2017 · 09 · 22 • Fuente: Gerardo Leibner, Rebelión

Otro preso político palestino en cárcel israelí: Badran Jaber, un interlocutor indispensable

Badran Jaber tiene 71 años. Es un conocido activista de izquierda en la ciudad palestina de Hebrón (Al Khalil). Badran es un preso político.

Badran Jaber tiene 71 años. Es un conocido activista de izquierda en la ciudad palestina de Hebrón (Al Khalil). Badran es un preso político. En la noche del 9 de agosto una patrulla militar israelí fuertemente armada irrumpió en su casa, donde reside junto a buena parte de su familia. Después de recluir durante un largo rato a punta de fusil a los adultos en una habitación y a los siete nietos de 2 a 10 años en otra contigua, se despidieron llevándose detenido a Badran. El 13 de agosto el comandante militar de la región firmó una orden de detención administrativa que significa que Badran quedará preso por varios meses sin proceso judicial. Lo único que logró su abogado con el recurso que presentó fue que presentaran a Badran regularmente ante un juez militar. Éste recibió un informe confidencial de los servicios de inteligencia –que no fue presentado al abogado defensor– y ratificó la orden de detención administrativa. A Badran no se le informa de qué está acusado, no se presentan pruebas en su contra, no se le permite defenderse. Todo se resuelve en el triángulo entre el comandante militar del Ejército y el fiscal militar que lo representa, el juez militar y el informe de inteligencia. ¡Aberrante práctica que a cualquier latinoamericano le recuerda las prácticas judiciales de las dictaduras militares!

Badran Jaber es un destacado activista que, actuando desde el Comité de Defensa de Hebrón (H dc), alza su voz contra la ocupación israelí de los territorios palestinos, que se opone a la colonización del centro de su ciudad por parte de colonos fanáticos israelíes defendidos por el ejército de ocupación que maltratan diariamente a los habitantes palestinos. Badran Jaber es también un militante de izquierda que tampoco calla ante las arbitrariedades e injusticias de la misma Autoridad Palestina. Badran lucha por la liberación nacional del pueblo palestino, pero sabe distinguir muy bien entre los gobiernos de ocupación de Israel, los colonos racistas y los israelíes como personas. Badran Jaber ha recibido amistosamente en su ciudad a cientos de israelíes solidarios con la lucha de su pueblo. Badran Jaber siempre expresa interés por las luchas sociales en Israel, por lo que sucede en el ámbito sindical, por las luchas contra la discriminación étnica que sufren los judíos de Oriente Medio, por las luchas por la vivienda social, por el despertar democrático de algunos sectores dentro de Israel.

Lamentablemente Badran Jaber ya pasó gran parte de su vida adulta en la cárcel. Desde su juventud en los años setenta y hasta ahora suma casi tantos años en prisión como en libertad. Nunca se ha quejado, tampoco ahora. No piensa cesar de expresar su consistente oposición a la ocupación militar israelí y a los colonos que avanzan desplazando a los palestinos de viviendas y edificios públicos en el centro de su ciudad. No va a renunciar a su compromiso nacional y democrático. Amira Hass, la periodista israelí que mejor cubre en el diario israelí Haaretz los territorios palestinos, vio a Badran Jaber en una reciente sesión en el juzgado militar en la que fue extendida la orden de su detención administrativa. Él estuvo horas esperando en el insoportable calor de agosto en condiciones muy duras, tanto más para él que sufre de diabetes, que fue recientemente operado del corazón y que necesita comer y beber con regularidad para tomar sus medicamentos con los que enfrenta un cáncer. Es fuerte y es consecuente, pero es también un ser humano que está sufriendo una prisión arbitraria que pone en peligro su vida y que le niega sus derechos humanos más básicos.

Es tan sólo uno de los 450 presos palestinos actualmente bajo detención administrativa, pero para mí y para mis compañeros del movimiento judeo-árabe Hithabrut-Tarabut es un compañero y un amigo. Es un interlocutor importante en cualquier diálogo que plantee la lucha conjunta contra el racismo y la ocupación en Israel. Badran Jaber es un ejemplo vivo de que se puede ser inflexible y consecuente en la lucha contra el colonialismo sin perder la perspectiva humana y democrática.

Libertad a Badran Jaber y a todos los palestinos en detención administrativa. 

Fuente: Gerardo Leibner, Rebelión