2018 · 05 · 15 • Fuente: Agencia Europa Press

Egipto autoriza la entrada a su territorio de los palestinos heridos en Gaza

El Gobierno de Abdelfatá al Sisi ha autorizado la entrada a territorio egipcio de los palestinos que resultaron heridos en los enfrentamientos vividos el lunes en Gaza entre manifestantes y soldados israelíes para que reciban tratamiento médico ante el colapso de las infraestructuras sanitarias en la Franja.

El ministro de Sanidad egipcio, Ahmed Radi, ha indicado que se abrirán cuatro hospitales en la provincia de Norte de Sinaí para atender la emergencia palestina. "Se han preparado cuidados de urgencia de gran calidad para recibir a los heridos", ha dicho en declaraciones al diario oficial 'Al Ahram'.

Egipto ya anunció el lunes que, de cara a las protestas de ese día, mantendría abierto el paso fronterizo de Rafá. Según Radi, a lo largo de la jornada hasta siete ambulancias egipcias cruzaron la frontera con el territorio palestino para atender a los heridos.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) ha alertado de que los hospitales de la Franja de Gaza "tienen menos de una semana de reservas para continuar con sus operaciones". "Están al límite", ha subrayado en un comunicado.

Al menos 60 personas murieron y más de 2.700 resultaron heridas el lunes en la peor matanza perpetrada en un solo día en Gaza desde que el 30 de marzo comenzaron las manifestaciones de cara a la 'Nakba' ('Catástrofe'), que se celebra este 15 de mayo y conmemora el inicio del éxodo palestino por la creación del Estado de Israel. Desde entonces cerca de un centenar de palestinos ha muerto sin que haya ni una baja israelí.

Las protestas se exacerbaron coincidiendo con la ceremonia inaugural de la nueva Embajada de Estados Unidos en Israel, que ha sido trasladada de Tel Aviv a Jerusalén. Esto supone el reconocimiento de la ciudad santa como capital israelí por parte de la potencia norteamericana, lo cual rompe el único punto de consenso internacional: que el estatus de Jerusalén, que ambas partes reivindican como propia, debía decidirse en un eventual diálogo de paz.

Unos 40.000 palestinos se concentraron el lunes a lo largo de la frontera entre la Franja de Gaza e Israel en trece localizaciones distintas desde primera hora y hasta las 17.30 (hora local), cuando Hamás, que ha admitido estar detrás de las protestas, ordenó la retirada.

Testigos consultados por las agencias de noticias palestinas Wafa y Maan han declarado que las fuerzas hebreas usaron gases lacrimógenos y munición real contra los manifestantes. Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), por su parte, han acusado a los palestinos de emplear armas de fuego, cócteles molotov y otros explosivos y de intentar traspasar la valla limítrofe.

El elevado número de víctimas ha suscitado la crítica de toda la comunidad internacional a excepción de Estados Unidos, que una vez más se ha posicionado junto a su aliado Israel. Ambos han culpado a Hamás del baño de sangre por empujar a los palestinos hacia "un terrible riesgo", en alusión a las tropas hebreas. La facción palestina, por su parte, ha llamado a una nueva intifada.

Fuente: Agencia Europa Press