2018 · 08 · 28 • Fuente: Amjad Yaghi, Al – Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Refugiado palestino baila para llegar a la cima en Alemania

Tarek al-Turk sorprende a su audiencia con su combinación de acrobacia y danza en la parte superior de los edificios; sin embargo, ninguna de sus coreografías aéreas ha sido tan peligrosa como su viaje hacia Europa.

Tarek al-Turk, se presenta en Regensburg, Alemania. Publicado el 18 de marzo de 2017.

Criado por una familia deportiva, Tarek al-Turk soñaba con representar a su país, Palestina, en acrobacias en algún escenario internacional desde que era un niño. Pero primero las restricciones de viajar fuera de la Franja de Gaza y luego la guerra en Siria retrasaron sus sueños.

Tarek, de 30 años, goza de una reputación internacional con su "danza vertical" que combina la danza contemporánea con la acrobacia. Refugiado en Alemania desde 2015, es el fundador de la compañía de danza  Flyscrapers, que reúne a un grupo internacional de bailarines y acróbatas para bailar sobre rascacielos y edificios altos en toda Alemania.

El joven palestino, apodado "el Hombre araña árabe" por los medios alemanes, también es conocido por el trabajo que ha hecho con sirios y otros refugiados árabes, como dar lecciones de danza contemporánea donde utiliza la expresión corporal como terapia y un medio de autoexpresión, para que puedan hacer frente a su nueva realidad y asimilarse a la comunidad alemana.

Tarek, quien usa su primer nombre en el escenario, fue introducido en el mundo de la gimnasia cuando tenía cinco años de edad por su padre Jawdat al-Turk, un entrenador de gimnasia, y su madre Amal al-Najjar, una instructora de fitness. Ganó el torneo nacional de gimnasia de la división juvenil en Palestina cuando tenía nueve años. Aunque ganó muchos concursos escolares y regionales, las restricciones de viaje le impidieron participar en competiciones internacionales.

Tarek se mudó a Damasco en 2005. Residió en el campamento de refugiados de Yarmouk con la familia de su madre y estudió literatura inglesa en la Universidad de Damasco. En 2009, se unió a Enana Dance Theatre. Después de que comenzara la guerra siria, se mudó a Qatar con la compañía en noviembre de 2012. Desde allí recorrió el mundo con Enana Dance Theater, actuando en Rusia, Canadá y Estados Unidos durante dos meses.

Pero una vez que terminaron los shows, ya no podía quedarse en Qatar ni regresar a Siria. "Traté de encontrar un hogar más estable en un país árabe, pero no pude obtener una visa", explicó a Al-Monitor.

Establecerse en una ciudad europea también fue imposible. "Sentí que mi futuro estaba condenado de una manera u otra", indicó Tarek. "A mediados de 2013 recibí una invitación de Cirque du Soleil, una marca de renombre mundial en el mundo del circo, y llené una solicitud de Visa. Sin embargo, no pude conseguir uno a pesar de que había estado en Canadá y Estados Unidos solo un año antes de actuar con Enana Dance Theater".

Tarek viajó a Egipto en septiembre de 2013 y buscó formas de inmigrar a Europa, lo que lo llevó inevitablemente a los traficantes de personas en Alejandría que llevan a la gente a cruzar el mar Mediterráneo. Hizo un trato con un traficante, pero no pudo llegar a la embarcación a tiempo, lo que se tradujo en un viaje posterior. Esto no impidió que Tarek lo intentara por segunda vez. El 2 de noviembre de 2013, abordó un barco a Italia.

Fue un viaje peligroso. Tarek quedó atrapado en el pequeño bote durante nueve días durante los cuales estuvo expuesto al frío. A su llegada a Italia, él y otras personas en el bote fueron recibidos por la guardia costera italiana. Llegó a la orilla en Catania y luego viajó a Milán. Desde allí, viajó a Alemania, nuevamente ilegalmente. Se le negó el asilo, pero finalmente se le concedió el estatuto de refugiado en agosto de 2015.

Tarek aprendió el idioma alemán rápidamente, e incluso trabajó como traductor para ayudar a los refugiados árabes en Stralsund, una ciudad costera de Alemania. Pero su objetivo era volver a su carrera de baile. Empezó a trabajar con grupos de baile alemanes y conoció en el año 2015 a Mellow Mark, un artista alemán que compartía su pasión por la danza contemporánea. Mark, un famoso rapero que defiende los derechos de los refugiados, le pidió a Tarek que liderara la producción de un video para recibir a los refugiados. El video fue lanzado en enero del 2016.

Tarek organizó una serie de espectáculos de danza teatral en varias ciudades alemanas para arrojar luz sobre la música y la cultura árabe, palestina y siria, así como sobre la cultura y la herencia árabes en general, en un intento de conectarse con la comunidad alemana.

En febrero de 2017, Tarek fundó su propio grupo que se centra en la combinación de danza y acrobacias en sus actuaciones en la parte superior de edificios y rascacielos. "Mi marca de baile combina la danza contemporánea y la acrobacia, así como las técnicas de volar fuera de las paredes", explicó Tarek.

Añadió: "A medida que bailamos tratamos de crear bellas imágenes visuales. Fuimos llamados Flyscrapers por la fallecida cantante palestina, Rim Banna. Nuestro grupo es un equipo multinacional de 14 personas de los Estados Unidos, Italia, Portugal, Kazajstán, Ucrania, Rusia, España, Canadá y Tailandia".

Tarek ha entrenado a docenas de refugiados sirios y palestinos, desafiando los estereotipos de que los hombres árabes no bailan. Sus entrenamientos incluyen danza contemporánea, fitness y gimnasia. Algunos de sus alumnos se han unido a él en el escenario en obras representadas por refugiados ante un público alemán.

Raed Mufleh, un refugiado sirio de 33 años que se mudó a Suecia en 2013, se unió a Tarek en Alemania a principios de 2016 para ayudar a crear la nueva compañía de danza. Los dos hombres eran colegas en el grupo sirio Enana. Mufleh es actualmente el gerente de producción de Flyscrapers, y fue una de las primeras personas en apoyar a Tarek en su búsqueda de establecer una compañía.

Mufleh indicó a Al-Monitor: "Estuve con Tarek desde el principio. Algunos pensaron que crear un grupo encabezado por un refugiado palestino era difícil en un país europeo, ya que no estaría familiarizado con la cultura y el público. Pero Tarek presentó espectáculos fuertes en ciudades alemanas y logramos representar la voz de los refugiados en nuestras actuaciones".

Añadió: "Al principio teníamos pocos recursos y enfrentamos problemas financieros, pero somos bien conocidos hoy", indicó. "Hemos preservado nuestra identidad árabe y seguimos defendiendo los derechos de los refugiados en Europa. Creemos que los refugiados pueden ser creativos en los países europeos, como hemos demostrado".

Sobre el autor: Amjad Yaghi es un periodista palestino que reside en Gaza. Ha trabajado como corresponsal para varios periódicos y revistas árabes, incluidos los libaneses Al-Akhbar y Al-Araby al-Jadeed, así como para Karbala Satellite TV, Qatar Television y Amwaj Sport. Yaghi ha ganado cuatro premios locales por reportajes de investigación sobre corrupción y violaciones de los derechos de las mujeres y los niños en Gaza y fue nominado en 2015 para un Premio de Periodismo Árabe en la categoría juvenil.

Fuente: Palestinian refugee dances his way to top in Germany

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Amjad Yaghi, Al – Monitor / Traducción: Palestinalibre.org