2017 · 09 · 25 • Fuente: Maureen Clare Murphy, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Video: Soldados israelíes interrogan a un niño palestino, quien había recibido un disparo en el estómago

Israel viola todos los protocolos humanitarios en relación a asesinatos por una simple sospecha, evitar asistencia a niños o detenidos heridos e interrogatorios bajo condiciones inhumanas

Foto: Archivo

"Denme agua, denme agua".

Era la súplica de un niño palestino, que se encontraba tumbado en el suelo después de haber recibido una bala en el estómago, mientras era interrogado por un oficial israelí.

Esto se puede observar en un video aparentemente registrado por el oficial y obtenido por un grupo de colonos que lo subió a YouTube.

"¿Qué haces aquí?", Pregunta el oficial.

"Vine a matarme", responde el muchacho, acusado de correr hacia los israelíes mientras empuñaba un cuchillo de cocina a la entrada del asentamiento de Kiryat Arba.

Nadie se observa en el video tratando de proporcionar los primeros auxilios al niño herido.

Amnistía Internacional ha declarado anteriormente que el incumplimiento intencional por parte de las fuerzas israelíes de proporcionar asistencia médica a un herido viola las prohibiciones internacionales sobre la tortura y otros castigos crueles, inhumanos y degradantes.

Y aunque no está claro cómo se publicó el video, evidentemente filmado en un área bajo completo control militar israelí, el derecho internacional prohíbe a un ejército exponer a personas de un territorio ocupado a "insultos y a la curiosidad pública".

Ningún israelí resultó herido durante el incidente del 13 de septiembre que dejó al adolescente, identificado como Hasan Issa Jaradat, del cercano pueblo de Sair, con graves heridas.

En el video el niño se informa que tiene 15 años; pero algunas agencias han indicado que tiene 13 años.

Diez residentes de la ciudad natal de Jaradat, varios de ellos niños, han sido asesinados en este tipo de incidentes desde fines de 2015.

Disparar para matar

Jaradat no es el primer joven palestino que aparentemente ha intentado suicidarse de esta manera.

Al menos un judío israelí parece haberlo considerado también como una forma de garantizar la muerte.

Un hombre enfermo israelí de un asentamiento en el área de Jerusalén fue asesinado por soldados después de lo que el ejército afirmó fue un intento de ataque punzante a principios de este año.

Las fuerzas israelíes operan bajo una aparente política de disparar a matar, alentada por el liderazgo del gobierno.

Otro chico palestino fue asesinado el mes pasado tras presuntamente atacar a soldados con un cuchillo en un checkpoint (puesto de control militar) de Cisjordania.

Testigos señalaron al grupo de derechos humanos palestino Al-Haq que los soldados continuaron disparando contra Qutaiba Ziad Zahran, de 16 años, incluso después de que cayera al suelo.

La política israelí es de ejecutar extrajudicialmente a palestinos que no representan una amenaza letal inmediata.

La policía fue mostrada en un video demostrando cómo revalidar un asesinato a un grupo de niños en una escuela israelí a principios de este año.

Interrogado en la habitación del hospital

Hasta ahora, dieciséis niños palestinos han sido asesinados por disparos israelíes este año.

Otros han sobrevivido a sus heridas, sólo para ser sometidos a más abusos por las fuerzas israelíes de ocupación.

El grupo de derechos humanos, Defense for Children International - Palestina ha documentado el caso de un niño de 13 años, quien recibió un disparo por soldados israelíes cerca de la ciudad de la Cisjordania de Jayyous a finales de julio.

Mahmoud Qaddumi fue herido en ambas piernas y en su hombro.

El niño fue llevado a un hospital israelí, donde fue mantenido bajo custodia e interrogado sin la presencia de un abogado o de algún miembro de la familia.

El interrogador ofreció dinero a Qaddumi y un teléfono inteligente en un intento de reclutarlo como informante contra otros niños del pueblo que lanzan piedras a los soldados.

El niño "está entre los 500 a 700 niños palestinos detenidos y procesados ​​por el sistema de tribunales militares israelíes cada año", según el grupo de derechos humanos.

Defense for Children International agregó que "los niños experimentan altos niveles de abuso durante y después de la detención, con la mayoría interrogados en ausencia de un abogado o de algún miembro de la familia, dejándolos susceptibles a la coerción o reclutamiento como informantes".

Atacado por los colonos

La ocupación militar israelí y la empresa de asentamientos en Cisjordania y en la Franja de Gaza, impuesta durante 50 años, expone a los niños palestinos a una rutinaria violencia.

A principios de este mes, un grupo de colonos israelíes atacaron a Osama Daghlas, de 15 años, golpeándolo, arrastrando su cuerpo desnudo y tirándole de una cerca de dos metros de altura.

Daghlas había estado sentado con su primo, quien logró escapar, cuando los colonos los persiguieron. El niño se cayó y perdió el conocimiento durante el ataque, que terminó cuando uno de los colonos lanzó una granada de sonido junto al joven.

El adolescente herido fue descubierto por un pastor que había oído la granada sonora. Daghlas fue tratado por sus heridas en un hospital.

La violencia de los colonos israelíes ha aumentado en la primera mitad de este año, con casi el doble del número de incidentes que resultaron en muertes, heridos o daños materiales palestinos, en comparación con el mismo período del año pasado, según datos de Naciones Unidas.

Defense for Children International afirma que el ejército israelí no interviene en los ataques de los colonos.

"El reiterado fracaso de las autoridades israelíes en encarcelar a los colonos responsables de los ataques continuará dando lugar a una violencia sin control contra los niños palestinos", explicó Ayed Abu Eqtaish, director de programa del grupo.

El fracaso es inevitable, dado que los soldados están allí para vigilar los asentamientos.

Y sin embargo, cuando los niños palestinos como Hasan Issa Jaradat son fusilados en puestos de control y asentamientos israelíes, son ellos llamados terroristas.

Sobre el autor: Maureen Clare Murphy es editora ejecutiva de The Electronic Intifada y vive en Chicago.

Fuente: Palestinian boy, shot in stomach, interrogated on video

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Maureen Clare Murphy, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org