2017 · 09 · 26 • Fuente: Jonathan Cook, Counterpunch / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

El hijo de Netanyahu se convirtió en el muchacho del cartel de los supremacistas blancos

El hijo mayor del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se ha encontrado con su fotografía impresa en un cuestionable cartel de David Duke, exlíder de Ku Klux Klan, y del sitio web neonazis Daily Stormer.

Foto Tthierry Ehrmann | CC BY 2.0

La semana pasada, estos animadores del odio judío describieron a Yair Netanyahu, de 27 años, como "impresionante" y "un hermano total" por publicar una imagen groseramente antisemita en los medios sociales.

Representa una figura de tipo "iluminati" y una criatura reptiliana que controla el mundo a través del dinero y las artes oscuras. Al lado se ve una camarilla de conspiradores con sus rostros alterados para mostrar a los principales opositores de Netanyahu. Entre ellos están George Soros, un sobreviviente del Holocausto que ha invertido miles de millones en movimientos prodemocracia, y Ehud Barak, ex primer ministro israelí devenido en crítico del Gobierno.

Este no es el primer estallido preocupante de Yair. El mes pasado emuló al presidente estadounidense Donald Trump al desacreditar a los manifestantes que se oponían a una manifestación de los supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, que dejó a una mujer muerta.

Estos actos podrían ser considerados como berrinches inmaduros de un hijo descarriado si Yair no hubiera sido preparado por su padre como el "príncipe heredero" de Israel. Supuestamente, Netanyahu Jr. estaba detrás de una estrategia de las redes sociales que llevó a su padre a la victoria electoral en 2015. Pueden ser vistos juntos en reuniones con líderes mundiales.

Los medios de comunicación israelíes se sorprendieron no sólo por el hecho, sino por la negativa de Netanyahu a criticar a su hijo. Un editorial en el diario Haaretz concluyó que el silencio del primer ministro señalaba su "consentimiento a la demonización activa de cualquier persona que no se ajusta a la derecha israelí".

La elección de objetivos de Yair fue reveladora, en particular por la imagen del "Grand Jew", George Soros.

En julio Netanyahu se reunió con su homólogo húngaro Viktor Orban, un ultranacionalista que ha dirigido una campaña xenófoba contra los inmigrantes. En un intento por aplastar a la oposición, el Gobierno de Orban ha vilipendiado a Soros, un húngaro estadounidense que promueve causas progresistas. Una campaña de publicidad contra el multimillonario desató una ola de antisemitismo en todo el país.

Como líder de un Estado judío que pretende ser el único refugio del mundo contra el antisemitismo, Netanyahu debería haberse precipitado a la defensa de Soros. En cambio, se hizo eco de la incitación de Orban, diciendo que Soros, había "socavado" y "difamado" a Israel también mediante el financiamiento a grupos de derechos humanos contrarios a la ocupación.

La simpatía con la extrema derecha europea y estadounidense no se limita a Netanyahu, sino que llega a la principal corriente israelí. La semana pasada, en el encuentro de la conferencia de Herzliya -un festival anual para el establecimiento de seguridad de Israel- se invitó a Sebastian Gorka como orador principal.

Gorka, húngaro estadounidense y exasesor sobre terrorismo de Trump, es una figura de proa de la vieja derecha, un término para los grupos de supremacía blanca de Estados Unidos. Gorka dijo en la conferencia que Israel y Estados Unidos eran "miembros fundadores de la civilización judeocristiana" y que derrotarían a sus "enemigos comunes".

Mientras tanto otro líder estadounidense, Richard Spencer, apareció en la televisión israelí el mes pasado llamándose a sí mismo "sionista blanco".

La afinidad entre el Israel de Netanyahu y la extrema derecha del lejano oeste estadounidense es comprensible. Ambos detestan un discurso sobre los derechos humanos que todavía tienen que aplastar. Ambos movilizan a sus partidarios con el silbato de la islamofobia. Ambos prefieren las sociedades militarizadas, basadas en el miedo. Y ambos comparten una obsesión con el odio judío.

Israel es muy estimado por los supremacistas blancos porque ofrece un doble golpe para el antisemitismo. Durante décadas Israel ha tratado de persuadir a Occidente de que se enfrenta a una guerra interminable contra el "terror" árabe y musulmán al tiempo que también se declara el único hogar verdadero de los judíos.

Para un derechista veterano erizado de odio por todos los semitas, judíos y musulmanes por igual, este es el maná del cielo. Tanto quiere una batalla apocalíptica contra el islam, al tiempo que está feliz de ver al lejano oeste liberado de los judíos reunidos en Oriente Medio.

A primera vista, eso ha creado una inconsistencia ideológica en la derecha israelí, donde se destaca la figura de Yair Netanyahu.

El primer ministro israelí ha pedido repetidamente a todos los judíos que vengan a Israel, afirmando que es el único refugio seguro ante un antisemitismo global inmutable. Y sin embargo Netanyahu también está introduciendo una prueba política antes de que se abra la puerta.

Ya ha prohibido a los judíos que apoyan el boicot a Israel. Ahora los judíos liberales y los críticos de la ocupación como Soros también son cada vez menos bienvenidos. Israel está redefiniendo rápidamente la extensión del santuario que ofrece, sólo para los supremacistas judíos.

Sin embargo la paradoja puede resultar más aparente que real si el primer ministro cree que tiene mucho que ganar al abandonar a los judíos liberales a su destino, como derechista veterano afirma su poder en las capitales occidentales.

Los "sionistas blancos" se comprometen a hacer la vida cada vez más difícil a las minorías en Occidente, en un intento de librarse de ellas. Tarde o temprano, según la lógica de Netanyahu, los judíos liberales se enfrentarán a un ajuste de cuentas. Tendrán que reconocer que los ultranacionalistas de Israel tenían toda la razón y que Israel es su único santuario.

Guiados por esta cínica convergencia de intereses, los judíos y los supremacistas blancos están contando con un resurgimiento del antisemitismo que les beneficiará a ambos.

Una versión de este artículo apareció por primera vez en The National, Abu Dhabi .

Sobre el autor: Jonathan Cook ganó el Premio Especial de Periodismo Martha Gellhorn. Sus últimos libros son: Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East , (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israel’s Experiments in Human Despair (Zed Books). Su web es: www.jkcook.net .

Fuente: How Netanyahu’s Son Became the Poster Boy for White Supremacists

Fuente: Jonathan Cook, Counterpunch / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)