2017 · 11 · 15 • Fuente: The Palestine Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Entrevista a Mohammad Abu Sakha: 'De vuelta al circo después de la detención administrativa israelí'

Abu Sakha está decidido a enseñar de nuevo. Siente que es parte de su responsabilidad como artista de circo: "tenemos que proteger a los niños, dar esperanza y vida cuando se ven expuestos a tanta violencia, tenemos que mantenerlos en el circo, para que se expresen a través del circo".

"Cuando regresé, al principio me sentí un poco perdido", comienza, Mohammad Abu Saja. Este joven artista circense pasó 20 meses en una prisión israelí. Antes de ser encarcelado, Mohammad, de 26 años, había estado enseñando técnicas de circo en la Escuela de Circo Palestina en Bir Zeit desde el año2008.

"Lo que más me confundió cuando regresé, es que me di cuenta de cuánto tiempo había permanecido en prisión", explica. "Yo sólo me di cuenta de cuánto tiempo había pasado cuando regresé de la cárcel a la escuela de circo: He visto todas las imágenes, todas las nuevas actividades, todas las mejoras… Por supuesto estaba feliz, pero me sentí demasiado extraño, era como si hubiera estado en prisión durante 10 años."

Mohammad Abu Sakha, estuvo detenido desde diciembre de 2015, tras ser acusado de ser miembro del FPLP, un partido político palestino secular considerado una organización terrorista por Israel, la UE y los EE. UU., Fue liberado a fines de agosto. Durante los 20 meses que estuvo detenido, los cargos en su contra nunca se hicieron oficiales y públicos.

Según las organizaciones palestinas de derechos humanos, actualmente hay 450 presos palestinos en la misma situación. Están detenidos bajo el sistema israelí de "detención administrativa", un protocolo en virtud del cual Israel detiene a los sospechosos sin juicio por períodos de varios meses, prorrogables indefinidamente. Innumerables organizaciones de derechos humanos han condenado esta práctica.

"En ese marco, vivía de la esperanza", explica Abu Sakha, "cada vez que obtenía una orden judicial, empezaba a dar mi ropa a otros presos, porque estaba tan convencido de que iba a salir". Otros presos solían responderle "no es tan fácil salir de la cárcel", recuerda. "Pero siempre creía en eso, porque sé que no hice nada".

Shadi Zmorrod, un actor palestino que fundó la Escuela de Circo Palestina, señaló que lo más difícil para él era no saber cuándo sería liberado Mohammad. Su nombre siempre estaría en los programas, su fotografía en la escuela, y el personal siempre hablaría de él. "Sentimos que nos preparaba mentalmente para su regreso", explica Shadi.

Cuando Amnistía Internacional pidió la liberación de Abu Sakha y se organizaron protestas en todo el mundo, cada vez que los diplomáticos realizaban declaraciones pidiendo el fin de su detención administrativa, el personal de la escuela de circo esperaba que la orden (cada una durara seis meses) no se renovaría. . Terminó siendo renovada tres veces.

"Cada vez, era como una bofetada, y me sentía devastado", recuerda Shadi Zmorrod. "Vivir bajo la ocupación te da la sensación de que nunca sabes realmente lo que sucederá. Es realmente difícil seguir trabajando normalmente en ese contexto".

Mohammad Abu Sakha después de su regreso a la Escuela de Circo Palestino

Los valores del circo ayudaron a Mohammad Abu Sakha a vivir esos largos meses de incertidumbre. Su madre indicó que siempre estaba dispuesto a obtener material para entrenar dentro de la prisión. "Siempre bromeaba sobre que la prisión era como un campamento de verano, donde tienes que crear actividades, buscar ideas para entrenar", comenta Abu Sakha. "Hice la invertida, donde nos permitían caminar, y luego me informaron que iba a ser castigado, pero solo me di cuenta cuando me esposaron y también me ataron los pies, porque el personal de la prisión me estaba trasladando de una prisión a otro."

Hoy está de vuelta a Bir Zeit. Físicamente debilitado por la vida tras las rejas, especialmente la huelga de hambre de los prisioneros la primavera pasada, pero continúa entrenando y capacitando a los niños en la escuela.

"Sabíamos que iba a cambiar mucho", señala Shadi Zmorrod. "Casi dos años entre cuatro paredes, te cambia, sin dudas. Es difícil para nosotros saber por dónde empezar y cómo compartir. Hay muchas preguntas que queremos hacerle, pero también queremos que se sienta "en casa" y hay un momento de rehabilitación: los niños crecieron, hicimos muchos proyectos y espectáculos durante el tiempo que estuvo detenido, y necesitamos tiempo para volver a conectarnos".

Abu Sakha está decidido a enseñar de nuevo. Siente que es parte de su responsabilidad como artista de circo: "tenemos que proteger a los niños, dar esperanza y vida cuando se ven expuestos a tanta violencia, tenemos que mantenerlos en el circo, para que se expresen a través del circo".

Le gustaría que la Autoridad Palestina abra más instalaciones, como la escuela circense palestina. "Nuestros programas sociales deberían llegar a todos los palestinos", siente Abu Sakha. "Los soldados israelíes con tanques que vienen a nuestros pueblos están trayendo ideas de violencia y no se puede detener esas ideas con piedras. Se necesitas otras ideas para reemplazarlos y creo que los valores del circo podrían ser una buena alternativa".

La escuela de circo ya enseña y actúa en campos de refugiados y zonas aisladas. "Dicen que estoy impulsando con mis grandes ideas sobre el circo, pero creo que el circo es realmente muy importante", explica Abu Sakha, "a diferencia de deportes como el fútbol, ​​no hay competencia, porque con el circo, la idea es siempre unir. El circo también es más fuerte que el teatro que tiene una historia y siempre transmite un mensaje, mientras que el circo es solo la expresión pura de tu cuerpo en la naturaleza. Al final, el circo puede ser como una vacuna: te da valores de trabajo en equipo y te mantiene alejado de la violencia".

Mohammad Abu Sakha trabaja en diversos proyectos dirigidos por la Escuela de Circo Palestina, desde actuaciones en Jordania hasta el Festival Palestino de Artes Circenses en 2018 o los talleres en los campamentos de refugiados. "Tenemos muchos proyectos, pero aún necesito más tiempo. Antes solía ir a la clase saltando de alegría, ahora la vida muy seria de la prisión quitó partes de este sentimiento, así que es más difícil".

Fuente: Back to the circus after administrative detention: an interview with Mohammad Abu Sakha

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: The Palestine Monitor / Traducción: Palestinalibre.org