2018 · 01 · 18 • Fuente: Yehuda Shaul, El Diario.es

Las lecciones del caso de Ahed Tamimi

Lo que vemos en esta filmación son dos adolescentes en el patio delantero, tratando de ahuyentar a dos soldados armados y ocupantes. Están usando sus manos, sus voces y sus teléfonos celulares. ¿Hay alguna amenaza aquí, para la existencia del Estado de Israel y su independencia? No.

La Corte militar extiende la detención de la adolescente palestina Ahed Tamimi EFE

"El objetivo de las Fuerzas de Defensa Israelí (IDF) es proteger la existencia del Estado de Israel y su independencia, y frustrar todos los esfuerzos del enemigo para interrumpir la forma de vida normal en Israel". Esta definición, así expresada, se encuentra en el párrafo de apertura del código de ética de la IDF, explicando los principios de "El espíritu de la IDF". Este espíritu fue adoptado por mis amigos y por mí, mucho antes de ser reclutado. Durante mi niñez fui criado y educado con el conocimiento de que un día llegaría mi turno de vestir un uniforme. Creí que era un privilegio servir a la sociedad que me nutría y participar en la protección de mi hogares privado y colectivo. Recuerdo las conversaciones con mis amigos al recibir nuestras órdenes preliminares y nuestra ansiosa anticipación al momento en que nuestra generación continuaría asumiendo la responsabilidad de la defensa de Israel.

Y ahora, años después, veo imágenes de Ahed Tamimi y estoy lleno de tristeza. Por ella, por los soldados que la confrontan y por nosotros así como por las mentiras que nos hicieron creer y la inmensa brecha entre este engaño y la realidad sobre el terreno. Lo que vemos en esta filmación son dos adolescentes en el patio delantero, tratando de ahuyentar a dos soldados armados y ocupantes. Están usando sus manos, sus voces y sus teléfonos celulares. ¿Hay alguna amenaza aquí, para la existencia del Estado de Israel y su independencia? No.

La seguridad e independencia de Israel no está determinada en las calles de Nabi Saleh. La misión de los soldados, en ese día, y en todos los demás días, fue hacer cumplir la ocupación militar y profundizar el control militar sobre las vidas de los palestinos. Esta misión, que incluyó ingresar en la casa de Tamimi, es, de hecho, una misión continua e interminable. Para hacer cumplir el gobierno militar, se requieren rutinas y acciones diarias sin fin. La IDF tiene normas y códigos de conducta para "hacer sentir la presencia" o "crear un sentido de persecución". Un soldado que sirvió en Nablus hace unos años, declaró a “Breaking the Silence” que: "Toda la rutina se caracterizó por la intimidatoria presencia israelí. Muchas veces pasamos las tardes en el cruce de Beitot [cerca de Nablus], o en el área, solo para sentarnos allí, con el objetivo de crear una sensación de persecución. Ese era el objetivo en las órdenes de la misión: crear un sentido de persecución entre la población palestina”.

Y esto fue, y es, el crimen de Ahed Tamimi: ella se negó a sentirse perseguida y se niega a someterse, aún cuando nuestro ejército invade su hogar una y otra vez; incluso una hora después de que a su primo le dispararon en la cabeza cerca Tamimi se puso de pie desafiando a los soldados: no importa cuánta violencia utilicen o cuántos años permanezcan, nunca alcanzarán la sumisión total. Si el sueño de la IDF es la sumisión completa -lo que identifican como "estabilidad" o "silencio" - pueden seguir intentándolo durante otros cincuenta años, no sucederá.

La contención demostrada por el capitán y el primer sargento es admirable. Honestamente, no sé si me hubiera comportado de la misma manera en tal posición de frustración e ira. Tal vez el oficial y el soldado verificaron sus respuestas instintivas porque sabían y sentían que las chicas no representaban una amenaza seria. Tal vez entendieron que la verdadera amenaza en la situación era simplemente la cámara. Lamentablemente, la IDF no demostró la misma moderación que las tropas en tierra días después de que el video se volviera viral. La opinión pública y varias presiones llevaron al arresto de Ahed Tamimi exigiendo la prisión preventiva hasta el final del procedimiento. Insistir en encarcelar a Tamimi y acusarla absurdamente de doce cargos (encabezados con "amenazar a un soldado" y "asalto agravado"), solo prueba el punto de Tamimi: no se puede ocupar y reprimir sin dejar de ser sabio o justo.

Este incidente demuestra, una vez más, que el problema no es el comportamiento del soldado individual sobre el terreno. De hecho, como una imagen refleja de los incidentes bajo la teoría de la "manzana podrida" tan a menudo expuestos cuando la culpa se coloca únicamente en los rangos inferiores, este caso indica claramente que el concepto de control y subyugación es la raíz de este mal. Después de décadas de servir y enviar a otros a servir en los callejones y calles de ciudades y pueblos palestinos, debemos entender que la ocupación ha demostrado ser inmoral e insostenible, una y otra vez. La imagen de Ahed Tamimi confrontando a los soldados es un recordatorio de que la nueva generación de palestinos no se someterá. Podemos y debemos cerrar este capítulo y comenzar uno nuevo, permitiendo a los jóvenes, de ambas partes, vivir en libertad, dignidad y respeto.

Acerca del autor: Yehuda Shaul - Ex comandante del Ejército de Israel, miembro fundador de Breaking the Silence

Fuente: Yehuda Shaul, El Diario.es