2017 · 11 · 17 • Fuente: Rima Nasir, Al Jazeera. / Traducción: Palestinalibre.org

Nick Cave, es incorrecto actuar en Israel

Nick Cave es un músico que es conocido por su política progresista y que ha expresado su apoyo a los derechos de los palestinos, pero tiene programado actuar en Israel el 19 y 20 de noviembre en el Menorah Arena en Tel Aviv.

Nick Cave tiene programado actuar en Israel el 19 y 20 de noviembre en el Menorah Arena en Tel Aviv [Reuters / Thomas Peter]

Como músico palestino que vive bajo el gobierno militar israelí, la noticia que Nick Cave planea presentarse en Israel el 19 y 20 de noviembre me ha afectado mucho.

Nick Cave es un músico que es conocido por su política progresista y que ha expresado su apoyo a los derechos de los palestinos. Él ha recaudado dinero para los niños refugiados palestinos, ha pedido que se imponga un embargo militar a Israel y ha escrito en apoyo de los activistas que cerraron una fábrica de armas israelí en el Reino Unido.

Esto hace que sea aún más difícil aceptar que tiene previsto violar el llamado de boicot de  la sociedad civil palestina y no responder a  figuras de renombre  de todo el mundo, incluidos Roger Waters, Mike Leigh, Thurston Moore y Angela Davis, que le han instado a que se abstenga de actuar en Tel Aviv.

Independientemente de su política y sus mejores intenciones, su actuación allí ayudaría a Israel a presentarse a sí misma como una sociedad abierta y dinámica y a encubrir sus décadas de opresión que los palestinos hemos estado sufriendo. Su actuación también le permitirá a Israel pensar que el mundo continuará con sus negocios como de costumbre mientras que subyuga a millones de nosotros y nos niega nuestros derechos humanos básicos.

No es un secreto que Israel usa sistemáticamente las actuaciones de artistas para normalizar su sistema racista y discriminatorio que me oprime a mí, a mis seres queridos y a todos los palestinos. Mientras que los músicos pueden afirmar que "el arte trasciende la política" y que sus actuaciones ayudarán a la gente a "sanar" y unirse, basta mirar hacia atrás en la reciente actuación de Radiohead en Tel Aviv para ver cómo fue celebrada alegremente por la extrema derecha de Israel, como un golpe de propaganda del gobierno.

El concierto de Nick Cave en Tel Aviv tiene lugar a unos kilómetros de donde el ejército israelí gobierna sobre mí y sobre otros 2,5 millones de palestinos que viven bajo ocupación militar desde hace medio siglo. Tendrá lugar a unas millas de Gaza, un lugar  donde más de dos millones de palestinos atrapados sobre de un devastador asedio israelí durante más de más de 10 años y en la tierra desde la cual la mayoría de los palestinos fueron  expulsados  y convertidos en refugiados durante el establecimiento de Israel, y a quienes se les niega su derecho para regresar a sus hogares simplemente porque no son judíos.

Ya sea que los artistas internacionales elijan respetar el llamado palestino o lo crucen y actúen en Tel Aviv, están tomando una decisión política. De manera similar, artistas de todo el mundo de hace una generación tuvieron la opción de escuchar el llamado sudafricano de boicotear el apartheid en Sudáfrica y rechazar la complicidad en ese sistema brutal de segregación y discriminación institucionalizada.

Inspirada en Sudáfrica, donde los boicots culturales y políticos internacionales finalmente ayudaron a derrocar el apartheid, la sociedad civil palestina en 2005 puso en marcha el movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) por los derechos humanos y políticos de los palestinos, después de haber agotado todos los otros medios pacíficos para poner fin a la ocupación militar israelí y la continua  desposesión de nuestro pueblo.

BDS se inició para poner fin al desalojo forzoso en curso  de los palestinos de sus hogares para dar cabida, siempre en expansión, a asentamientos ilegales judíos en tierras palestinas robadas. Derribar un  muro ilegal ahora cuatro veces más largo que el Muro de Berlín, y en algunos lugares el doble. Terminar con las docenas de leyes racistas  que convierten a los ciudadanos palestinos de Israel en ciudadanos de segunda clase en el mejor de los casos. Para poner fin a la impunidad excepcional que Israel sigue disfrutando a pesar de violar decenas de resoluciones de la ONU y convenciones que piden la restauración de los derechos y tierras a los palestinos.

Hoy en día, actuar en Tel Aviv es el equivalente a actuar en Sun City durante el apogeo del apartheid sudafricano allí.

Mi sincera esperanza es que los compromisos que Nick Cave y yo compartimos, como músicos y como seres humanos que se preocupan mucho por la dignidad humana, lo convenzan de abstenerse de cruzar el llamado palestino y no actuar en Tel Aviv. Los palestinos apreciamos profundamente el compromiso que ha demostrado con la justicia en Palestina y más allá, ya que solo la justicia puede traer paz duradera y armonía a nuestro mundo roto y asediado.

Si Nick Cave respeta nuestro pacífico llamado de BDS, estará en la excelente compañía de otros célebres músicos como Elvis Costello, Lauryn Hill, el difunto Gil Scott-Heron, Tunde Adebimpe de la banda "TV on the Radio", Massive Attack, y destacadas figuras sudafricanas contra el apartheid como Desmond Tutu, Ronnie Kasrils y Breyten Breytenbach.

Estoy seguro de que los palestinos, junto con nuestros crecientes aliados en todo el mundo, haremos que el arco de la historia se incline hacia la justicia. Espero que Nick Cave continúe dándoselo, en lugar de permitir que su arte sea utilizado al servicio del apartheid.

Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Al Jazeera.

Sobre el autor: Rima Nasir es cofundadora del Conservatorio Nacional de Música Edward Said.

Fuente: Nick Cave is wrong to perform in Israel

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Rima Nasir, Al Jazeera. / Traducción: Palestinalibre.org