2017 · 11 · 07 • Fuente: Jennifer Loewenstein, Counterpunch / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

La opinión pública árabe y la Declaración Balfour

Escuche las voces que nadie quería escuchar. Lea las palabras de aquellos cuyo laborioso trabajo fue parte de la Comisión King-Crane de 1919, los tratados nacionales y las asambleas generales que se archivaron en el olvido polvoriento, justo después de la Conferencia de Paz de París de 1919, cuando ya se había determinado el destino de Oriente Medio: la opinión pública árabe a pesar de todo.

Foto de Norman B. Leventhal Mapa | CC por 2.0

La Comisión reconoció... que los aliados habían dado un puntapié definitivo a los sionistas en la declaración a menudo citada del Sr. Balfour, en su aprobación por otros representantes de los Aliados (las cursivas son mías). Sin embargo, si se respetan los términos estrictos de la Declaración Balfour... no se puede dudar de que el excepcional programa sionista debe modificarse en gran medida. Porque "un hogar nacional para el pueblo judío" no es equivalente a convertir a Palestina en un Estado judío; tampoco puede lograrse el establecimiento de tal Estado judío sin la más grave transgresión de los "derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina".

El hecho surgió repetidamente en la conferencia de la Comisión con representantes judíos; los sionistas esperaban una desposesión prácticamente completa de los actuales habitantes no judíos de Palestina, mediante diversas formas de apalancamientos.

Una decisión estadounidense de enviar una comisión para modelar la opinión pública en 'Siria y Mesopotamia' (Irak y el Levante) fue diseñada para incluir a Gran Bretaña, Francia e Italia. Los tres países se retiraron de la comisión, encabezados por los británicos, cuyo liderazgo, como el de Francia, no tenía intención de tomar en consideración la voluntad de las naciones que habían acordado desde hace mucho tiempo dividir y colonizar. La Comisión King Crane fue, por lo tanto, considerada por algunos como una "misión tonta" cuando se propuso descubrir lo que los pueblos indígenas de Medio Oriente realmente deseaban. De hecho, el presidente Wilson, quien la autorizó, ya había prometido al Comité Judío Estadounidense que la Declaración Balfour era un hecho consumado. Las cuatro potencias aliadas de la Primera Guerra Mundial ya habían aceptado, aunque informalmente, la Declaración de Lord Arthur Balfour de 1917.

Sin embargo, Charles R Crane, empresario de Chicago, y Henry Churchill King, ex presidente de Oberlin College, junto con su séquito, tenían amplios conocimientos del Medio Oriente. Su misión comenzó en mayo y duró hasta finales de julio de 1919, cuando la Conferencia de Paz de París estaba terminando. Las recomendaciones de la comisión, si no hubieran sido archivadas de inmediato, podrían haber inspirado futuros menos injustos para las tierras recién liberadas del antiguo Imperio Otomano. Tal como estaban las cosas, la Comisión King-Crane jugó un papel para despertar los sentimientos nacientes de nacionalismo árabe en toda Siria, que incluía tanto Líbano como Palestina. Poco hizo para calmar los temores de aquellos que con razón sospechaban lo que las potencias coloniales les tenían reservados.

[Si] los deseos de la población de Palestina han de ser decisivos en cuanto a lo que se debe hacer con Palestina, debe recordarse que la población no judía de Palestina -casi nueve décimas partes del total- se opone enfáticamente a la totalidad del programa sionista. Los cuadros muestran que no había una sola cosa sobre la cual la población de Palestina estuviese más de acuerdo que sobre esto. Someter a un pueblo tan obsesionado con la inmigración judía ilimitada y la constante presión financiera y social para entregar la tierra sería una grave violación... de los derechos de los pueblos...

Si no hubiera sido reprimida de inmediato, la Comisión King-Crane podría haber llevado a las audiencias occidentales las preocupaciones de los pueblos árabes expresadas por los mismos coordinadores del comité. Junto con los sermones leídos en las mezquitas durante las oraciones del viernes, las asociaciones políticas y culturales y los jefes de pueblos y ciudades que ayudaron a distribuir folletos y panfletos nacionalistas exigiendo ideas tan radicales como la libertad y la independencia. Uno de esos ejemplos aparece a continuación:

Que nadie te engañe para traicionar la tierra de tus abuelos, o tus hijos y nietos te maldecirán. ¡Vive libre! Libérate del yugo de la opresión. Busca tu propio beneficio y haz tus reclamos...

Estas demandas incluían la independencia sin restricciones para una gran Siria y otras tierras árabes, ninguna partición de la tierra, límites claros, ningún mandato (fideicomisos coloniales como se establece en el artículo 22 de la Liga de las Naciones) y ningún reconocimiento de los reclamos de ningún estado de 'derechos históricos o preponderantes en nuestra tierra'. (De The Arabs, p.159; E. Rogan) Más tarde, el 2 de julio de 1919 en el Congreso General sirio, solo la demanda de una Siria unida y la plena independencia de los poderes coloniales tuvieron más apoyo que el rechazo total al sionismo. La opinión popular rechazó inequívocamente la Declaración Balfour por enésima vez.

[Artículo 7] Rechazamos las demandas de los sionistas para el establecimiento de una comunidad judía en esa parte del sur de Siria que se conoce como Palestina y nos oponemos a la inmigración judía en cualquier parte del país. No reconocemos que tengan un título, y consideramos que sus afirmaciones son una grave amenaza para nuestra vida nacional, política y económica. Nuestros conciudadanos judíos continuarán disfrutando de los derechos y asumiendo las responsabilidades que tenemos en común.

Es importante destacar que, durante su estadía de tres meses, los comisionados recogieron 1350 peticiones, -a diferencia de las peticiones que circulan hoy-, en las que el 72% estaban dirigidas contra el programa sionista. Estas peticiones, hasta el día de hoy Siria, Líbano y Palestina, cubrieron una variedad de temas no solicitados por los comisionados. En efecto, la comisión King-Crane fue una de las primeras encuestas de opinión pública modernas en las que participó el 3% de una población ampliamente representada, desde notables, obreros, comerciantes, campesinos, mujeres y estudiantes.

La fuerza de estos sentimientos hizo que muchos de los que inicialmente simpatizaban con la causa sionista cambiaran de opinión.

Se debe entender que el significado preciso de... la completa ocupación judía de Palestina no ha sido percibido por aquellos que impulsan el... programa sionista. Porque se intensificaría, de la misma manera el... sentimiento anti judío tanto en Palestina como en todas las otras partes del mundo que miran a Palestina como "Tierra Santa".

Esto se haría realidad en el mundo islámico, sobre todo, donde Israel llegó a identificarse con las potencias coloniales occidentales que lo crearon. Los comisionados de King-Crane también predijeron y advirtieron contra su creación al cuestionar tanto a los pueblos originarios como a los soldados británicos destacados en la región.

La conferencia de paz no debería cerrar los ojos ante el hecho de que el sentimiento anti sionista en Palestina y Siria es intenso y no se debe tomar a la ligera. Ningún oficial británico, consultado por los comisionados, creía que el programa sionista podía llevarse a cabo excepto por la fuerza de las armas. Los oficiales generalmente pensaban que se necesitaría una fuerza no inferior a cincuenta mil soldados incluso para iniciar el programa. Eso por sí mismo es evidencia de un fuerte sentido de la injusticia del programa sionista, por parte de las poblaciones no judías de Palestina y Siria. ... Para el reclamo inicial, a menudo presentado por representantes sionistas, que tienen un "derecho" a Palestina, basado en una ocupación de 2000 años atrás, difícilmente puede considerarse seriamente.

Obviamente, Balfour y muchos de sus compatriotas optaron por pensar de otra manera, sin haberse molestado nunca en buscar las opiniones de los pueblos en cuyas tierras de sus países pronto se estarían entrometiendo, de una forma u otra. Son palabras que irradian superioridad imperial; de un hombre que nunca ha cuestionado el derecho de su nación a dominar las tierras de otros pueblos:

[En] Palestina no proponemos siquiera consultar los deseos de los actuales habitantes del país... Los cuatro Grandes Poderes están comprometidos con el sionismo. Y el sionismo, ya sea correcto o incorrecto, bueno o malo, está arraigado en tradiciones milenarias, en necesidades actuales, en esperanzas futuras de una importancia mucho más profunda que los deseos y prejuicios de los 700,000 árabes que ahora habitan esa tierra ancestral.

Chaim Weizmann, un bioquímico cuya producción de acetona benefició a los británicos durante la Primera Guerra Mundial, fue presidente de la Organización Sionista en la época de la Comisión King-Crane. Estaba bien conectado con las élites políticas británicas y, no obstante, estaba ansioso en ese momento por causar una buena impresión en los comisionados y en otros grupos de personas. El 18 de junio de 1919, Weizmann le pidió a Balfour que le transmitiera un mensaje que llegaría a la Comisión estadounidense King-Crane. Quería que este mensaje se presentara con "firmeza, moderación y dignidad", al igual que la presentación que había dado en la Conferencia de Paz de París en febrero de 1919.

Al mismo tiempo,... Weizmann esbozó un ambicioso programa para el desarrollo del Programa Judío, con disposiciones para inmigración, asentamiento de soldados judíos y asistencia externa. Tanto Weizmann como Sir Herbert Samuel [quien devino en el primer alto comisionado en Palestina en 1920] se quejaron de la actitud de las autoridades militares británicas.

Esta no sería la primera vez que los activistas sionistas fueron advertidos para que disminuyan su visión de una Palestina árabe libre y, cuando entran en contacto procuren que las personas que vayan a tomar decisiones estén mejor informadas.

¿Fueron los hallazgos de la Comisión King-Crane una completa pérdida de tiempo, especialmente en medio de rumores posteriores de que potencias externas, incluida las organizaciones sionistas francesa y británica se habían movido para ocultar sus hallazgos durante varios años? Teniendo en cuenta este último punto, las conclusiones de la Comisión deben considerarse una amenaza potencial para el Acuerdo Sykes-Picot, que inicialmente dividió Oriente Medio en esferas de influencia por un acuerdo secreto en 1916, así como en la Declaración Balfour, en la que la tierra aún no conquistada por los británicos fue prometida a un pueblo que, en su mayor parte, no vivía allí. De cualquier manera, ni el público general británico ni sus contrapartes de otras naciones occidentales tuvieron alguna vez acceso a los hallazgos de la comisión.

Por lo tanto, es poco probable que la Comisión King-Crane haya representado en algún momento una amenaza real para la política del imperio, no solo porque sus acciones raramente toman en cuenta los mejores intereses de sus pueblos sino que lo más probable es que la Comisión King-Crane no haya tenido ningún efecto en el resultado de la Declaración Balfour porque sus contenidos se mantuvieron lejos de la opinión pública en un momento en que una reacción colectiva podría haber hecho una diferencia.

En vista de todas estas consideraciones, y con un profundo sentido de simpatía por la causa judía, los comisionados se sintieron obligados a recomendar que la Conferencia de Paz intente solamente un programa sionista muy reducido, e incluso, iniciado muy gradualmente. Esto debería significar que la inmigración judía debería ser definitivamente limitada, y que el proyecto para hacer de Palestina una nación claramente judía debiera ser abandonado.

Sobre el autor: Jennifer Loewenstein es una activista de los derechos humanos y asociada de la facultad en Estudios del Medio Oriente en la Universidad Estatal de Pensilvania. Ella puede ser contactada en: amadea311@earthlink.net

Fuente: Arab Public Opinion and the Balfour Declaration

Fuente: Jennifer Loewenstein, Counterpunch / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)