2018 · 06 · 19 • Fuente: Ahmed Abu Artema, Mondoweiss.net / Traducción: Palestinalibre.org

Organizador de la 'Gran Marcha del Retorno' dice que las protestas en Gaza 'deben continuar’'

La Gran Marcha del Retorno debe continuar. Simplemente no existe otra alternativa a la resistencia popular pacífica.

Una niña palestina durante los enfrentamientos con las fuerzas de ocupación israelíes durante las manifestaciones donde los palestinos reclaman el derecho a regresar a su tierra natal, al este de la ciudad de Gaza el 20 de abril de 2018. (Foto: Atia Darwish / APA images)

La Gran Marcha del Retorno se estableció como una nueva manera en que los palestinos volvemos a energizar nuestra causa y generamos presión política contra la ocupación con formas innovadoras sin generar el costo devastador de la lucha militar; esta es una forma de poner los derechos palestinos devuelta en la agenda internacional y reclamar la imagen de un pueblo que lucha de manera justa por la libertad y los derechos frente a una opresión racista brutal y violenta.

Sin embargo, en este esfuerzo también se han cometido errores que han causado daño a este enfoque pacífico e incluso puesto en peligro su futuro.

La Gran Marcha del Retorno debe continuar. Simplemente no existe otra alternativa a la resistencia popular pacífica. Pero también debemos dar un paso atrás y pensar en cómo podemos reducir el costo de las vidas y heridas de nuestras personas, para que podamos nutrir y hacer crecer esta nueva forma de resistencia.

Nuestra lucha por la libertad es larga, y su victoria será el fruto de incontables esfuerzos y sacrificios. El Estado de Ocupación se ha mostrado como el más grande perpetrador de asesinatos y masacres, y su objetivo es claro: elevar el costo de la Gran Marcha del Retorno hasta que abandonemos este camino.

No obstante, a pesar del obvio interés del ocupante, también deberemos ser capaces de entrar en reflexión y auto-examinación, para poder analizar de manera objetiva nuestros éxitos y fracasos hasta el día de hoy, y reducir el espacio que tiene disponible el ocupante para atacar y matar a nuestro pueblo.

Los palestinos muestran sus destrezas cerca de las carpas durante la Gran Marcha del Retorno, en la frontera de Gaza e Israel, al este de la Ciudad de Gaza el 11 de abril, 2018. (Foto: Ashraf Amra/APA Images)

¿Qué queremos de la Gran Marcha del Retorno?

Nuestra lucha contra la ocupación es, en última instancia, una lucha de símbolos e imágenes; una batalla liberada en los medios internacionales y ante las personas del mundo. Es esto mismo, más que cualquier interacción física directa con las fuerzas de la ocupación, lo que puede transformar las condiciones generales que permiten que continúe la ocupación. Y esto se puede hacer sin derramar ni una gota más de sangre palestina.

La próxima fase de la Gran Marcha del Retorno deberá ser una escalada en acciones artísticas, culturales y sociales. En vez de realizar una confrontación directa con los soldados de la ocupación, la lucha deberá tomar la forma de exhibiciones de arte, baile y teatro; niños plantando árboles, profesores universitarios dando clases gratis en las carpas de los campamentos; niñas vistiendo trajes tradicionales, personas pintando, paseos escolares y familiares; patios de juegos para niños; novelistas y escritores compartiendo nuestra historia con el mundo; músicos llevando nuestra música al mundo; todo esto deberá realizarse en los campamentos del retorno.

Podemos imaginarnos cientos de acciones pacíficas y creativas. Y estas acciones, ¿qué van a lograr? Mostrarán al mundo que somos personas que amamos la vida, que mantenemos nuestra consciencia nacional viva en nuestros corazones, y que somos víctimas de un régimen de ocupación racista.

No subestimemos este objetivo. La ocupación dedica una enorme cantidad de energía para crear la imagen opuesta: diciendo que somos personas que amamos la muerte, buscamos el caos, quemamos cosas y somos vándalos. La ocupación continuará siempre y cuando pueda justificarse ante los ojos del mundo. Es por esto que no puede tolerar nuestra marcha pacífica y es por esto que ha hecho todo lo posible en su poder por mostrar nuestra marcha como violenta. El ocupante no puede simplemente matarnos sin ninguna razón; él debe justificar el matarnos frente al mundo. De otra manera, él no pasaría tanto tiempo y energía en crear estas imágenes que explican al mundo el porqué nos está matando.

La resistencia pacífica es una estrategia ganadora porque destruye la base propagandística sobre la cual se erige la ocupación. Ella fortalece nuestra legitimidad moral y nuestra habilidad de desarrollar una defensa internacional fuerte por nuestra causa justa y humana. Ella requiere un buen juicio y una fe inquebrantable en su efectividad. Ella demanda una dedicación continua al trabajo, la creatividad y minimizar el daño a nuestro pueblo.

Ahora es el momento de dar un paso atrás, reflexionar y planificar para el futuro. Ahora es el momento de la victoria para la resistencia pacífica de Palestina.

Una versión de esta publicación fue publicada originalmente en Facebook el 18 de junio de 2018 en árabe. Traducción de Denny Cormier y Peter Cohen.

Sobre el autor: Nació en Rafah, la Franja de Gaza, en 1984, Ahmed Abu Artema es un refugiado palestino. Escritor independiente de Gaza y activista de medios sociales, ha escrito el libro "Caos organizado" y numerosos artículos. Es uno de los fundadores originales y organizadores de Great Return March.

Fuente: Organizer of the Great March of Return says protests in Gaza ‘must go on’

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Ahmed Abu Artema, Mondoweiss.net / Traducción: Palestinalibre.org