2017 · 12 · 05 • Fuente: Agencia EFE

Nerviosismo entre los palestinos ante la posible propuesta de paz de Trump

El nerviosismo cunde estos días entre los palestinos -y en parte del mundo árabe y musulmán- por las informaciones sobre un plan de paz de Washington con inaceptables concesiones para ellos, que se suma a la supuesta intención del presidente Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital israelí.

Los palestinos temen que el liderazgo en Arabia Saudí del príncipe Mohamed bin Salman, su interés en buscar aliados en la lucha contra Irán y su acercamiento a la Casa Blanca puedan hacer que Riad apoye la propuesta estadounidense, alejándose de los intereses palestinos.

El boceto para la paz de EEUU, adelantado por el New York Times, deja a Palestina sin Jerusalén Este como capital -que podría establecerse en Abu Dis, un suburbio de la ciudad- lo que ha incrementado la tensión.

El supuesto plan impulsado por el asesor presidencial Jared Kushner dejaría en manos de Israel la mayoría de asentamientos judíos, no daría contigüidad territorial completa al Estado palestino, limitaría su soberanía y no aceptaría el retorno de los refugiados a Israel.

De contar con el visto bueno saudí, supondría el abandono de las posiciones tradicionales de uno de los más relevantes actores árabes.

El presidente palestino, Mahmud Abás, viajó a Riad a principios de este mes y, según diversos medios, habría rechazado la propuesta estadounidense que le transmitió el liderazgo saudí.

El diario egipcio Al Masry Al Yom, también publicó detalles del plan, que supuestamente incluiría la cesión por Egipto de 720 kilómetros cuadrados en el desierto del Sinaí (a cambio de terreno en el Neguev israelí) para el estado palestino, lo que triplicaría la superficie de Gaza compensando así el terreno perdido con las colonias.

Además, habría grandes incentivos económicos al nuevo estado por parte de Arabia Saudí, autorización para un puerto, aeropuerto y zona de pesca en Gaza y la posibilidad de que Egipto se comunicase con Jordania por un túnel.

A los temores sobre el plan se suma la esperada intervención de Trump esta semana en la que valora reconocer Jerusalén como capital israelí o trasladar allí la embajada estadounidense de Tel Aviv, aceptando así la soberanía israelí sobre toda la ciudad, incluida la parte palestina.

En esa zona ocupada se encuentra el Santo Sepulcro (lugar más sagrado para el Cristianismo) y se levanta la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar en la jerarquía del Islam y primero sagrado para el Judaísmo.

"Cada vez hay más rumores de que EEUU no propone una capital palestina en Jerusalén. La percepción palestina es que Washington quiere imponer una solución de dos estados muy sesgada, y esto está aumentando la posibilidad de que haya movilizaciones masivas y actos de violencia", señaló a Efe el analista israelí Ofer Zalzberg.

Este experto del International Crisis Group advierte que hay un contexto muy volátil y que la indignación recorre las redes sociales palestinas.

El analista de Defensa del diario Yediot Aharonot Alex Fishman advertía hoy de que las fuerzas de seguridad israelíes "se están preparando para la posibilidad de un surgimiento de violencia palestina" y que prevén una posible "oleada de disturbios y ataques terroristas".

Contactado por Efe, un portavoz policial declinó dar detalles.

EEUU ha puesto en alerta a sus embajadas en la región ante la posibilidad de manifestaciones violentas, según medios israelíes.

Zalzberg cree que es posible que haya un plan que contemple una paz en la que la cuestión de Jerusalén se deje para más adelante, algo que los palestinos habrían interpretado como un estado sin Jerusalén Este como capital, lo que "se ha convertido un rumor muy persistente en Ramala", sede de las instituciones palestinas.

En su opinión, existen desacuerdos sobre la cuestión palestina entre la elite saudí.

Por un lado está el ministro de Exteriores Adel al Jubei, que dice que su país está con la iniciativa de paz árabe: un estado palestino en la frontera de 1967 con Jerusalén Este como capital.

Riad expresó hoy "preocupación" por la intención estadounidense y alertó que supondría "un gran incumplimiento del principio de no influencia en las negociaciones de una resolución final".

Pero por otro lado está Bin Salman, "que es joven, no está centrado en el conflicto palestino-israelí, sino en Irán, y podría querer hacer urgentemente algo que le permita contar luego con la ayuda israelí contra Irán. Así que está dispuesto a escuchar otras opciones y tomar riesgos" que otros líderes árabes nunca antes han querido correr, valora Zalzberg.

Turquía amenazó hoy con romper relaciones diplomáticas con Israel si Washington reconoce la capitalidad de Jerusalén.

Los palestinos tratan de aunar el apoyo árabe y el portavoz presidencial, Nabil Abu Rudeina, informó hoy de que pedirán una cumbre de emergencia de la Liga Árabe para tratar la situación si esto ocurriera.

Fuente: Agencia EFE