2018 · 10 · 05 • Fuente: Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org

Niños de Khan al-Ahmar, realizan una manifestación cerca de la casa del presidente israelí

Niños beduinos de la aldea de Khan al-Ahmar realizan una sentada en Jerusalén, protestando contra la inminente demolición de su aldea.

Escolares de Khan al-Ahmar organizan una sentada cerca de la residencia del presidente israelí Reuven Rivlin en Jerusalén [Ibrahim Husseini / Al Jazeera]

Un grupo de escolares palestinos de la Cisjordania ocupada viajó a la residencia del presidente israelí para protestar contra la inminente demolición de su aldea.

Khan al-Ahmar, que ha captado la atención internacional por su larga batalla legal con las autoridades israelíes por su supervivencia, será demolida después de que el ejército israelí llegó el 23 de septiembre y entregó avisos a los residentes, ordenándoles que destruyeran sus rudimentarias chozas y estructuras, además de ordenarles salir antes del 1 de octubre.

Varias peticiones fueron presentadas en nombre del pueblo beduino contra la demolición. Sin embargo, el 5 de septiembre, el Tribunal Superior de Israel dio luz verde al ejército para demoler el pueblo.

Al menos 18 niños de la aldea beduina, entre los 12 años de edad o menos, fueron acompañados por activistas judíos estadounidenses y viajaron en tres autos con licencia israelí a la residencia del presidente Reuven Rivlin en Jerusalén.

Pasaron el checkpoint (puesto de control militar) de al-Zaeem, que separa un asentamiento judío ilegal en Cisjordania de un barrio que se encuentra en la Jerusalén oriental ocupada, sin incidentes.

Sin embargo, una vez que llegaron a la zona de Jerusalén occidental donde vivía Rivlin, la policía israelí les impidió acercarse a la residencia.

'Nos quedaremos'

Su sentada realizada este jueves coincidió con la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, a la casa de Rivlin, donde almorzó con el presidente. Su visita oficial a Israel se había retrasado durante un año y medio debido a desacuerdos con respecto a las políticas de asentamiento de Israel.

El martes, los niños de Khan al-Ahmar celebraron una conferencia de prensa en la que se pedía a Merkel que ayudara a detener el desalojo planeado.

"Pasé toda mi vida en Khan al-Ahmar", comentó Sujood Muhammad Jahalin, de 12 años, a Al Jazeera.

"Si me voy, mi corazón permanecerá unido a ella, y no seré feliz en ningún otro lugar. Mi corazón ama este lugar", añadió.

Junto con los activistas judíos estadounidenses, se ordenó a los niños que se quedaran a unos 100 metros de la residencia.

Sostuvieron carteles que decían "Save My School" que se refieren a la única escuela en su área, que está hecha de barro y neumáticos.

"No vamos a escuchar a los israelíes. Reconstruiremos nuestros hogares, y si demuelen la escuela, la volveremos a reconstruir", indicó Sujood.

Khan al-Ahmar se encuentra a pocos kilómetros de Jerusalén en el Área C, que según los Acuerdos de Oslo se encuentra bajo la administración civil y de seguridad israelí y ocupa el 60% de Cisjordania.

En mayo, el Tribunal Superior de Israel dictaminó que la aldea y su única escuela serían demolidas, afirmando que la aldea había sido construida sin el permiso de Israel.

Sin embargo, los palestinos dicen que los permisos de construcción son imposibles de obtener, en contraste con la rápida expansión de los asentamientos ilegales israelíes sólo para judíos en la misma área.

Su ubicación entre dos de los principales asentamientos ilegales israelíes, Maale Adumim y Kfar Adumim, ha sido una espina en el lado del gobierno israelí, que quiere expandir los dos para construir un anillo de asentamientos alrededor de la Jerusalén oriental ocupada.

La eliminación de la aldea beduina también permitiría al gobierno israelí dividir con eficacia en Cisjordania.

Además, la demolición de la aldea resultaría en el desplazamiento forzoso de sus 180 residentes, todos pertenecientes a la tribu beduina Jahalin.

"Si viene el ejército israelí, nos obligarán a irnos y no tendremos hogar ni tierra", explicó a Al Jazeera Wafa Naser Ahmad Jahalin, estudiante de sexto grado de la escuela Khan al-Ahmar.

"Vinimos hoy aquí para decirle a Merkel que no deben demoler a Khan al-Ahmar... Si la demuelen, construiremos nuevamente y permaneceremos firmes en nuestra tierra", dijo.

Apelan a Merkel para presionar a Israel

A principios de julio, las excavadoras israelíes destruyeron varias tiendas de campaña y otras estructuras en Khan al-Ahmar, provocando enfrentamientos con los residentes locales.

Husam Yousef Abu Dahouk, estudiante de sexto grado, le dijo a Al Jazeera que llegó a la residencia de Rivlin para entregar un mensaje a Merkel y los israelíes.

"Queremos entregar un mensaje a los israelíes de detener la decisión de demoler a Khan al-Ahmar", dijo.

"Le pedimos a Merkel que venga y nos ayude en nuestro pueblo", agregó Husam.

El padre de Husam, Yousef, le contó a Al Jazeera el sufrimiento psicológico que están sufriendo los niños, causado por la incertidumbre de su futuro.

"Cada vez que escuchamos el sonido de un automóvil acercándose o un helicóptero en el cielo nos preocupamos, pensando que es el ejército que viene", comentó. "Es un sentimiento tan difícil, y los niños y las mujeres no están durmiendo".

"Estos niños querían enviar un mensaje a Merkel y a la Unión Europea, que apoyen a nuestra aldea", continuó el joven de 37 años. "Espero que Merkel mire a estos niños y los vea como otros niños en el mundo, y presione a la ocupación para que retorne a su decisión".

La transferencia forzada viola el derecho internacional

El gobierno israelí planea reubicar a los residentes de la aldea ya sea junto de una instalación de tratamiento de aguas residuales cerca del Mar Muerto o a unos 12 km de sus hogares, cerca de la aldea palestina de Abu Dis, que está contigua a un relleno sanitario.

Los defensores de los derechos indican que una transferencia forzosa de los residentes violaría el derecho internacional con respecto al territorio ocupado. Además, existen temores de que reubicarlos en un centro urbano tendría un efecto devastador en los beduinos, cuyas vidas tienen su propio ritmo distinto con dominios públicos y privados definidos por género.

La activista Angela Godfrey, una de las activistas que acompañó a los escolares, expresó: "Ella Merkel puede salvar la escuela, la cual no tiene que ser demolida".

"A la gente no se le debe dar una opción de vivir cerca de un basural o las aguas residuales", agregó.

Reporte adicional por Ibrahim Husseini

Fuente: Khan al-Ahmar youth stage sit-in near Israeli president's home

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org