2018 · 10 · 18 • Fuente: Aica On line

Repudian la demolición de aldeas beduinas para favorecer asentamientos israelíes

La Comisión de Justicia y Paz de la Asamblea de Obispos Católicos Ordinarios de Tierra Santa expresó, una vez más, su discrepancia y alarma por la demolición de la aldea beduina de Khan al Ahmar, en la Cisjordania ocupada, al este de Jerusalén, en un área considerada estratégica para la expansión de nuevos asentamientos judíos ilegales.

La Comisión de Justicia y Paz de la Asamblea de Obispos Católicos Ordinarios de Tierra Santa expresó, una vez más, su discrepancia y alarma por la demolición de la aldea beduina de Khan al Ahmar, en la Cisjordania ocupada, al este de Jerusalén, en un área considerada estratégica para la expansión de nuevos asentamientos judíos ilegales.

El martes 16 de octubre tres excavadoras continuaron el trabajo de nivelar las tierras alrededor de la aldea beduina de Khan al Ahmar. La operación de nivelación se utiliza para crear pendientes que faciliten la entrada de las tropas militares para cuando se de la orden de evacuación de la población beduina que vive en la aldea, antes de arrasar las casas.

El día anterior hubo enfrentamientos y momentos de tensión entre los soldados israelíes y los aldeanos, apoyados por grupos de activistas que se reunieron en Khan al Ahmar con la intención de actuar como barreras humanas frente al avance de los bulldozers.

La declaración de la Comisión de Justicia y Paz expresó su repudio por la demolición anunciada de la aldea beduina. “Después de un largo período de batalla legal”, recoge el comunicado, “la Corte Suprema de Israel dictaminó que las autoridades israelíes tienen el derecho de demoler la aldea beduina en Khan al-Ahmar y de transferir a los residentes a un área cerca de Jericó.

Muchas de estas personas ya fueron desplazadas después de la guerra de 1948 y ahora, una vez más, son violentamente desarraigadas para dar paso a más asentamientos israelíes ilegales”. La declaración hace un llamamiento a los israelíes y a la comunidad internacional para hacer oír sus voces en defensa de los beduinos de Khan al Ahmar y su derecho a no ser transferidos a Jericó.

Khan al-Ahmar

Khan al-Ahmar es una minúscula aldea formada por chozas y estructuras temporales, rodeada de asentamientos ilegales de colonos israelíes. En ella habita la tribu Jahalin, formada por 180 miembros, originalmente pastores nómadas del valle del Jordán que fueron expulsados tras la guerra árabe-israelí de 1948 del desierto del Negev a Cisjordania.

Para paliar la falta de infraestructuras educativas en la zona que obligaban a los niños y niñas beduinos a recorrer largas distancias diarias, el líder de la comunidad beduina, Abu Khamiss, apoyado por la ONG italiana Vento di Terra decidió construir, en junio de 2009, una escuela con adobe y neumáticos de vehículos usados.

Al no poder obtener un permiso de construcción –Israel los negó siempre– tuvieron que construir la escuela sin él. Un mes después de su apertura llegó la primera orden de demolición emitida por la Administración Civil israelí. Entonces comenzó un tortuoso camino legal, en el que apelación tras apelación consiguieron posponer la fecha de demolición. En 2011, al riesgo de demolición se unió la amenaza de traslado forzoso de la comunidad.

La escuelita de Khan al-Ahmar se había convertido en un símbolo de la resiliencia Palestina y de la lucha por la educación de los niños y niñas palestinos.

La destrucción de Khan al-Ahmar no es un hecho aislado. Todo ello forma parte de un plan israelí para construir miles de nuevas viviendas y conectar los asentamientos de colonos con Jerusalén. Con la implementación de este plan, la presencia palestina en la zona se debilitará y Jerusalén Este, y sus habitantes, quedarán desconectados para siempre del resto de Cisjordania.

Fuente: Aica On line