2018 · 06 · 01 • Fuente: BDS - Madrid

Ola institucional y ciudadana de solidaridad con Palestina: València, Barcelona, Badalona, Terrassa, Iruñea, Madrid…

El movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel crece de forma imparable en el Estado español. Ola de solidaridad institucional y ciudadana en Barcelona, Badalona, Terrassa, Iruñea, Madrid… y València, que se convierte en el ayuntamiento más grande del mundo en declararse Espacio Libre de Apartheid Israelí.

València referente mundial de solidaridad con el pueblo palestino.

El BDS crece imparable en el Estado español

Contra todo racismo y discriminación, con el objetivo intención de que también el pueblo

palestino tenga derecho a tener derecho

La nueva ola de violencia y represión contra el pueblo palestino ha traído consigo una nueva oleada de solidaridad entre los municipios del Estado español. Los ayuntamientos de Barcelona, Badalona y Terrassa han aprobado mociones en las piden un embargo militar a Israel, Iruñea exige sanciones contra Israel y la ruptura de relaciones diplomáticas, el ayuntamiento de Madrid condena los asesinatos de población civil en Gaza y el Ayuntamiento de València se convierte el Espacio Libre de Apartheid Israelí más grande Europa.

Jorge Ramos, activista de la Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP) y miembro del grupo BDS País Valencià afirma:

“València se convertirá en la ciudad del mundo más grande adherida al BDS y es un triunfo histórico del movimiento. Llevamos cuatro años trabajando para conseguir esto y València es ya un referente mundial de la solidaridad con Palestina y un ejemplo para otros municipios del mundo”.

Desde el pasado 30 de marzo hemos visto cómo el ejército de Israel disparaba contra manifestantes desarmados asesinando a más de 100 personas e hiriendo a más de 12 000. En los últimos días Israel ha bombardeado repetidamente distintos enclaves de la Franja de Gaza y Yuval Steinitz, ministro de energía del gobierno de Netanyahu, ha afirmado que no descarta “la posibilidad de conquistar Gaza y destruirla de una vez por todas”. No sería la primera vez que Israel lo intenta, pero la heroica resistencia de las masas de manifestantes exigiendo su derecho al retorno atestigua su fracaso.

Ante esta represión brutal y sistemática de los derechos más fundamentales del pueblo palestino, la sociedad civil y las instituciones públicas del estado español responden con una avalancha de condenas a los crímenes cometidos por Israel y con un creciente rechazo a seguir siendo cómplices de las mismas.

Estas últimas declaraciones de rechazo y condena al régimen de apartheid israelí se suman a las ya más de 80 instituciones públicas declaradas como Espacios Libres de Apartheid Israelí y a los más de 350 cargos públicos que hace unos meses declaraban su apoyo sin ambages al movimiento BDS.

El avance del BDS en el Estado español no sólo llega en el ámbito institucional. Esta semana, Dany Campos y Fabia Castro, anunciaban su rechazo a que sus cortometrajes se exhibieran en el festival de internacional de cine LGBT de Tel Aviv, TLVFest. Fabia Castro afirmaba:

“Tras haberme informado de la gravísima situación de opresión a la que vive sometida la población palestina, víctima de un régimen de colonialismo y apartheid, me niego a que mi arte sea utilizado para lavarle la imagen a Israel. Me niego a que la cultura y mi obra sean utilizadas como armas políticas para normalizar la imagen de un estado criminal que discrimina, reprime y maltrata a la población palestina. Rechazo los intentos por parte de Israel de utilizar los derechos y las luchas de las personas LGBTQ+ para normalizar su imagen. No quiero que mi arte se utilice para ocultar ni para endulzar el apartheid israelí.

Creo en el poder de la cultura como herramienta de transformación social y por este motivo, he decido escuchar la llamada de la sociedad civil palestina por la libertad, la justicia y la igualdad de derechos para todas las personas y sumarme a la campaña de boicot académico y cultural. Hoy, uno mi voz a la de decenas de artistas que me las últimas semanas se han sumado a la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones por los derechos del pueblo palestino.”

En tan sólo unos días, más de 2.500 personas han firmado una petición instando al Gobierno que imponga un embargo militar a Israel por el elevado riesgo de que las armas o materiales de defensa puedan ser utilizados para cometer graves crímenes de guerra o contra la humanidad.

Desde la RESCOP aplaudimos la valentía y el compromiso de estas personas e instituciones con la defensa de los derechos del pueblo palestino y animamos todas aquellas personas comprometidas con la igualdad y la justicia a sumarse a la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones por los derechos del pueblo palestino.

Fuente: BDS - Madrid