2018 · 06 · 20 • Fuente: Flor Niti y Guillermo Martinez, Virginia Bolten

BDS - Argentina: La criminalización de los movimientos en solidaridad con Palestina

La desinformación es la estrategia utilizada por el ministerio de seguridad, conducido por Patricia Bullrich, para criminalizar los reclamos y la protesta social.

Hay ejemplos nítidos en declaraciones de parte  de Bullrich de intentos para crear enemigos internos; sus afirmaciones sobre el asesinato de Rafael Nahuel, la lucha del pueblo mapuche y la desaparición de Santiago Maldonado. Esto sucede con la intención de crear un sentido común en la sociedad de que es necesario el militarismo aún más presente.

Las tergiversaciones de Bullrich y la repercusión en varios medios masivos de comunicación se hicieron evidentes luego de la resolución de la selección masculina de futbol Argentina de no participar en el encuentro deportivo Al Quds (Jerusalén).  Se acusó a una organización ligada a la agrupación política Kirchnerista La Cámpora como quien organizó las acciones políticas en solicitud a que no se dispute el partido. En comunicación con organizaciones en solidaridad con Palestina, desmintieron esta información e informaron que La Cámpora no es adherente del BDS.  La campaña de BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) para que no se dispute el partido, fue con los lineamientos de la sociedad civil palestina utilizando como referencia la lucha contra el crimen de segregación racial de apartheid en Sudáfrica.

La asociación que hicieron fue que Facundo Firmenich, hijo del líder de Montoneros, fue quien organizó la campaña, esto a pesar de no estar presente en las manifestaciones. Firmenich declaró en las redes sociales que denunciaría por difamación quienes informaron y confirmaron esto, declaró en las redes sociales, “el inicio de acciones legales contra los propaladores malintencionados de estas acusaciones que sin duda alguna me generan graves daños y perjuicios inmediatos y de mediano/largo plazo”

Infobae fue el medio que primeramente informó que según los servicios de inteligencia israelíes y argentinos, Firmenich estaba detrás de la organización de la campaña. Lo que no informó este medio, es que Mario Montoto –uno de los mayores vendedores de armas israelíes en Argentina–  es el padrino de una hermana de Facundo Firmenich.

La criminalización del BDS

El ministerio de seguridad conducido por Bullrich, informó los nombres y apellidos de 3 personas de procedencia Argentina que participaron en una actividad que se desarrolló durante un entrenamiento de la selección masculina de futbol en Barcelona. Informaron que no habrá denuncias pero si se aplicará una restricción en caso que quieran asistir a los partidos de la selección masculina en el mundial de Rusia. En redes sociales se insultó y hostigó quienes fueron mencionadas en los medios de comunicación.

El intento de criminalizar el BDS no es nuevo en Argentina. El 15 de marzo de 2018, el colegio de abogados de la Ciudad de Buenos Aires firmó un convenio con el Colegio de Abogados de Israel región Al-Quds (Jerusalén) de colaboración recíproca. El acuerdo fue firmado por el presidente del colegio de abogados de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Rizzo y León Amiras en representación del colegio de abogados de Israel.

A principios de enero de 2018, el colegio de abogados de Israel organizó un encuentro de expertos legales para discutir estrategias que contrarresten la campaña “Boicot, Desinversión, Sanciones”.

Las declaraciones de este seminario expresa la idea constitutiva del mismo. El motivo por el cual se convoca a participantes no deja lugar a dudas, “aprenderán sobre los métodos efectivos utilizados para aprobar legislación en 24 estados de EE. UU., Francia, Alemania y otros lugares” así como también “obtendrán herramientas y mejores prácticas, al tiempo que agilizarán sus tácticas contra los esfuerzos por excluir al estado judío”. La declaración final detalla sobre la idea de la organización, “es un paso más en el cumplimiento de nuestra política de pasar a la ofensiva contra aquellos que buscan destruir a Israel”.

Fuente: Flor Niti y Guillermo Martinez, Virginia Bolten