2017 · 12 · 07 • Fuente: El Huffington Post

Sólo Israel festeja el reconocimiento de Jerusalén como su capital por parte de Trump

"Desafortunadamente, el presidente Trump acaba de destruir cualquier posibilidad de dos estados", denuncian los palestinos, que entienden su decisión como una "violación" de las resoluciones internacionales.

JIM LO SCALZO / EFE

El anuncio del presidente de EEUU, Donald Trump, de que va a reconocer Jerusalén como la capital legítima de Israel y que, por ello, va a trasladar su embajada desde Tel Aviv, se ha encontrado con una apabullante oposición internacional. Sólo Israel aplaude su decisión.

Así, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha valorado como "justo y valiente" el paso dado por el republicano, por lo que está "profundamente agradecido". "La decisión del presidente es un paso importante para la paz porque no hay paz que no incluya Jerusalén como capital del Estado de Israel", declaró en un comunicado difundido minutos después del discurso de Trump.

Tras calificar el día como histórico, Netanyahu dijo que la medida "refleja el compromiso del presidente con una verdad antigua e imperecedera, con el cumplimiento de sus promesas y el avance de la paz". "Comparto el compromiso del presidente Trump de avanzar hacia la paz entre Israel y todos nuestros vecinos, incluidos los palestinos. Y seguiremos trabajando con él y su equipo para hacer realidad ese sueño de paz", remarcó.

El jefe del Gobierno israelí se comprometió a no cambiar el statu quo de los lugares sagrados de la capital triplemente santa, como había pedido previamente Trump en su discurso, y a "garantizar la libertad de culto para judíos, cristianos y musulmanes por igual".

"Felicito al presidente Donald Trump por su anuncio (...). No hay un regalo más hermoso ni adecuado, cuando nos acercamos a los 70 años de la independencia del Estado de Israel", señaló además el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, en un comunicado oficial.

"Después del jubileo -50 años después de lo que su gobierno llama la reunificación de la ciudad- ha llegado el momento de llevar tranquilidad a Jerusalén y ver como florece la esperanza en la capital de Israel, el lugar donde los peregrinos vienen desde todo el mundo. Durante miles de años, el pueblo judío ha mirado a Jerusalén y rezado y soñado con la ciudad", agregó. El presidente calificó la decisión de la Casa Blanca de "un logro en el reconocimiento del derecho del pueblo judío a nuestra tierra y un hito en nuestro camino para la paz: paz para todos los residentes de Jerusalén y para toda la región".

Jerusalén, manifestó, "tiene muchas caras: es una ciudad santa y una ciudad moderna, que permite la libertad de religión para todas las fes. Una ciudad con historia y de innovación, un microcosmos de nuestra habilidad para vivir juntos". La ciudad "no es, y jamás será, un obstáculo para la paz, para los que quieren la paz", finalizó.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en una conferencia diplomática del 'Jerusalem Post', este miércoles. Ronen Zvulun / REUTERS. 

El presidente palestino Mahmoud Abbas, el pasado 22 de octubre en Ammán, tras entrevistarse con el rey Abdallah. Muhammad Hamed / REUTERS. 

Una "Violación" de graves consecuencias

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abbas, denuncia que Trump "viola" "todas las resoluciones y acuerdos internacionales" con su decisión de reconocer Jerusalén como capital de Israel. El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, por su parte, cree que el republicano "destruye cualquier oportunidad para la solución de los dos estados". "Desafortunadamente el presidente Trump acaba de destruir cualquier posibilidad de dos estados" declaró ante un grupo de periodistas en su casa de Jericó, claramente apesadumbrado y con la voz entrecortada.

"Ha tomado una acción para reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Esto es una contradicción total de los acuerdos firmados entre palestinos e israelíes. El artículo 7 del Acuerdo Interino especifica que ningún estado debe tomar acciones que prejuzguen o predeterminen los asuntos relativos al estatus final, incluido Jerusalén", añadió. La decisión anunciada hoy, afirmó, "prejuzga, dicta y cierra puertas para las negociaciones". "El presidente Trump hoy ha descalificado a los Estados Unidos de América para jugar cualquier papel en cualquier proceso de paz", sentenció Erekat.

El movimiento islamista palestino Hamás también aseguró hoy que el reconocimiento por Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel "no cambia el estatus religioso, legal y administrativo" de la ciudad. Su jefe político de Hamás, Ismail Haniye, sostiene que los palestinos "saben cómo responder adecuadamente a la desconsideración sobre sus sentimientos y santidades", sin dar más datos sobre posibles reacciones.

Otro líder del movimiento, Ezat Resheg, fue más lejos en sus declaraciones, consideró la decisión de Trump como una "agresión" contra el pueblo árabe, islámico y "el mundo libre", y dijo que "ni la Administración (norte)americana ni la ocupación (israelí) ni otros poderes son capaces de imponer un hecho consumado sobre la ciudad ocupada de Jerusalén". "Jerusalén permanecerá como capital eterna de Palestina, de árabes y de musulmanes", agregó en un comunicado. Y advirtió de que estos "serán días de ira de las masas de nuestro pueblo en Palestina" y en todo el mundo para rechazar y "condenar el crimen del reconocimiento por Washington como capital de la ocupación", al tiempo que defendía el "derecho" palestino a proteger los lugares santos.

La ONU insiste: Sólo la negociación decide el futuro

La ONU insistió en que el estatus final de Jerusalén debe ser resuelto en negociaciones directas entre Israel y los palestinos y recalcó la necesidad de avanzar hacia la solución de dos estados. "Quiero ser claro: no hay alternativa a la solución de dos estados. No hay un plan B", afirmó el secretario general de la ONU, António Guterres, ante las palabras de Trump.

Guterres, en una breve declaración a los periodistas en un pasillo situado a la salida del Consejo de Seguridad, recordó que desde que se convirtió en titular de la ONU se ha mostrado en contra de "medidas unilaterales". Cualquier decisión que no sea aceptada por todas las partes "podría poner en peligro la posibilidad de la paz entre israelíes y palestinos", agregó Guterres, que no aceptó preguntas después de leer su declaración.

"El estatus final de Jerusalén es algo que debe ser resuelto mediante negociaciones directas entre las dos partes" a partir de las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU, insistió Guterres. Esas negociaciones, añadió, deben "tomar en cuenta las legítimas preocupaciones tanto del lado palestino como del israelí".

"Entiendo el profundo apego que Jerusalén tiene en los corazones de tanta gente. Ha sido así durante siglos y siempre lo será", añadió el titular de Naciones Unidas. Guterres añadió que sólo se lograrán las "aspiraciones legítimas" de israelíes y palestinos cuando las dos partes convivan "en paz, con seguridad y reconocimiento mutuo, con Jerusalén como capital de Israel y Palestina". Allí se debe llegar, añadió, cuando todos los temas ligados al estatus final de la ciudad tengan una solución final permanente que se alcance mediante negociaciones.

"Como secretario general de la ONU -agregó Gutierres- haré todo lo que esté a mi alcance para apoyar a los líderes israelíes y palestinos a que regresen a unas negociaciones significativas y hagan realidad esta visión de una paz duradera para ambas partes".

Fachada de la embajada de EEUU en Israel, en Tel Aviv. Amir Cohen / REUTERS. 

En la región

El Gobierno de Jordania ha mostrado su rechazo a la decisión del presidente estadounidense por ser una "violación a la legitimidad internacional". En un comunicado, Ammán también consideró que el paso de Trump supone "una vulneración del documento de la ONU que establece que el estatus de Jerusalén debe decidirse mediante negociaciones".

Egipto - el otro país árabe que junto a Jordania ha firmado un tratado de paz con Israel y mantiene relaciones diplomáticas con ese país-, ha mostrado su "rechazo" y su "gran preocupación por las posibles consecuencias" en la estabilidad de Oriente Medio. "Egipto confirma que la toma de este tipo de decisiones unilaterales supone una transgresión de las resoluciones internacionales legítimas y no cambiará el estado legal de la ciudad de Jerusalén, que se considera que está bajo la ocupación", dice el comunicado. Agregó que no se podrá llevar a cabo "ningún trabajo para cambiar el statu quo de la ciudad. El ministerio recordó que la ONU, en la resolución 478 de 1980, rechaza "la decisión israelí de incluir Jerusalén y considerarlo como la capital eterna de Israel".

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, empleó Twitter para condenar el anuncio de EEUU. "Hemos recibido con gran preocupación el anuncio irresponsable del Gobierno estadounidense de que reconoce Jerusalén como capital de Israel y que trasladará su embajada en Israel a Jerusalén, y lo condenamos", escribió en su cuenta.

"Esta decisión es una clara violación del derecho internacional y de las decisiones de Naciones Unidas al respecto", concluye el mensaje, difundido en turco y en inglés. El Parlamento turco emitió una declaración conjunta, firmada por los cuatro partidos presentes en el hemiciclo, que condena igualmente el previsto traslado de la embajada estadounidense en Israel.

Las grandes potencias

De entre los líderes de las grandes potencias, ha sido el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el primero en reaccionar, calificando de "desafortunada" la decisión de su homólogo. "Francia no la aprueba y contradice el derecho internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU", dijo Macron en una rueda de prensa en Argelia, donde está de visita oficial, de la que informó el Elíseo.

Según el jefe de Estado francés, su prioridad a corto plazo es que se mantenga "la calma" en el Oriente Medio y aseveró que defenderá "las iniciativas equilibradas" en el conflicto entre Israel y Palestina que lleven a la creación de dos Estados. "El estatuto de Jerusalén es una cuestión internacional que afecta a toda la comunidad internacional. Por ello, el estatuto de Jerusalén deberá ser decidido por los israelíes y palestinos en el marco de las negociaciones bajo el paraguas de la ONU", dijo Macron.

La Unión Europea ha expresado hoy su "grave preocupación" por la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel, en especial por la repercusión que puede tener en el proceso de paz en Oriente Medio.

"La UE expresa grave preocupación por el anuncio de hoy del presidente de EEUU sobre Jerusalén y las repercusiones que esto puede tener en las perspectivas de paz", indicó la alta representante comunitaria para la Política Exterior, Federica Mogherini, en un comunicado. Recordó que la posición europea, que busca una solución de dos Estados, "permanece sin cambios".

Fuente: El Huffington Post