2018 · 09 · 11 • Fuente: Agencia EFE

El presidente libanés alerta de la 'mplantación' de facto de refugiados palestinos

El presidente libanés, Michel Aoun, alertó hoy de que los refugiados palestinos que acoge el país pueden quedar "implantados" de facto en su país tras decisiones como la de Estados Unidos de suspender la financiación de la agencia de la ONU que los apoya o la "judaización" de Jerusalén.

"Equivale a una implantación de hecho de los palestinos en el país que los acoge, el Líbano, que nosotros rechazamos en aras de la justicia y la igualdad", enfatizó Aoun en un discurso ante el pleno del Parlamento Europeo, al que fue invitado a participar.

Aoun lamentó que Israel haya decidido "judaizar Jerusalén y convertirla en su capital, ignorando todas las resoluciones internacionales y los votos del Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas".

"Pero Israel no se ha detenido ahí. Incluso ha aprobado la ley llamada del Estado Nación judío. A eso se añade la decisión de EE.UU. de dejar de financiar a la UNRWA", la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos, dijo sobre la reciente medida del Gobierno de Donald Trump, que también ha acordado reconocer a Jerusalén como capital de Israel y trasladar a esa ciudad su embajada.

La Ley del Estado Nación, impulsada por el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, reconoce la identidad exclusivamente judía de Israel y otorga el derecho a la autodeterminación solo a la población judía, además de relegar el árabe de lengua cooficial a lengua de categoría especial.

Aoun reconoció por otro lado que la crisis provocada por los refugiados que huyen de la guerra en Siria "es lo que más pesa sobre el Líbano", tanto en términos económicos como sociales.

"En aras de la solidaridad humana, hemos acogido 1,5 millones de refugiados huidos de Siria. Pero somos país pequeño, con infraestructuras limitadas, afectado por altas tasas de paro (...) Este peso es muy fuerte para nosotros", lamentó.

En su opinión, la comunidad internacional "no ha asumido la responsabilidad que le corresponde para ayudar a atenuar el impacto de esta llegada masiva de ciudadanos".

"El Líbano no es un país de implantación de refugiados, somos un país de emigración", insistió, y abogó por "organizar el retorno seguro de los desplazados sirios".

El presidente libanés advirtió de que rechaza "vincular el retorno a una solución política que puede tardar mucho" en Siria, y recordó el caso del pueblo palestino que vive en campos de refugiados.

"Han pasado ya 70 años de espera", apuntó.

Aoun hizo hincapié en que su país es un Estado "fundado sobre principios democráticos", del que destacó además su pluralidad y riqueza cultural.

Asimismo, subrayó que el poder repartido de manera equitativa entre cristianos y musulmanes, que hace del país un "ejemplo de coexistencia pacífica".

Por todo ello, solicitó el apoyo de los países de la Unión Europea (UE) para que el Líbano se designe como un centro de diálogo permanente entre etnias y razas en la Asamblea General de la ONU de 2019.

Fuente: Agencia EFE