2018 · 04 · 10 • Fuente: Juan Carlos Sanz, El País - España

Israel investiga un vídeo en el que un francotirador dispara a un palestino desarmado entre vítores

“Vaya videoclip legendario, hijo de puta”, afirma uno de los militares desplegados junto a la valla de Gaza

Un vídeo difundido a través de las redes sociales en las últimas horas muestra el disparo de un francotirador del Ejército de Israel a un manifestante en la valla de la frontera de la franja de Gaza. En la grabación, tomada desde la perspectiva de unos binoculares o de una mirilla telescópica, se observa cómo es derribado un joven palestino y se escuchan los gritos de celebración de varios militares por el tiro certero. La oficina del portavoz de las Fuerzas Armadas ha anunciado una investigación sobre las imágenes, que se han convertido en virales en el Estado judío.

La difusión del vídeo se produce tras las protestas registradas en la frontera del enclave palestino desde el 30 de marzo, que se han saldado con 32 manifestantes muertos y cientos de heridos de bala. Más de un centenar de francotiradores fueron desplegados en la valla de separación. El Ejército considera que la grabación se efectuó meses atrás. Yossi Yehoshua, analista militar del diario Yedioth Ahronoth fecha la cinta en diciembre de 2017 y precisa que la unidad que efectúa el disparo es la brigada Golani, una de las mejor entrenadas de Israel.

Las imágenes tomadas a distancia muestran a varios palestinos desarmados que se aproximan a la verja fronteriza, sin llegar a alcanzarla, mientras se escucha la voz del comandante israelí dando la siguiente orden al francotirador: “Tan pronto como se detenga, le derribas. ¿Tienes una bala en la recámara? ¿Le tienes a tiro?”. El tirador de élite responde afirmativamente y su superior da la orden: “¡Adelante!”. Pero inmediatamente la cancela: “Espera. Hay un niño pequeño allí”. Una vez el área queda despejada, el francotirador anuncia que va a disparar al manifestante que lleva una camisa rosa.

Después se oye un disparo y se observa como el palestino de la camisa rosa cae desplomado y decenas de jóvenes manifestantes acuden a evacuarlo para que sea atendido por un médico. Los gritos de admiración y entusiasmo surgen entonces en las filas militares. “Le ha dado en la cabeza”, dice un soldado. “Sí... hijo de puta… Guau”. “Vaya videoclip legendario, hijo de puta”, asegura otro. “¿Lo has grabado?”, comenta un tercero, mientras varios militares discuten sobre en qué pierna ha impactado la bala.

"No se trata de unos disparos a cualquiera", ha manifestado a una radio pública el ministro israelí de Seguridad Interior, Gilad Erdan, "se trata de un terrorista que se acerca a la barrera de una zona de acceso prohibido y procedente de una región controlada por los terroristas de Hamás". El ministro de Educación, Naftali Bennett, ha mostrado su "apoyo" a los soldados. "Estoy convencido de que todo está OK", ha señalado Bennett, líder de Casa Judía, partido nacionalista religioso. El titular de Educación ha afirmado que se trata de una "reacción humana" en una "situación de tensión".

El Ejército israelí considera que sus soldados solo pueden disparar contra manifestantes si estos están armados, amenazan la vida de los soldados, intentan infiltrarse en territorio israelí o tratan de sabotear la valla de seguridad. En las protestas de las últimas dos semanas, se ha abierto fuego de advertencia a partir de los 300 metros de la verja y se han efectuado disparos letales a los 100 metros.

El presidente del grupo parlamentario en la Kneset de la minoría árabe israelí Lista Conjunta, Ayman Odeh, declaró tras ver la grabación: “Celebrar una muerte, en lo que parece ser una ejecución de alguien que no amenaza a nadie, es algo que aterroriza el alma”.

La ONG israelí Breaking the Silence, integrada por antiguos militares opuestos a la ocupación de Palestina, aseguró este martes en un comunicado que los francotiradores del Ejército han recibido en las últimas semanas la orden de “disparar a matar” contra manifestantes desarmados. “Disparar munición real contra quien supone una amenaza marca una transgresión de otra línea roja”, agrega la organización de combatientes veteranos. “Al margen de que el vídeo (difundido por las redes sociales) haya sido grabado hace un mes o hace una semana, todos los que hemos servido en los territorios palestinos sabemos que más de 50 años de ocupación han conducido a una corrupción moral, hasta el punto de disparar a civiles desarmados”, concluye Breaking the Silence.

Fuente: Juan Carlos Sanz, El País - España