2017 · 11 · 16 • Fuente: Agencia EFE

Museo Palestino recibe reconocimiento a su sostenibilidad medioambiental

El Museo Palestino fue reconocido hoy por su sostenibilidad medioambiental, como el primer museo de Oriente Medio y el primer edificio de Palestina en recibir el certificado LEED (Líder en Eficiencia Energética y Diseño sostenible).

El galardón, concedido por U.S. Green Building Council y anunciado hoy en Birzeit, pone en valor el carácter ecológico, las técnicas medioambientales utilizadas y el fomento de beneficios económicos y sociales durante el desarrollo del proyecto del museo, desde la selección de la ubicación hasta el diseño, edificación y operación, recoge una nota de prensa.

"Hoy estamos encantados de ser un ejemplo en la creación de esta armonía entre la naturaleza y la cultura, no solo a nivel palestino, sino también a nivel mundial", declaró la presidenta de la junta del museo, Zina Jardaneh.

"Desde que la idea del museo fue concebida, hemos estado interesados en el liderazgo no solo en generar conocimiento y promover la cultura, sino también en contribuir a la sostenibilidad ambiental y la reserva natural", añadió.

Según el consejo estadounidense, que otorgó 61 puntos al museo, el edificio alcanza una eficiencia del 49 % en el suministro y uso de agua de lluvia, tratamiento de aguas residuales y reutilización en jardinería, y el uso de técnicas de riego por goteo.

Los diseños especiales y las técnicas de alto aislamiento han permitido ahorrar un 16 % de energía y el edificio se adhiere a los principios de conservación al eliminar la calefacción de gas y el aire acondicionado.

Durante la construcción se permitió la reutilización y el reciclaje del 96 % de los residuos generados y, en ella, se utilizó un 32 % de materiales reciclados, además de un 41 % que se podían encontrar en la región, reduciendo el transporte de mercancías.

El Museo Palestino es una institución independiente, inaugurada en 2015 por el presidente Mahmud Abás en la localidad cisjordana de Birzeit, próxima a Ramala, con cierta polémica, ya que lo hizo con las salas vacías.

La imponente instalación de piedra y cristal se erige sobre una colina entre el paisaje palestino y la Universidad de Birzeit, un ambicioso proyecto privado de cerca de 28 millones de dólares, en un 95 % donados por palestinos.

Fuente: Agencia EFE