2017 · 11 · 09 • Fuente: Lourdes Baeza, El País - España

Hoteles de lujo, limusina y helicóptero para la turista tres millones de Israel

El Gobierno israelí agasaja a la agraciada con sorpresa incluida de la mano del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu

Los rumanos Ioana Isac y Mihai Georgescu ( a la derecha) , agasajados por el ministro de Turismo de Israel ( con corbata) , el martes en el aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv. DORON BARSKY

Imagine que organiza unas vacaciones y al pasar el control de pasaportes del aeropuerto de destino aparece un funcionario que le pide que lo acompañe sin darle la oportunidad de recoger su equipaje. Pocos pensarían que es para darle una grata sorpresa, máxime, si eso sucede en el principal aeropuerto israelí, conocido por sus férreos controles de seguridad.

Eso era lo que debía estar pensando la rumana Ioana Isac, este martes, cuando, a su llegada a Israel, la “escoltaron” a la sala principal de llegadas del aeropuerto Ben Gurión, sin darle la oportunidad siquiera de recoger sus maletas en la cinta de equipajes.

Frente al desconcierto inicial, Ioana apenas pudo ocultar su cara de alivio al ver que la esperaban una mujer con un ramo de flores y dos hombres trajeados, uno de ellos portando un cartel con su nombre y el otro, Yariv Levin, el ministro de Turismo de Israel, que aguardaba con la mejor de sus sonrisas. Era la turista número tres millones que visitaba el país y por eso, el gobierno israelí tenía preparado para ella y para su acompañante, Mihai Georgescu (el turista 3.000.001) un viaje que difícilmente olvidarán. “Tenía miedo, no quería abandonar el aeropuerto sin mi equipaje”, confesaba la agraciada turista al ministro hebreo.

Una escena que terminó con la comitiva acompañando a la feliz pareja a una limusina con la que iniciarían unas vacaciones preparadas para la ocasión por el Ministerio de Turismo israelí. La primera parada excepcional, Jerusalén, donde llevaron a la pareja al Museo de la Torre de David, en pleno casco histórico de la Ciudad Santa. “No podíamos esperar a que recogieran el equipaje porque teníamos que llegar a tiempo a Jerusalén para darles otra sorpresa. Al llegar al museo les informé de que habíamos tenido un problema con el guía y que lo habíamos sustituido por otro al que les iba a presentar. Entonces salió Bibi de una habitación contigua y la sorpresa de la turista fue completa”, cuenta el ministro Levin en declaraciones a EL PAÍS.

El guía de excepción no era otro que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, —conocido como Bibi— que también quiso estar presente y conmemorar que, por primera en la historia del Estado hebreo, se rebasa esa cifra de turistas en un año.

Los gobernantes israelíes son conscientes de lo difícil que ha sido superar esa barrera psicológica de los 3.000.000, en un lugar donde la afluencia turística es muy volátil, tanto por el conflicto palestino israelí, como por la inestabilidad regional.

Tras el acusado descenso de turistas experimentado en 2014 por el estallido de la guerra de Gaza, parecía que el sector comenzaba a recuperarse durante el primer semestre de 2015, cuando alcanzaron los 1,69 millones de turistas. Una cifra similar a los meses previos a la contienda que auguraba una recuperación pero que se frenó en seco en otoño del 2015.

Los picos de violencia suelen ir acompañados de una caída drástica del turismo, pero el ministro Levin insiste en que “la experiencia de Israel en la lucha antiterrorista hace que el país sea de los más seguros para el visitante”, y apunta tres factores como causa directa de este hito turístico: un cambio en la estrategia de captación de turistas; el hecho de que Israel se ha volcado en incentivar la apertura de nuevas rutas aéreas directas a Tel Aviv y los acuerdos cerrados con turoperadores virtuales, como Expedia o tradicionales que ofrecen paquetes para viajar a Israel.

. “En el pasado se publicitaba Israel de cara a los peregrinos, pero desde hace dos años la estrategia es publicitarlo como destino de vacaciones, no sólo para rezar. Tenemos buen clima todo el año, buena comida, playas, el Mar Muerto y además la posibilidad de visitar los Santos Lugares”, afirma Levin.

Según la información oficial este año el turismo aumentó un 23% con respecto al año anterior. En el primer semestre 1,7 millones de turistas visitaron Israel “El ranking de turistas lo lideran los americanos con unos 800.000 visitantes anuales. Después los rusos, con 300.000 y los franceses que son los terceros muy cerca también de esa cifra. Se ha producido un aumento significativo de chinos desde que tenemos vuelos directos desde Shanghai y Pekín”, explica Levin en un correcto español.

Para final de año esperan llegar a los 3,5 millones en una estadística en la que también hay un hueco destacado para los españoles. “Han venido un 30% más de turistas españoles que el año anterior, unos 50.000. Tenemos muchos lazos en común con España, no solo la afición al fútbol —bromea el ministro de turismo israelí— por eso creo que los españoles aquí se sienten como en casa”.

A pesar de aumentar la llegada de españoles, ninguno de ellos tuvo la suerte de ser el turista 3.000.000. En esta ocasión, como en la canción sesentera que popularizaron Cristina y Los Stop sobre el turista 1.999.999 que llegó a Mallorca, no se sabe que pasó con el turista 2.999.999 pero sí que el 3.000.001 corrió la misma suerte que Ioana. El novio de la turista agraciada, que cumple años este miércoles, podrá disfrutar junto a ella de una estancia en las suites de los hoteles más lujosos, degustar platos preparados por los mejores chefs, hacer un tour en helicóptero y relajarse con una “experiencia única” que les han preparado en el Mar Muerto.

Fuente: Lourdes Baeza, El País - España