2018 · 03 · 20 • Fuente: Agencia EFE

UE espera recaudar 462 millones de euros para planta desalinizadora en Gaza

La Unión Europea (UE) organiza hoy una conferencia en Bruselas en la que espera recaudar 462 millones de euros para financiar la construcción y la puesta en marcha de una planta desalinizadora de agua en la Franja de Gaza, el proyecto más caro realizado en ese territorio.

"Este proyecto es sobre más que el agua, ya que implicará mejorar la vida de los habitantes de Gaza y nos acercará más a la realización de la paz", aseguró el comisario europeo de Política de Vecindad, Johannes Hahn, durante la apertura de la conferencia de donantes.

En este sentido, Hahn destacó que Gaza es "una de las regiones con más densidad de población del mundo", ya que 1,8 millones de habitantes viven en 354 kilómetros cuadrados, y que, con las condiciones actuales, "será imposible vivir allí en 2020".

A la reunión de hoy asisten representantes de más de sesenta países y representantes tanto de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como del Banco Europeo de Inversiones (BEI) o del Banco Mundial (BM).

La UE tiene previsto aportar inicialmente 70 millones al proyecto, que dispondrá este año de 40 millones con los que afrontar la compra de terrenos y evaluar las diferentes opciones a la hora de garantizar su sostenibilidad energética.

"Israel ha expresado su apoyo al plan, algo fundamental para garantizar un suministro predecible de energía para la planta", señaló el comisario, quien también reivindicó la importancia de contar con el apoyo tanto financiero como técnico del BEI y el BM.

El primer ministro de la ANP, Rami Hamdala, no pudo asistir al evento, pero en su lugar intervino su consejera, Kherieh Rassas, quien aseguró que este proyecto envía "un mensaje de esperanza" a la población de Gaza, un territorio donde el 97 % del agua "no es apta para el consumo humano".

"En 2017 enviamos una lista a Israel indicando los materiales necesarios para la construcción de la planta", relató Rassas, quien explicó que el proyecto cuenta con dos componentes, la construcción de la propia planta y la creación de un canal de distribución que permita llegar el agua a los consumidores.

Según la representante del primer ministro palestino, el comienzo de las obras para construir la planta es "oportuno" y contribuirá a mejorar "la estabilidad política de la región".

"Es triste, trágico e inhumano que en pleno siglo XXI haya gente en Gaza que no tenga acceso a agua potable, pero la cooperación internacional puede ayudar a transformar las vidas de los palestinos, que merecen una vida digna", concluyó Rassas.

La UE también acogerá esta tarde una sesión extraordinaria del grupo internacional de donantes para Palestina (AHLC), un encuentro que, según el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), buscará "juntar a todas las partes para discutir medidas que aceleren los esfuerzos para apuntalar una solución de dos Estados negociada".

Fuente: Agencia EFE