2017 · 09 · 27 • Fuente: Middle East Monitor en Español

Un grupo de colonos israelíes pide que se castigue a las familias de los prisioneros palestinos

Se espera que un grupo de colonos israelíes establezca un comité para presionar al gobierno para que imponga castigos más duros a las familias de los prisioneros palestinos, informó ayer Ynet News.

Los palestinos realizan una manifestación en apoyo a los prisioneros palestinos en cárceles israelíes, frente al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Gaza, 3 de julio de 2017 [Mustafa Hassona / Agencia Anadolu]

Más de 40 familias israelíes cuyos familiares fueron presuntamente asesinados por palestinos creen que los combatientes de la resistencia palestina y sus familias deben enfrentar sanciones más duras, incluyendo negarles empleo, aumentar las demoliciones de casas y la deportación.

Después de reunirse con altos políticos israelíes, incluyendo al primer ministro Benjamin Netanyahu, los colonos concluyeron que no había suficiente disuasión contra los combatientes de la resistencia palestina.

“Nosotros como sociedad y como gobierno no hacemos lo suficiente”, declaró Rian Ariel, miembro del comité.”Debemos aumentar las medidas disuasorias, negar la ciudadanía a las familias terroristas y llevar a cabo más demoliciones de casas”.

Rian Ariel también se mostró a favor de la pena de muerte para los palestinos acusados de atacar a soldados israelíes, y declaró que las familias de estos palestinos eran igualmente responsables.

“Al mismo tiempo, debemos entender que no se puede permitir que un terrorista salga vivo de un ataque. No debemos sentir lástima por los salvajes.

“El muchacho de 17 años que asesinó a mi hija fue incitado a la violencia por la gente de su alrededor, y ellos también tienen que sufrir condena”.

Im Tirtzu, una ONG de derecha, está ayudando a las familias en el establecimiento de la asociación.

“Los terroristas gozan de los derechos y beneficios con los que los presos criminales ni siquiera pueden soñar. Esto es inaceptable “, afirmó Matan Peleg, director de la ONG.

Se sabe que Israel detiene y tortura ilegalmente a prisioneros palestinos, incluidos niños y prisioneros en huelga de hambre, muchos de los cuales han sido condenados a varios años de cárcel. Según un informe publicado en junio, el 95% de los niños detenidos por las fuerzas de ocupación israelíes desde el año 2000 han sido torturados o agredidos durante su detención.

Amnistía Internacional es una de las muchas organizaciones de derechos humanos que ha condenado la política israelí de castigo colectivo, en la que las familias de los palestinos encarcelados o muertos también son castigados por sus acciones.

El grupo israelí de derechos humanos B’Tselem ha calificado la práctica de las demoliciones de casas como “venganza sancionada por el tribunal” contra los familiares que no han cometido crímenes y son consideras ilegales por el derecho internacional.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ha aumentado las demoliciones de viviendas palestinas desde 2015. La medida se justifica como parte de una política de disuasión, a pesar de las declaraciones anteriores del comité militar de que tales acciones no impiden los ataques.

Fuente: Middle East Monitor en Español