2018 · 07 · 26 • Fuente: BDS - Madrid

Una delegación de cargos públicos del Estado Español viaja a Palestina para estrechar lazos con la sociedad civil y las autoridades locales del territorio ocupado

A su llegada al aeropuerto, la delegación comprobó de forma directa la criminalización y la vulneración de los Derechos Humanos de Israel con la denegación de la entrada de una de las organizadoras del viaje.

La delegación de cargos públicos frente al Muro de Apartheid.

Desde una visión internacionalista solidaria, una delegación integrada por diversos cargos públicos de administraciones regionales y locales del Estado Español se encuentra desde el pasado martes en Palestina para conocer de primera mano la situación de vulneración sistemática de Derechos Humanos por parte de Israel así como para establecer lazos más estrechos de solidaridad con el pueblo palestino; la delegación ha sido invitada por la Asociación de Autoridades Locales de Palestina (APLA).

Por su parte, la Red de Solidaridad Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP), plataforma que aglutina a las principales organizaciones de apoyo al pueblo palestino, ha sido la encargada de organizar una agenda que durante cuatro días está profundizando en el conocimiento de la realidad diaria de ocupación y opresión en la que viven desde hace 70 años las personas palestinas.

Además de con APLA, los ayuntamientos de Belén y Hebrón, la delegación está manteniendo encuentros con organizaciones de la sociedad civil palestina como el Consejo de Organizaciones Palestinas de Derechos Humanos o el Comité Nacional Palestino de la campaña internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones contra Israel (BDS). La agenda se completa con visitas a diferentes puntos de la geografía palestina como Belén, Hebrón, Jerusalén, el Valle del Jordán donde conocerán de primera mano la situación de la población refugiada palestina, las comunidades beduinas o el sistema de discriminación social, política y cultural en ciudades como Hebrón y Jerusalén. La delegación está compuesta por cargos públicos representantes del Ayuntamiento de Barcelona, de Valencia, Cádiz, Villarrobledo, Vic, el Parlament de Catalunya y la Asamblea de Madrid.

En su entrada a Palestina a través del aeropuerto internacional de Ben Gurion, la delegación ha sido testigo de la puesta en práctica de medidas de criminalización de la protesta y las voces críticas con el sistema de apartheid que Israel lleva a cabo en Palestina. Israel ha impedido el paso a una de las personas organizadoras de la delegación, Ana Sánchez, quien estuvo durante más de cinco horas bajo interrogatorio por parte de las autoridades israelíes. La delegación afirma que “hemos vivido las horas de la retención de Ana con gran angustia y frustración al no saber qué iba a ser de ella ni cómo la iban a tratar”. Agradecen el apoyo prestado tanto por el Consulado de España en Jerusalén como por la Embajada de España en Tel Aviv. Por decisión del Ministerio de Asuntos Estratégicos israelí finalmente la activista fue deportada ayer miércoles al Estado Español, una muestra más de la aplicación del sistema de apartheid por parte de Israel, según establece la Convención del Apartheid de 1973 de Naciones Unidas.

Sánchez, destacada activista por los derechos de la población palestina en nuestro país, fue una de las personas designadas por la RESCOP para acompañar a la delegación de cargos públicos en su visita a la Palestina ocupada. Desde la RESCOP exigimos al gobierno de España que condene lo sucedido y pida explicaciones al gobierno israelí. Nos parece una falta de respeto intolerable el que una ciudadana española sea detenida, interrogada y deportada solo por pertenecer a un movimiento de solidaridad internacional de defensa de los derechos humanos. España debe exigir respeto a Israel para con sus ciudadanos y ciudadanas.

Este caso no es el único. Israel lleva años deteniendo y expulsando a personas acusadas de promover el boicot a Israel. Sin embargo, son cientos de miles los y las activistas que cada año ingresan por el aeropuerto de Tel Aviv camino a Palestina para conocer de primera mano las consecuencias de la ocupación y colonización israelíes. Recordamos que Israel acaba de aprobar una ley que afianza aún más este régimen institucionalizando la discriminación y el racismo en una forma extrema de Apartheid.

Del mismo modo, desde RESCOP se reafirma la determinación de continuar trabajando por la solidaridad activa con el pueblo palestino y la reivindicación, entre otras cuestiones clave para una solución justa y duradera para las y los palestinos, del derecho al retorno de los siete millones de personas refugiadas palestinas a las que Israel les niega este derecho reconocido por la resolución 194 de Naciones Unidas. Por su parte la delegación se ha mostrado firme en su compromiso con “la puesta en práctica de la solidaridad activa desde nuestras instituciones con la población palestina” después de vivir esta experiencia de injusticia de Israel.

Fuente: BDS - Madrid