante las discusiones sobre el racismo, el colonialismo, la justicia social y los derechos de los refugiados y migrantes; el latido acelerado de mi corazón que me invadió mientras innumerables recuerdos de terror y dolor afloraba, silenciaba un grito que buscaba desesperadamente una respuesta: ¿por qué no se siente culpa por nosotros cuando los países europeos alimentan y permiten más terrorismo israelí contra los palestinos? ¿O no contamos como personas? ¿Qué hay del problema de refugiados más antiguo de los palestinos en nuestra historia moderna?

Desearía poder sacudir la conciencia de las personas y enfrentarlas con un siglo de complicidad que, si reconocieran, tendrían un sentimiento de culpa abrumadora por los palestinos. La situación fue, es y seguirá siendo sombría hasta que se persiga una acción concreta para detener (no aliviar) estas graves injusticias que ocurren a la luz del día ante los ojos de todo el mundo desde hace 70 años de ocupación colonial israelí y apartheid.

Hasta entonces los perseguirán los deseos insatisfechos de nuestros abuelos que murieron mientras se aferraban hasta su último aliento a su derecho de regresar. Las vidas de los muchos pacientes que murieron a causa de una enfermedad menor debido a barreras y puestos de control cerrados los perseguirán. Los sueños de nuestros hijos. Los gritos de las madres palestinas. Los años robados de nuestros presos políticos. Las fotos de todas nuestras víctimas, jóvenes y mayores. Las gotas de sangre que derramaron todas y cada una de las personas heridas. Las extremidades amputadas. Los olivos arrancados. Las casas demolidas. Los recuerdos conservados en cada uno de sus rincones. Las tierras desiertas. Los ojos insomnes que tanto esperaban un amanecer de libertad. Los cuerpos ejecutados que se dejaron sangrando hasta que quedaron vacíos de sangre. El cuerpo sin vida de Malak Rabah Abu Jazar, una niña palestina de Gaza a quien las olas del mar empujaron a las costas turcas después de un escape fallido de la prisión al aire libre de Gaza hacia una vida más segura. Todo esto les perseguirá e ignorarlo es nuestro peligro.

A lo largo de la valla de separación de Gaza, multitud de manifestantes aún se enfrentan a francotiradores israelíes que se esconden detrás de montículos de arena y en sus jeeps militares, avanzando y retrocediendo según el nivel de fuerza letal que Israel utiliza contra ellos. La Gran Marcha del Retorno continúa por su séptimo mes, con el campo repetidamente convertido en un traumático escenario de derramamiento de sangre y represión, todo documentado por noticias locales y personas en el terreno que quieren recordar al mundo las horribles injusticias que los palestinos soportan y presionan por un acción que podría llevarlo a su fin.

Mientras estas atrocidades continúan con impunidad, el discurso dominante de los medios de comunicación occidentales está convirtiendo estos horrendos eventos en un espectáculo que desvía la atención de la realidad injusta de que los palestinos viven sometidos a Israel y sus legítimos reclamos, y aún comienzan cada informe de noticias con una declaración militar israelí que justifica sus crímenes. Si los medios de comunicación lograron desensibilizarlo, solo recuerde que si acumula las lágrimas de todas las familias que están sufriendo, al menos un miembro muerto, mutilado o tirado en el mar, o encarcelado, esas inundaciones de lágrimas enterrarían la tierra debajo del mar.

A pesar de este proceso de deshumanización, demonización y pacificación de larga data y en curso, y la consiguiente intensificación de la represión israelí, los manifestantes no son disuadidos de regresar a la cerca. Para ellos, las opciones permanecen entre un infierno viviente o una muerte digna. Están desesperados para que el mundo sea testigo de la criminalidad de Israel. Expresan la urgencia de una solución política que no se limite a los contornos de Gaza y el levantamiento del sitio, de ahí la demanda del derecho de retorno.

Los palestinos también piden un liderazgo palestino competente que se base en esta inspiradora resistencia y sacrificio popular. Les piden que corrijan el camino que los acuerdos de paz de Oslo de 1993 marcaron con divisiones internas y la marginación de los problemas de la columna vertebral de nuestra lucha anticolonial por la autonomía delirante sobre los territorios con estructura de bantustanes (y el cual, en realidad, sirve a la ocupación israelí).

Los palestinos se sacrifican para recordar a los actores internos y externos que nuestra lucha anticolonial tiene que ver con la liberación, no con la independencia. Esta fue, es y seguirá siendo la naturaleza de nuestra lucha a pesar de las manos condenatorias que intentan redefinirla y distorsionarla.

Acerca del autor: Shahd Abusalama es estudiante de doctorado en cine palestino en la Universidad Sheffield Hallam, nacida y criada en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de Gaza, Palestina. Es una artista, activista, autora de Palestine del blog My Eyes y cofundadora de Hawiyya Dance Company, con sede en Londres. Twitter @ShahdAbusalama .

Fuente: Palestinians are as worthy as children of Holocaust survivors for dignity

Fuente: Shahd Abusalama, Mondoweiss / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)