2018 · 04 · 09 • Fuente: Hossam Shaker, Middle East Eye / Traducción: Palestinalibre.org

La cámara de Yaser Murtaja ha caído, pero sus imágenes permanecen

Yaser Murtaja murió de sus heridas y fue llevado a la tumba por la comunidad a la que servía. Sus fotografías, sin embargo, permanecen en manos del mundo como evidencia de las atrocidades de Israel y las continuas violaciones de los derechos humanos y las leyes y convenciones internacionales. El hombre puede haber caído, pero su legado fotográfico no.

El periodista y fotógrafo palestino, Yaser Murtaja, fue asesinado por francotiradores israelíes a pesar de llevar puesto un chaleco con la inscripción "PRENSA", mientras cubría la Gran Marcha del Retorno el 6 de abril de 2018.

 Un nuevo rostro de Palestina está llamando la atención del mundo. No llevaba una piedra o un rifle, sino una cámara fotográfica. El ejército israelí lo consideró claramente como un arma peligrosa, ya que documentó sus violaciones y proporcionó al mundo una visión de lo que estaba ocurriendo. Los soldados israelíes, por lo tanto, estaban ansiosos por atacar a quienes las llevan.

Es Yaser Murtaja quien emerge hoy con una sonrisa brillante en su rostro como símbolo de los medios palestinos y los sacrificios de los fotógrafos y corresponsales en el terreno bajo fuego israelí. Un francotirador israelí disparó contra Murtaja mientras cubría la segunda semana de la "Gran Marcha del Retorno" en las afueras del este de la Franja de Gaza el viernes 6 de abril. Estaba ocupado tomando fotos, incluso cuando un soldado israelí lo perseguía, con el dedo en el gatillo. El periodista cayó al suelo, al igual que su cámara.

Periodistas palestinos arrestados por Israel - Caricatura [Sarwar Ahmed / MiddleEastMonitor]

La lente de Murtaja presentó impresionantes escenas de la protesta al escrutinio del mundo más allá de la Franja de Gaza, aunque él mismo todavía soñaba con viajar fuera de la prisión gigante que es el territorio sitiado. En un tweet publicado la semana pasada, expresó su deseo de ver a su querida Palestina desde la ventana de un avión; en esto, era como muchos otros jóvenes palestinos que crecieron bajo la ocupación y el asedio de Israel. Su "prisión" era los 360 kilómetros cuadrados del territorio ocupado.

Su ambicioso deseo de obtener una vista aérea de su tierra natal no se limitaba a volar; fue uno de los primeros en utilizar un robot no hostil con cámara en la Franja de Gaza.

El único aeropuerto en el enclave fue bombardeado por Israel menos de dos años después de su apertura. Yaser Murtaja intentó viajar al extranjero a través del cruce fronterizo de Rafah unos meses antes de que el ejército israelí le disparara y asesinara, pero sus repetidos intentos fracasaron debido a los severos cierres impuestos por las autoridades fronterizas egipcias. No tenía ninguna posibilidad de cruzar el cruce de Beit Hanoun / Erez controlado por los israelíes.

El sueño del periodista de viajar no se evaporó con su último aliento. Con su rostro sonriente, Yaser Murtaja fue elevado a las alturas sobre el horizonte a los ojos de su gente. Hoy es visto como un modelo de coraje porque fotografió la realidad de la ocupación, desde la cual los líderes israelíes intentan desviar la atención de su brutalidad al atacar a reporteros y fotoperiodistas.

Cuando salió el viernes para tomar fotos de la protesta masiva en las afueras de la Franja de Gaza, Murtaja estaba preocupada por capturar las increíbles escenas de abuelas palestinas con sus vestidos bordados en vagones arrastrados por el ganado y con banderas palestinas. Los refugiados mayores caminaban con muletas de madera en sus manos y se dirigían en dirección a sus ciudades que han sido ocupadas desde la Nakba de 1948. Los heridos, que fueron abatidos por francotiradores israelíes hace solo una semana, insistieron en volver a participar, incluso si tenían que ser llevados sobre los hombros de sus parientes y amigos. Junto con los miles de otros hombres, mujeres y niños que estaban haciendo un llamado para el regreso legítimo a sus pueblos y aldeas al otro lado de la frontera que nunca habían visto, pero sabían de ellos en detalle pues fueron transmitidos de generación en generación.

La gente de Palestina llamó la atención de los medios ese día con un estilo deslumbrante. Una gran cortina de humo se levantó desde neumáticos en llamas bloqueando las líneas de visión de los soldados israelíes que bordeaban la frontera, en un uso poco ortodoxo de las emisiones de carbono. El mensaje que esto envió dejó en claro a todos que Gaza no se asfixiará sola, incluso si el aislamiento y el bloqueo internacional se mantienen y los derechos de los refugiados palestinos continúan siendo ignorados.

Yaser Murtaja murió de sus heridas y fue llevado a la tumba por la comunidad a la que servía. Sus fotografías, sin embargo, permanecen en manos del mundo como evidencia de las atrocidades de Israel y las continuas violaciones de los derechos humanos y las leyes y convenciones internacionales. El hombre puede haber caído, pero su legado fotográfico no.

Fuente: Yaser Murtaja’s camera has fallen, but his pictures remain

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Hossam Shaker, Middle East Eye / Traducción: Palestinalibre.org