2018 · 03 · 05 • Fuente: Blog Mentiras Sionistas

Israel: un estado de apartheid

La ministra de justicia israelí afirma que Israel debe mantener su mayoría judía por encima de los Derechos Humanos de los palestinos

Esta entrada es la traducción de un artículo del diario israelí Haaretz sobre un discurso de Ayelet Shaked, ministra de justicia de Israel, referente al proyecto de ley que su gobierno está preparando sobre la identidad judía de Israel. No merece un comentario previo muy amplio. Su simple lectura es una constatación de que Israel es un estado de apartheid, no solo en los Territorios Palestinos Ocupados, sino dentro del propio territorio israelí, y de que el sionismo, tal como lo entiende la mayoría de la población judía israelí es, hoy en día, una de las peores formas de racismo que existen.

Cambiando las palabras “judío” por “blanco”, o “palestino” por “negro”, es fácil ver que podrías estar leyendo un artículo escrito por un miembro del gobierno de la Sudáfrica del apartheid de la década de los 60, o por un dirigente del Ku Klux Klan de cualquier década.

Os dejamos con las palabras de la ministra:

Ministra de justicia: Israel debe mantener la mayoría judía a expensas de los Derechos Humano

sLa ministra Ayelet Shaked abordó la propuesta de ley del estado-nación, sosteniendo que Israel, como estado judío, debe administrar derechos civiles iguales pero no nacionales.

MinistrajusticiaIsrael

La ministra de Justicia, Ayelet Shaked, dijo el lunes que si no fuera por la valla erigida hace algunos años en la frontera con Egipto, “veríamos aquí una especie de conquista progresiva de África”. La cerca impidió que los solicitantes de asilo de Sudán y Eritrea entraran al país.

En un discurso ante el Congreso sobre Judaísmo y Democracia, Shaked también declaró: “Creo que la expresión “judaizar Galilea” (1) no es un término ofensivo. Solíamos hablar así antes. En los últimos años, hemos dejado de hacerlo. Creo que la discusión sin que ello siginifique violar los derechos plenos de los residentes palestinos de Israel “.

La ministra de Justicia hizo estas declaraciones en un amplio discurso sobre la controversia sobre el proyecto de ley del estado nación judío.

Además, añadió: “Hay lugar para mantener una mayoría judía incluso a costa de la violación de los derechos de los palestinos”. Agregó, sin embargo, que mantener una mayoría judía en Israel y actuar democráticamente” debe hacerse de forma paralela, y no debe priorizarse una cuestión sobre la otra”.

Con respecto al proyecto de ley del estado-nación, Shaked dijo: “Me molestó tanto la posición del estado como el razonamiento de los jueces. El estado no defendió la ley por razones demográficas nacionales, alegó solo razones de seguridad “. Shaked dijo en la conferencia que “el estado debería sostener la postura de que hay lugar para mantener la mayoría judía incluso si viola los derechos de los palestinos “.

Shaked afirmó creer que el judaísmo y la democracia son valores que pueden coexistir. “Desde un punto de vista constitucional [entiéndase judicial, ya que Israel no tiene Constitución], el concepto de democracia siempre juega con ventaja; [esta correlación] debe ser equilibrada y la Corte Suprema debe tener una herramienta que también le dé poder al judaísmo”.

El propósito del proyecto de ley del estado-nación, afirmó, era evitar decisiones judiciales que interpretan la Ley de Entrada a Israel, sentencias como el del caso Ka’adan (2) en 2000, que prohibió la discriminación contra una familia palestina que quería mudarse a una pequeña comunidad judía que trató de impedirles que se instalasen en ella.

“En nuestras leyes hay valores universales, derechos, ya consagrados de una manera muy seria. Pero los valores nacionales y judíos no están consagrados. En los últimos 20 años, [las decisiones judiciales] se han centrado más en sentencias sobre los valores universales y menos en el carácter judío del estado. Esta herramienta [la ley estatal nacional] es una herramienta que queremos darle a la Corte Suprema para el futuro “, dijo la ministra de Justicia.

En respuesta a una pregunta de la entrevistadora, la periodista de televisión Dana Weiss, sobre si el tribunal no podía considerar el carácter judío del estado sin una ley estatal, contestó: “Es posible, pero es como si dijeras que sin la Ley Básica de Dignidad y Libertad Humanas, al tribunal no le importará la dignidad y los derechos humanos. Es diferente cuando tienes una herramienta constitucional “.

Shaked: la Corte Suprema podría llevar la ‘igualdad’ muy lejos

Sobre la intención del gobierno israelí de mantener la palabra “igualdad” no sea mencionada en el proyecto de ley del estado-nación, Shaked dijo: “Israel es un estado judío. No es un estado de todas sus naciones [refiriéndose a los ciudadanos palestinos de Israel]. Es decir, debe haber derechos iguales para todos los ciudadanos pero no derechos nacionales iguales”. Shaked dijo que la palabra” igualdad “es muy genérica y que los tribunales pueden llevarla “muy lejos” y agregó:” Hay lugares donde el carácter del Estado de Israel como un estado judío debe mantenerse y esto, en ocasiones, debe suceder a expensas de la igualdad [entre ciudadanos judíos y palestinos]”.

Shaked dijo que el proyecto de ley del estado-nación no trata el tema de quién es judío. “Todos tienen su propio judaísmo. El proyecto de ley del estado-nación, cuando habla de un judío, se refiere a la nacionalidad “. Shaked se refirió a la sentencia Ka’adan y dijo que si ese caso surgiera nuevamente o se plantease “la discusión sobre si está bien o no” para que una comunidad judía, por definición, sea solo judía, quiero que la respuesta sea ‘sí, está bien’ “.

La cuestión de la legalidad de la Ley de Unificación Familiar, que impide la unificación de las familias donde una de los miembros del matrimonio es palestino [se refiere a los refugiados palestinos, expulsados de Israel] y el otro palestina con ciudadanía israelí, fue tratada en dos ocasiones por la Corte Suprema por un voto, con seis jueces apoyándola y cinco disidentes Los jueces dieron prioridad a las consideraciones de seguridad sobre la importancia del derecho a mantener una familia, en un caso que dividió a la Corte Suprema.

En los discursos de Shaked, a menudo cita las palabras del difunto juez Mishael Chesin, que era la opinión mayoritaria que aprobó la ley, en la que dijo que Israel necesitaba despertar del sueño de que era un estado utópico.

(1) Galilea es una región israelí con mayoría de población palestina nativa que no fue expulsada por los colonos sionistas en la limpieza étnica de 1948. Desde la creación del estado de Israel, sucesivos gobiernos israelíes han tratado de judaizar la zona mediante la limitación de derechos básicos a la población palestina. http://blogs.publico.es/balagan/2013/01/21/nazaret-ilit/

(2) Desde 2011, una sentencia de la Corte Suprema de Israel permite que los ayuntamientos de 400 pueblos y ciudades israelíes prohíban a ciudadanos israelíes de origen palestino comprar o alquilar una vivienda en ellos. El caso Ka’adan fue una decisión de 1999, anterior a la promulgación de la sentencia. http://www.terrasanta.net/tsx/articolo.jsp?wi_number=6872&wi_codseq=&language=es

Fuente original: Justice Minister: Israel Must Keep Jewish Majority Even at the Expense of Human Rights

Fuente: Blog Mentiras Sionistas