2018 · 04 · 12 • Fuente: Tamara Nassar, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Israel obliga a los aldeanos de Umm al-Hiran a 'aceptar' su expulsión

El gobierno israelí ha obligado a los residentes de la aldea beduina palestina de Umm al-Hiran a aceptar ser expulsados de sus hogares y reasentados en la ciudad beduina de Hura, en la región meridional del Naqab, bajo amenazas de violencia.

Los palestinos protestan contra la inminente demolición de la aldea beduina no reconocida de Umm al-Hiran durante el Día de la Tierra, el 30 de marzo de 2016. Foto: Oren Ziv, ActiveStills

El gobierno israelí ha obligado a los residentes de la aldea beduina palestina de Umm al-Hiran a aceptar ser expulsados ​​de sus hogares y reasentados en la ciudad beduina de Hura, en la región meridional del Naqab, bajo amenazas de violencia.

Raed Abu al-Qiyan, uno de los líderes de la comunidad, señaló que la autoridad de reasentamiento beduino del gobierno israelí obligó a los residentes a firmar el acuerdo en la madrugada del martes cuando los policías israelíes trajeron los equipos de demolición a la aldea.

Comentó que las familias de aproximadamente 170 residentes firmaron el acuerdo, temiendo repetir lo que pasó en enero de 2017 donde la "sangre y el asesinato" fue un hecho cuando la policía israelí demolió casas en la aldea y mató a un maestro de matemáticas palestino de 50 años.

"Hablo contigo mientras lloro, después de que nos vimos obligados a firmar un acuerdo que nos alejará de Umm al-Hiran, donde hemos vivido durante 63 años, con el propósito racista de construir un asentamiento exclusivamente judío en las ruinas de Umm al-Hiran ", dijo al-Qiyan a la publicación Arab48.

"Un acto de racismo extremo"

El grupo de defensa legal Adalah, que ha representado a los residentes de Umm al-Hiran durante 15 años, condenó el miércoles el acuerdo informado.

Adalah explicó que sus abogados "no tomaron parte en las negociaciones para llegar a un acuerdo con las autoridades israelíes debido a nuestra oposición de principios al desalojo y la demolición".

Adalah calificó el desplazamiento forzado de los residentes de Umm al-Hiran como un "acto de racismo extremo, que encarna las políticas de tierra colonialistas de Israel con el respaldo de todo el sistema judicial israelí".

"Israel está avanzando con la destrucción de Umm al-Hiran en un plan que recuerda a los regímenes más oscuros como la Sudáfrica del apartheid, para construir una nueva ciudad exclusivamente judía en sus ruinas", agregó Adalah.

Desafío judicial

El lunes, Adalah presentó una demanda ante el tribunal superior de Israel, exigiendo que las autoridades cancelen la destrucción inminente de la aldea.

Sin embargo, la policía israelí, acompañados por los trabajadores de demolición, llegaron a la aldea la mañana del martes para inspeccionar el área para su demolición, de acuerdo lo informado por Arab48.

 

 

Israel anunció sus planes de demolición el 21 de marzo, cuando la policía israelí publicó avisos de desalojo en las casas y en la mezquita de la aldea, indicando que la demolición tendría lugar entre el 15 y el 29 de abril.

Asentamiento solo judío

Si se lleva a cabo, Israel transformará a 350 palestinos, todos ciudadanos de Israel, en personas sin hogar.

Sólo "un ciudadano judío-israelí o residente permanente de Israel que observa la Torá y los mandamientos según los valores judíos ortodoxos" podrá vivir en el nuevo asentamiento, según documentos obtenidos por Adalah en agosto pasado.

Los residentes del nuevo asentamiento, que se llamará Hiran, también tendrían que ser aprobados por un comité de admisiones.

Esta política discriminatoria contradice el fallo del Tribunal Supremo de Israel del año 2015 de que el acuerdo planificado no impedirá que nadie viva allí, incluidos los beduinos palestinos, según Adalah.

En su petición, Adalah señaló que este es "uno de los casos más graves en la historia legal de los ciudadanos árabes de Israel desde 1948".

Israel fue establecido en ese año cuando 750,000 palestinos fueron étnicamente limpiados por las milicias sionistas. Los aproximadamente 160,000 palestinos que se quedaron en lo que se convirtió en Israel obtuvieron la ciudadanía israelí. Pero hasta 1966, vivieron bajo un régimen militar y vieron al estado israelí confiscando continuamente sus tierras y tratándolas como un enemigo interno, en lugar de como ciudadanos con plenos derechos.

Hoy, que suman alrededor de 1,5 millones, los ciudadanos palestinos de Israel continúan viviendo bajo docenas de leyes discriminatorias.

Demolición y saqueo

Mientras tanto, en la ocupada Cisjordania el lunes, las fuerzas israelíes demolieron y desmantelaron una escuela primaria en la ciudad beduina de Dahariya, al sur de Hebrón.

 

 

La escuela Zanuta fue una de las siete inauguradas por la Autoridad Palestina en marzo para desafiar la intrusión israelí en el área.

La escuela atendió a más de 40 estudiantes y tenía seis salas y una clínica.

Los medios locales tuitearon fotos de la escuela demolida y de los niños reunidos entre las ruinas para su clase:

 

 

 

 

"A pesar de la demolición, los estudiantes se presentaron igual a la escuela el martes bajo la fría lluvia. Sus maestros llevaron a cabo las clases en el piso de la estructura restante ", informó la Agencia de Noticias Ma'an.

Israel está amenazando con demoler al menos 45 escuelas palestinas en Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén Oriental, señaló la agencia de coordinación humanitaria de la ONU OCHA en febrero.

Israel ya ha destruido varias escuelas, muchas de ellas financiadas por donantes internacionales. Sin embargo, esos donantes, particularmente la Unión Europea y sus miembros, no han hecho nada para responsabilizar a Israel.

También en Hebrón, docenas de colonos israelíes ocuparon un edificio cerca de la mezquita de Ibrahimi el 26 de marzo bajo la protección del ejército israelí.

 

 

Estas casas fueron ocupadas anteriormente por colonos israelíes del grupo Hashmiei Kol Ohalech, que supuestamente compraron casas en Cisjordania para alentar el asentamiento israelí, pero fueron evacuados en 2016.

En julio pasado, otro grupo de colonos de la misma organización ocupó otro edificio en Hebrón perteneciente a la familia Abu Rajab, pero fueron ordenados en marzo por el tribunal superior de Israel después de que no proporcionaron ninguna prueba de propiedad.

Los medios palestinos tuitearon fotos de los colonos rasladando sus pertenencias de la casa de Abu Rajab:

 

 

El periódico israelí Haaretz informó que "los colonos acordaron abandonar la casa después de que se les prometió que se acelerarían las deliberaciones de la propiedad".

Los colonos israelíes rutinariamente usan transacciones inmobiliarias falsas y fraudulentas en sus esfuerzos por reclamar la propiedad sobre la propiedad palestina.

Todos los asentamientos israelíes en Cisjordania son ilegales según el derecho internacional.

Sobre el autor: Tamara Nassar es editora asistente de The Electronic Intifada. 

Fuente: Israel forces Umm al-Hiran villagers to “agree” to expulsion

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Tamara Nassar, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org