2018 · 04 · 12 • Fuente: Marwa Fatafta, Global Voices en Español (blog)

Represión sangrienta a la 'gran marcha' por el derecho de los refugiados palestinos a volver

Tras meses de preparación, decenas de miles de manifestantes palestinos lanzaron la “Marcha del Gran Retorno” a lo largo de la frontera este con Israel el 30 de marzo para conmemorar el Día de la Tierra.

Día de la Tierra 2018, 30 de marzo. Foto de Issam A. Adwan. Usada con autorización.

Tras meses de preparación, decenas de miles de manifestantes palestinos lanzaron la “Marcha del Gran Retorno” a lo largo de la frontera este con Israel el 30 de marzo para conmemorar el Día de la Tierra.

La movilización terminó en muerte cuando el Ejército israelí abrió fuego a los aproximadamente 30,000 asistentes. Al menos 20 palestinos murieron y otros 1,600 quedaron heridos. Mientras las autoridades israelés sostuvieron que fue una respuesta “medida”, testimonios de testigos y material en video pintaron la imagen de fuerza desproporcionada. Se le ha llamado “Masacre del Día de la Tierra” o la “Masacre de Pascua“, término que usan especialmente activistas judíos que se oponen a lo sucedido.

Las fuerzas de seguridad mataron e hirieron a más manifestantes en los días siguientes, incluido Yaser Murtaja, reportero gráfico de 30 años que recibió en el estómago tiros de un fracotirador. Quedó herido y después murió por sus heridas.

¿Qué es la Gran Marcha del Retorno?

 

"El sindicato de periodistas palestinos dijo que al menos siete periodistas palestinos, que tenían chalecos antibalas que describían claramente quiénes eran. fuieron abatidos por fuerzas israelés en las protestas del viernes [30 de marzo] en Gaza." Los otros dos en la foto son Adham al-Hajjar y Khalil Abu Athira.

La Gran Marcha del Retorno es una campaña pacífica de seis semanas que pide que se permita a los refugiados a volver a su hogares, de los que fueron expulsados hace décadas.

Afiche del Día de la Tierra de 1985. De Wikipedia. Uso legítimo.

El movimiento empezó el Día de la Tierra 2018, que conmemora la fecha en 1976 cuando el Gobierno israelí anunció su plan de expropiar los miles de dunams de tierra palestina con fines de colonización israelí.

En respuesta a ese anuncio, hace más de 40 años, se organizó una huelga y marchas en ciudades palestinas dentro del Estado de Israel que terminaron con enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes, en las que murieron seis palestinos desarmados.

Desde entonces, el Día de la Tierra se ha convertido en símbolo de resistencia civil a las políticas discriminatoria contra los palestinos, dentro de Israel y de los Territorios Palestinos Ocupados.

Las protestas por la Gran Marcha del Retorno continuarán hasta el 15 de mayo para conmemorar los 70 años de la “Nakba”, que se traduce como “catástrofe”. Se refiere a la violenta expulsión de más de 700,000 palestinos de sus tierras por parte de milicias sionistas para dejar lugar para establecer el Estado de Israel en 1948, que algunos activistas y analistas describen como limpieza étnica.

‘La mayor prisión al aire libre del mundo’

Gaza es un estrecho territorio costero de 40 kilómetros de longitud, con cercas y muros de concreto que recorren las fronteras con Israel y Egipto. Estos dos países han bloqueado la franja más de una década. Como resultado, las condiciones de vida en Gaza son deficientes, y los gazatíes tienen severas restricciones a la libertad de movimiento, a tal punto que se suele describir a Gaza como la “mayor prisión al aire libre del mundo”.

Hoy, la mayoría de la población de Gaza consiste de refugiados iniciales de la Nakba y sus descendientes. De los 1.9 millones que viven en Gaza, 1.3 millones son refugiados. Los refugiados palestinos suelen ser ignorados en la cobertura del conflicto israelí-palestino, y los refugiados palestinos son un importante componente de la situación.

Jehad Abu Salim, investigador palestino de Gaza, en un artículo de 2016 para 972mag, explicó:

Nakba no es historia relegada al pasado, sino historia que se vive en el presente: en los estrechos callejones de los atestados campos de refugiados, en las mujeres que salen de sus humildes casas en los campos cada mañana para recibir sus paquetes de comida, en los niños descalzos que juegan fútbol en la playa de Gaza, y en las tierras de despobladas aldeas más allá de la cerca aún visible desde los techos de los campos de refugiados de Gaza. Nakba sigue presente en Gaza, no solamente por la continuación del estado de refugio, sino también por la continuidad de la ruptura que causó.

‘La mayor parte de la población de Gaza son refugiados que trabajan para volver a casa’

La periodista palestina Mariam Barghouti expresó algo similar en un tuit, y agregó que el asedio israelí y egipcio en Gaza, que se endureció en 2007 con la llegada al poder del grupo Hamas, recibe activa oposición de los palestinos en Gaza:

 

 

Es importante recordar que la mayor parte de la población de Gaza son refugiados que trabajan para volver a casa. No están esperando, están trabajando activamente. Casi once años de asedio en Gaza, y siguen miles protestando por el derecho a regresar, el derecho a vivir en dignidad y libertad.

Entre las actividades que se han llevado a cabo está la siembra de árboles de olivo y el establecimiento de carpas levantadas a 700 metros de las cercas instaladas por Israel para simbolizar el derecho a regresar de los refugiados palestinos:

 

 

En preparación para la Gran Marcha de Regreso el 30 de marzo, activistas plantan árboles de olivo cerca de la frontera con Gaza. ✌Palestina libre.

Escrito por Marwa Fatafta

Escrito por Joey Ayoub

Traducido por Gabriela Garcia Calderon Orbe

Fuente: Marwa Fatafta, Global Voices en Español (blog)