2018 · 05 · 16 • Fuente: Pablo Gómez Barrios, Radio Canadá Internacional

La 'Nakba' del éxodo de los palestinos en 1948

“Nakba” es una palabra árabe que significa “catástrofe” con la cual los palestinos designan la creación del estado de Israel hace 70 años y la tragedia del éxodo palestino. Ellos conmemoran cada 15 de mayo esta catástrofe. Más de 760.000 palestinos huyeron o fueron expulsados y más de 400 aldeas fueron arrasadas por las fuerzas israelíes.

(AP Photo/Majdi Mohammed)

El 14 de mayo de 1948, David Ben Gurión, dirigente del movimiento sionista declaró la independencia de Israel en una parte de la Palestina mandataria al día siguiente de la firma del plan de partición que marcó el fin de Mandato británico en Palestina y que provocó la invasión de fuerzas militares de varios países árabes.

La primera ola de refugiados palestinos comenzó desde el inicio de los combates entre las milicias judías y palestinas a finales de 1947, después del voto en las Naciones Unidas del plan de reparto de Palestina.

Los dirigentes sionistas aceptaron el plan mientras que los países árabes lo rechazaron. El éxodo se amplifica considerablemente después de la masacre cometida en abril de 1948 de más de un centenar de campesinos en la aldea Deir Yassin, cerca de Jerusalén, por dos grupos paramilitares judíos.

A partir de marzo de 1948, las autoridades sionistas lanzaron el “Plan Dalet”, destinado a empujar a los habitantes palestinos a evacuar las zonas atribuidas a los judíos en el plan de reparto.

Centenares de miles de palestinos tuvieron que huir o fueron expulsados por los militares en las aldeas de Lod y Ramla (centro), así como en Tiberiade, Galilea, en el norte.

Desde el mes de marzo de 1948, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó la resolución 194 sobre el derecho al regreso de los refugiados, la cual estipula que “los refugiados que deseen regresar a sus casas y vivir en paz con sus vecinos, deberían ser autorizados lo más pronto posible y que se deberían pagar indemnizaciones por las propiedades de los que no quieran regresar”.

Israel rechazó categóricamente este derecho, haciendo valer que autorizar el regreso solo a una fracción de ellos, equivaldría a proclamar su propio fin en tanto que Estado judío.

Además, el Estado hebreo adoptó en 1950 una ley llamada de “los bienes de los ausentes” que pone bajo la tutela del Estado todas las propiedades que se encontraban en el territorio palestino y que pertenecían a árabes que huyeron o se instalaron en el extranjero después de la creación de Israel.  Israel por su parte recuerda que más de 850.000 judíos fueron expulsados de los países árabes después de la declaración de independencia de 1948.

Según cifras oficiales palestinas, más de 12 millones de palestinos viven alrededor del mundo, de los cuales la mitad vive en Cisjordania, en Jerusalén-Este ocupada, en la Franja de Gaza y en Israel. Más de 5.5 millones fueron registrados como refugiados por Naciones Unidas, ya que a los descendientes de esos palestinos refugiados de 1948, se les reconoció ese estatus.

Setenta años después del éxodo, los palestinos mantienen el sueño del regreso. Un recuerdo mantenido también por solidaridad por los árabes israelíes, los descendientes de los palestinos que no se exiliaron después de 1948 y que tienen la nacionalidad israelí.

La llave oxidada de una casa que quizá no exista más o el título de propiedad arrugado de una tierra, se han convertido en los campos de refugiados el símbolo de esta aspiración al regreso entretenida de generación en generación. Y numerosos refugiados conservan preciosamente esas llaves y esos títulos.

Los manifestantes palestinos que conmemoran todos los años el aniversario de la Nakba, llevan con ellos una llave gigante, símbolo tradicional de las casas perdidas a las que ellos sueñan con regresar un día.

La conmemoración de la Nakba este año fue el día más sangriento desde hace 4 años, con la muerte de unos 62 palestinos bajo las balas israelíes en la Franja de Gaza.

Fuente: Pablo Gómez Barrios, Radio Canadá Internacional