2018 · 06 · 22 • Fuente: Rafael Lara, La Voz del Sur - España

Barcos rumbo a Gaza que portan libertad y derechos

El sábado atracarán en el muelle ciudad de Cádiz el pesquero Al Awda (El Retorno) y el velero Freedom procedentes de Lisboa. Partieron de Gotemburgo y ya han pasado por Ámsterdam, Jersey, Brighton, La Rochelle y Gijón antes de llegar a Lisboa.

La Flotilla Rumbo a Gaza, saliendo desde Barcelona, en una imagen de archivo. FOTO: DOLORS PENA.

Dos barcos que recalarán en Cádiz del 23 al 26 con su carga de solidaridad, de paz y de derechos humanos para el pueblo palestino. Se trata de la Flotilla Rumbo a Gaza, una coalición internacional de activistas solidarias cuyo objetivo es romper de forma no violenta el bloqueo inhumano e ilegal que mantiene el gobierno sionista de Israel sobre la franja de Gaza.

La situación en Gaza es insostenible. Gran parte de su población vive entre escombros. El sistema sanitario está colapsado y es imposible encontrar medicamentos o energía para los hospitales. La destrucción de la central eléctrica por Israel en 2014, les deja con el suministro que llega del Estado sionista tan sólo cuatro horas al día. El 80% de sus más de dos millones de habitantes depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir. Nada de lo más imprescindible puede entrar en la franja.

Gaza es un infierno, una gente abandonada por la comunidad internacional sometida a un bloqueo monstruosos y acosados militarmente por tierra, mar y aire. La cifra de asesinatos cometidos en Gaza por el ejército israelí desde el pasado 30 marzo superan ya las 135 personas y son más de 14.000 personas heridas. Los soldados israelíes disparan gases lacrimógenos y munición real contra población civil desarmada que se manifestaba pacíficamente durante las Marchas del Retorno, que no exigían sino el derecho a volver a sus casas de aquellos que fueron expulsados de sus tierras tras la ocupación israelí hace 70 años, los más antiguos refugiados del planeta.

Este bloqueo es un castigo que incumple el Derecho Internacional Humanitario, las convenciones de Ginebra y la Carta Fundamental de DDHH. No solo se vulneran las garantías jurídicas que sostienen el sentido de las instituciones creadas para promocionar la justicia, la no violencia y el respeto entre seres humanos, también se promueve una profunda degradación de los valores éticos y morales de las sociedades que toleran, aceptan o respaldan actuaciones de este tipo.

Por eso la Flotilla Rumbo a Gaza quiere romper ese bloqueo con las herramientas del pacifismo y la no violencia. Ya pagaron por ello en vidas humanas. En la madrugada del 30 al 31 de mayo de 2010, la armada israelí asaltó el buque de la Flotilla, Mavi Marmara, cuando se dirigía a Gaza, extendiendo su ocupación militar a aguas internacionales y asesinando a diez activistas, ante la pasividad de la comunidad internacional. Hoy estos asesinatos continúan impunes como todas las masacres que perpetra el estado de Israel.

Este año la Flotilla navega de nuevo para desafiar el bloqueo y reclamar el fin de la complicidad de nuestros gobiernos con los crímenes de Israel y la violación de los derechos humanos. Son barcos que defienden derechos de forma mucho más efectiva que unos acogotados gobiernos europeos que miran para otro lado ante el desprecio absoluto de la legalidad internacional y los derechos humanos que practica el Estado sionista de Israel.

Un Estado que tiene en cambio todo el apoyo de EEUU, que se retira del Consejo de Derechos Humanos de la ONU e incendia Oriente Medio al ser el único país del mundo que traslada su embajada a Jerusalén contraviniendo las resoluciones del Consejo de Seguridad. Hoy Trump se ha convertido en una de las mayores amenazas para la paz y los derechos humanos en el mundo, aunque reciba las alabanzas serviles de nuestro monarca en una visita totalmente improcedente.

El pueblo de Palestina ha sido dejado a su suerte por la comunidad internacional. Pero no por la sociedad civil de buena parte del planeta. Como se recordará la ciudad de Cádiz fue declarada por su Ayuntamiento Espacio Libre de Apartheid Israelí (ELAI) reflejando de esta manera el apoyo y la solidaridad que el pueblo de Cádiz mantiene con el pueblo palestino y especialmente con la población de la franja de Gaza, como se ha demostrado en numerosas movilizaciones y pronunciamientos.

El atraque de la Flotilla en Cádiz del 23 al 26 de junio es una excelente oportunidad para renovar ese compromiso solidario y apoyar la lucha por el fin del cruel e inhumano bloqueo sobre Gaza. Un buen número de organizaciones sociales de la provincia de Cádiz y el Ayuntamiento hemos preparado conjuntamente un amplio programa de actividades de apoyo a la Flotilla.

Y también conjuntamente hemos realizado un llamamiento a la participación para lograr que el paso de la flotilla por Cádiz pueda trasladar a la población de Gaza la solidaridad y el compromiso de la ciudadanía gaditana con los derechos humanos del pueblo palestino. Y no sólo eso. Con nuestro compromiso estamos lanzando además un mensaje al sionismo. No vencerán, ni con todo su dinero, sus influencias o su tecnología. Aquí estamos en Cádiz moviendo voluntades que nunca podrán comprarse.

Fuente: Rafael Lara, La Voz del Sur - España