2018 · 04 · 16 • Fuente: Haidar Eid, Mondoweiss / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

Contextualizando la gran Marcha del Retorno

Para entender la mentalidad detrás de los asesinatos de decenas de civiles, incluidos niños, que tienen lugar en las fronteras de Gaza, todo lo que uno tiene que hacer es leer las respuestas de los generales y políticos de Israel.

Los manifestantes palestinos queman neumáticos y señalan el rostro del presidente Donald Trump en un cartel durante los enfrentamientos en una tentativa de protesta en la frontera entre Israel y Gaza, exigiendo el derecho a regresar a su patria, en Khan Younis en la franja sur de Gaza el 6 de abril de 2018. (Ashraf Amra / APA Imágenes)

En los últimos 10 años Israel ha lanzado tres guerras masivas y genocidas en la Franja de Gaza ocupada, muchos de nuestros civiles fueron masacrados por su bombardeo indiscriminado, condenado por expertos de la ONU y organizaciones líderes de derechos humanos como crímenes de guerra y "posibles" crímenes de lesa humanidad. Estos ataques dejaron muertos a más de 3.800 palestinos, en su mayoría civiles, de los cuales cientos eran niños. Otros 15.000 palestinos resultaron heridos. Nosotros -los 2 millones de palestinos en la sitiada Franja de Gaza, cuya abrumadora mayoría somos refugiados expulsados ​​violentamente y desposeídos de nuestros hogares por las fuerzas sionistas en 1948- fuimos sometidos a tres semanas en 2009, dos semanas en 2012 y 51 días en 2014 a un implacable terror estatal israelí, mediante el cual los aviones de guerra israelíes atacaron sistemáticamente áreas civiles, redujeron barrios enteros e infraestructura civil vital a escombros y destruyeron decenas de escuelas, incluidas varias administradas por las Naciones Unidas, donde los civiles se refugiaban. Esto vino después de años de un continuo, paralizante y mortal sitio medieval israelí de Gaza, una forma severa de castigo colectivo descrita por Richrad Falk, ex- Relator Especial de la ONU para los Derechos Humanos como "un preludio del genocidio".

Para entender la mentalidad detrás de los asesinatos de decenas de civiles, incluidos niños, que tienen lugar en las fronteras de Gaza, todo lo que uno tiene que hacer es leer las respuestas de los generales y políticos de Israel. El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, dijo que no hay "gente inocente" en la Franja de Gaza después de que los soldados israelíes mataran a tiros a 32 palestinos durante 10 días de protestas pacíficas y no violentas contra refugiados que exigen la implementación de la resolución 194 de la ONU, que exige su derecho de retorno y repatriación y el fin de los 11 años de vida dentro de Gaza sitiada. Lieberman afirmó que "todos están conectados con Hamás, todos reciben un salario de Hamás". Su declaración se produjo un día antes de que su ejército dijera en un tuit que "no se llevó a cabo nada incontrolado, todo fue preciso y medido y sabemos dónde cayó cada bala".

No se puede dejar de leer una declaración del ex-Viceministro de Defensa de Israel en 2008, Matan Vilnai, quien dijo a la Radio del Ejército que "[los palestinos de Gaza] traerán sobre sí mismos un gran genocidio porque haremos todo lo posible para defendernos".

Esta es una mentalidad impulsada por una ideología fanática que no ve la humanidad del "otro", ¡deje en paz su derecho a la autodeterminación y la libertad! Son "bestias de dos patas" (Menachem Begin) y "saltamontes" que deben ser aplastados después de todo (Yitzhak Shamir).

¡Y como si 11 años de bloqueo, interrumpidos por tres guerras genocidas, no fueran suficientes! El ataque contra Gaza aún no ha terminado: los palestinos de Gaza aún viven con sus heridas físicas, mentales y emocionales. Sus cuerpos no pueden sanar porque la medicina requerida no está permitida en la Franja de Gaza. Sus casas no pueden ser reconstruidas y el acero y el cemento derribados no pueden ser removidos porque los camiones y excavadoras que pueden removerlos no pueden entrar en la Franja de Gaza. Nunca antes se han negado a una población los requisitos básicos para sobrevivir como una política deliberada de colonización, ocupación y apartheid, pero esto es lo que Israel está haciendo con nosotros, la gente de Gaza hoy, 2 millones de personas, vivimos sin suministro de agua potable, alimentos, electricidad, medicinas y casi la mitad son niños menores de 15 años.

Es un "genocidio progresivo" sin precedentes en la historia de la humanidad.

No es de extrañar, entonces, que los principales activistas contra el apartheid, como Ronnie Kasrils, exministro de Inteligencia de Sudáfrica y miembro del CNA, el difunto Ahmed Kathrada, líder del CNA y recluso de Robben Island con Nelson Mandela, y el Arzobispo Desmund Tutu, Premio Nobel de la Paz, creen que lo que Israel está haciendo a los palestinos es mucho peor que lo que se hizo a los sudafricanos negros bajo el apartheid. Incluso el expresidente estadounidense Jimmy Carter, en su visita a Gaza, afirmó claramente que el pueblo palestino atrapado en Gaza está siendo tratado "como animales".

¡Estamos hartos!

Hemos llegado a la conclusión de que nuestra lucha sobre el terreno a través de una serie de marchas que culminan el 15 de mayo, el 70 aniversario de la Nakba, puede representar un serio desafío para el sistema de ocupación, colonización y apartheid de Israel si va acompañado de una campaña mundial de boicot, desinversión y sanciones. Necesitamos ciudadanos comunes del mundo para que muestren a Israel que tenemos una humanidad común, que miren lo que hace y no lo toleren, porque el silencio es complicidad. Que no hay lugar para su belicismo y barbarismo en el mundo y que el común de la gente del mundo lo rechaza. Esto es exactamente lo que logró el antiapartheid mundial en los años 70 y 80 del siglo pasado hasta que el inhumano sistema del apartheid se derrumbó. Es hora de hacer frente al único régimen de apartheid que queda en el mundo, para eso necesitamos estar unidos.

Acerca del autor: Haidar Eid, es profesor asociado de literatura poscolonial y posmoderna en la Universidad al-Aqsa de Gaza. Ha escrito ampliamente sobre el conflicto árabe-israelí, incluidos artículos publicados en Znet, Electronic Intifada, Palestine Chronicle y Open Democracy. Ha publicado artículos sobre Estudios culturales y literatura en varias revistas, entre ellas Nebula, Journal of American Studies en Turquía, Cultural Logic y Journal of Comparative Literature.

Fuente: Contextualizing the Great March of Return

Fuente: Haidar Eid, Mondoweiss / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)