2018 · 02 · 01 • Fuente: Ali Abunimah, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Palestina: La vida y la muerte de un niño en Gaza

Esta semana, el grupo israelí de derechos humanos B'Tselem publicó un relato detallado de lo que le sucedió a la familia de Muhammad Abu Haddaf de 9 años, quien falleció esta semana por heridas sufridas durante la ofensiva israelí del año 2014 y de los años posteriores.

Muhammad Abu Haddaf

Cuando Muhammad Abu Haddaf, de 9 años, murió en el hospital en la madrugada del 6 de diciembre de 2017, su madre, Nisrin, no podía estar junto a su cama porque tenía nueve meses de embarazo.

El padre de Muhammad, su esposo Saleh, tenía mucho miedo de contarle la noticia. Pero cuando se enteró por unos familiares más tarde esa mañana, "no pude controlarme", recordó Nisrin. "Lloré y grité por mi hijo".

"Perdí a mi hijo Muhammad. Fue decidido por Dios", señaló Nisrin. "Entonces alabé a Dios y oré para que Dios tuviera misericordia de él y lo perdone".

Muhammad murió a causa de las heridas que sufrió durante la ofensiva israelí a la Franja de Gaza en el año 2014.

Esta semana, el grupo israelí de derechos humanos B'Tselem publicó un relato detallado de lo que le sucedió a la familia de Muhammad durante el ataque y en los años posteriores.

Dos misiles

Cuando comenzó la ofensiva de Israel, Saleh y Nisrin tomaron a sus cinco hijos y se trasladaron de su hogar en la aldea de al-Qarara a la casa de la hermana de Saleh en Khan Younis, en el sur de Gaza.

El 8 de agosto de 2014, cuando se suponía que debía haber un alto el fuego, los padres y los niños regresaron a al-Qarara para recoger algunas pertenencias de las ruinas de su hogar que había sido bombardeado por las fuerzas israelíes.

Mientras estuvieron allí, los israelíes dispararon dos misiles que "presuntamente estaban dirigidos contra tres adultos, miembros de la familia Abu Haddaf, que se encontraban cerca de su puerta y no participaban en los combates", afirma B'Tselem.

Estos misiles mataron a tres personas, incluidos dos niños. Según Defence for Children International-Palestine, los dos niños eran Mahmoud Muhammad Saleh Abu Haddaf, de 8 años, y Mahmoud Khalid Musa Abu Haddaf, de 15 años, y un adulto de la familia, identificado como Suleiman Samir Abu Haddaf.

Saleh y Nisrin y cuatro de sus hijos resultaron heridos y trasladados al hospital en Khan Younis.

Muhammad, de 6 años en ese momento, fue herido en el abdomen y la columna vertebral. Los médicos del Hospital Europeo de Rafah, cerca de la frontera de Gaza con Egipto, tuvieron que resucitarlo y sufrió una falta de oxígeno en su cerebro. Durante su estadía de 15 días en el hospital, también descubrieron que tenía las piernas paralizadas.

Muhammad fue llevado a Turquía para recibir tratamiento, donde también se le unió su hermano de 5 años, Ayash, que también estaba parcialmente paralítico.

Durante sus meses en Turquía, los niños fueron separados de sus padres. "No puedo describir lo terrible que me sentí. Fui herida y así también mis hijos", comentó Nisrin. "Además de eso, Muhammad estaba muy lejos y no sabía exactamente cómo estaba".

"Mis hijos me necesitaban, pero estaba exhausta física y emocionalmente", explicó Nisrin.

Viviendo en una "casa destruida"

Meses más tarde, la familia regresó a su hogar en al-Qarara, que Saleh logró reconstruir parcialmente, y Muhammad fue hospitalizado nuevamente en Gaza en diciembre de 2014. Al año siguiente se sometió a una cirugía de estómago y garganta en el hospital Hadassah en Jerusalén.

Pero su condición continuó deteriorándose; después de regresar a casa, perdió la vista y la capacidad de hablar. Necesitaba una atención intensa que costaba cientos de dólares a la semana y que la familia no podía pagar.

"Trabajé de vez en cuando y gasté todo lo que gané en Muhammad", explicó Saleh. "Mi padre, mi hermana y mis hermanos me dieron dinero, pero todos son empleados y no tienen mucho que dar".

Y a pesar de todo, el frío del invierno y el calor del verano, "vivíamos en una casa destrozada, sin paredes, ventanas o puertas reales", agregó Saleh.

En octubre del año pasado, la familia se mudó a una nueva casa construida con la ayuda de familiares y de la UNRWA, la agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina.

Muhammad fue readmitido en el Hospital Europeo en noviembre de 2017, pero después de dos cirugías infructuosas por hinchazón abdominal murió allí al mes siguiente.

"La condición de Muhammad se mantuvo grave todo el tiempo, hasta que lo perdimos el miércoles a las dos de la mañana", dijo Nisrin después de su muerte.

Atacando a civiles

"Bombardear zonas densamente pobladas fue uno de los aspectos más horripilantes de la conducta israelí en lo que Israel llamó Operación Margen Protector", afirma B'Tselem. "Esta política llevó a la muerte a al menos 1.055 palestinos, de los cuales 405 eran niños y 229 mujeres".

B'Tselem rechaza como "totalmente infundada" la afirmación de Israel de que los bombardeos de zonas civiles de esta manera era lícito.

La ofensiva de Israel destruyó o dañó gravemente 18.000 casas, dejando a más de 100.000 palestinos sin hogar. Según cifras de la ONU citadas por B'Tselem, casi 30.000 personas quedaron sin hogar tres años después del ataque.

Y de las más de 11.000 personas heridas, la mayoría "tuvo que arreglárselas con los deficientes servicios médicos disponibles en Gaza y pagar muchos de los tratamientos por sí mismos, sin indemnización de Israel por los daños causados".

En el caso de Muhammad, B'Tselem recalca que, "su familia y médicos lucharon por su vida, ya que fue trasladado de un hospital a otro, en Gaza, Turquía e Israel, paralizado, ciego e incapaz de hablar".

La vida y la muerte de Mahoma es solo una historia del terrible y duradero impacto de esta sistemática y masiva violencia de Israel, para la cual todavía no se ha hecho responsable ni se ha hecho justicia.

Fuente: A child’s life and death in Gaza

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Ali Abunimah, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org