2018 · 05 · 15 • Fuente: Isabel Pérez, Diario Libre d'Aragón

Israel siempre puede matar más

El 14 de mayo quedará marcado como un día letal para el pueblo palestino que salió a protestar contra la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén y el 70º aniversario de la Nakba. Al menos 60 palestinos han muerto y 2.771 han resultado heridos por balas del Ejército israelí por participar en una manifestación.

El Ejército israelí acabó con la vida de al menos 59 palestinos y dejó 2.771 heridos. Foto: @UNHumanRights

Dos eran hermanos, dos eran padre e hija, uno acababa de hacer la fiesta de compromiso con su novia, hoy sería el cumpleaños de otro. Un menor se preparaba para la selectividad este mes, otro había perdido la pierna en la guerra de 2008… “De cada mártir una historia. De cada historia su continuación”.

No son pocas las personas de la franja de Gaza que en las redes sociales están compartiendo estas palabras. El 14 de mayo quedará marcado como un día letal para el pueblo palestino que salió a protestar contra la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén. Ocurrió más intensamente en la franja de Gaza donde desde el pasado día de la Tierra Palestina, el 30 de marzo, se lleva organizando un campamento por el retorno. Es la llamada “Gran Marcha del Retorno”, aludiendo al derecho alienable, señalado como tal por la ONU, del retorno de los y las refugiadas expulsadas de la Palestina histórica al erigir el movimiento sionista el Estado de Israel.

El 14 de mayo ha multiplicado por tres el número de gente matada a tiros en la Línea Verde. La lista de nombres y apellidos incluye a menores de edad de 14 o 15 años, pero también a una bebé de 8 meses que ha muerto consecuencia de la inhalación de gases lacrimógenos israelíes al este de la ciudad de Gaza. En ese trozo del mapa, la Línea Verde se sitúa a un escaso kilómetro de distancia. La información ha sido confirmada por el ministerio de Salud de Gaza.

Balas, gases lacrimógenos, drones y artillería

De nuevo las tropas israelíes recibieron órdenes de disparar y matar. Se ha visto en varios videos cómo jóvenes caían como un muñeco sin vida sobre la tierra. Una tierra a la que en otro momento no podrían ni siquiera acercarse. Las autoridades israelíes movieron la Línea Verde de forma unilateral hacia dentro de la franja de Gaza, en contraposición a la línea de armisticio acordada por las partes beligerantes. Además impusieron una “buffer-zone”, una zona donde nadie puede circular, dentro de territorio gazatí.

Como vienen denunciando las organizaciones de derechos humanos palestinas, el límite de exposición al peligro nunca queda establecido claramente para la población civil, mucha de la cual ve cómo sus campos agrícolas quedan a merced de las “nivelaciones” hechas por tanques blindados israelíes que de vez en cuando penetran en la franja.

El cielo del este de la franja de Gaza se volvió irrespirable. Lanzaron potentes gases lacrimógenos, incluso desde drones. En la radio Al Qods que emite desde la ciudad de Gaza se informó que en se habían dado casos de lanzamiento de artillería.

Manifestantes, hombres y mujeres, personal sanitario y periodistas llenan las salas y pasillos de los hospitales de la franja de Gaza que ya lanzaron un mensaje de socorro. El sistema sanitario está colapsado. Egipto prometió que abriría la frontera de Rafah para la salida de gente herida. La Media Luna Roja palestina trasladó a Jerusalén a Yasser Qdeih, periodista que resultó gravemente herido mientras cubría las protestas. Otro periodista que se enfrenta a la muerte. Dos de sus colegas ya cayeron ante las balas israelíes en la misma situación estas últimas semanas.

Y la Nakba…

El 15 de mayo es la conmemoración del día de la Nakba. Mientras la franja de Gaza se prepara para enterrar a al menos 60 personas, el otro lado del territorio palestino bajo ocupación israelí, Cisjordania, amaneció con las calles más silenciosas. Los establecimientos y tiendas cerradas, en señal de protesta. Todo el mundo en huelga.

“Estamos enfadados porque lo que ha pasado en Gaza no mueve el mundo”, dice Mohamed desde Gaza. El joven ha visto cómo semana a semana la gente muerta no hacía cambiar la postura israelí.

“Queremos saber qué sucede exactamente en El Cairo”, exige un profesor desde Gaza. Hace días que Haniyeh, jefe de Hamas en Gaza, llegó a la capital egipcia transportado por helicóptero. Según medios israelíes, Israel pasó un mensaje para Hamas a través de Cairo: o paráis las manifestaciones o empezamos con los asesinatos selectivos. Algunos palestinos han comenzado a denunciar esa instrumentalización de manifestantes por parte de las figuras políticas palestinas.

Por otra parte, desde los asientos de la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU, se sigue insistiendo en investigar a Israel por el uso de fuerza letal y el gran número de muertos habidos desde el 30 de marzo. Hasta el momento Estados Unidos ha bloqueado que se tomen cartas en el asunto, protegiendo a Israel.

En Nueva York, sede de la Asamblea General de la ONU, el concierto del Trio Joubran, un famoso grupo de hermanos palestinos virtuosos del aoud, hará del dolor la melodía del tiempo. Los Joubran lo anunciaron bajo los hashtag Palestina, Jerusalén y supremacía, haciendo alusión al video donde denuncian la ocupación israelí. “Supremacy” se puede visualizar en YouTube, con un Roger Waters, cofundador de Pink Floyd, recitando un poema del palestino Mahmud Darwish con unas cuerdas de aoud estremecedoras. Tal y como es la situación en Palestina en estos mismos momentos donde Israel siempre puede matar más.

Fuente: Isabel Pérez, Diario Libre d'Aragón