2018 · 10 · 09 • Fuente: Comité Español de la UNRWA

Seis meses de violencia a lo largo de la valla en Gaza: UNRWA condena las muertes de personas refugiadas de Palestina y el deterioro de la crisis humanitaria

El 28 de septiembre, la violencia en Gaza causó la muerte de siete palestinos, entre ellos dos niños, uno de ellos era un estudiante de UNRWA. Esta última muerte eleva a 13 el número total de estudiantes de UNRWA que han sido asesinados desde el 30 de marzo de 2018 en el contexto de la denominada "Gran Marcha del Retorno", las manifestaciones cerca de la valla que separa Israel de la franja de Gaza. Muchos otros niños matriculados en nuestras escuelas han resultado heridos en las manifestaciones.

Entre el 31 de marzo y el 30 de septiembre, nuestros 22 centros de salud en toda la franja de Gaza han proporcionado 4.104 consultas a personas heridas en las protestas, más de 770 de ellas eran niños y niñas. La mayoría (86%) habían sufrido heridas de bala, que a menudo resultaron en lesiones graves. Las heridas se pueden curar pero para las víctimas de esa violencia y para todos los que participan en su atención, los efectos son duraderos; la rehabilitación suele ser larga, costosa e incierta.

UNRWA deplora la pérdida de vidas y los efectos devastadores que las muertes y lesiones tienen en las personas y las familias. Hay que hacer todo lo posible para proteger más eficazmente a los que están expuestos a esta trágica situación.

La violencia más reciente inflige más dolor y sufrimiento a una población refugiada de Palestina ya traumatizada que ha soportado la ocupación, más de una década de bloqueo y hostilidades recurrentes. En los últimos meses, la profundización de la crisis humanitaria ha devastado aún más la franja de Gaza y ha puesto a prueba su sistema de salud ya de por sí frágil.

Estamos asistiendo a una situación extrema en Gaza, a medida que las condiciones de vida -ya de por sí intolerables- siguen deteriorándose. El sentido de esperanza para sus aproximadamente dos millones de habitantes, el 70% de los cuales son refugiados y refugiadas, está desapareciendo. Si bien todas las partes deben adoptar medidas para garantizar que se evite la violencia, los derechos y la dignidad son imperativos para Gaza y para el futuro de su gente, en el contexto de una solución justa y duradera del conflicto Palestino-Israelí.

Fuente: Comité Español de la UNRWA