2017 · 09 · 21 • Fuente: Ramón Pedregal Casanova, Rebelión

Palestina no necesita consejos, necesita devolución de lo robado, así como la palabra

Los pueblos quieren ganarse el sustento en su tierra. El ente empresarial llamado Israel a semejanza de los nazis se postula como ajeno a los Derechos Humanos por colonizador y realizador de limpieza étnica.

“Es un grito extraño”, dijo uno de los funcionarios (de la ONU) que visitó los campos de refugiados en Alemania y que ahora trabaja en los campos húmedos e insalubres donde se agolpan estas afligidas víctimas del conflicto palestino (los refugiados árabes). “Si cierras los ojos y les escuchas, pensarás que has vuelto a Baviera. Les preguntas dónde quieren asentarse, Transjordania, Egipto, Siria, igual que solíamos preguntar a los judíos en Alemania si querían ir a Estados Unidos, Sudamérica o Inglaterra, y la respuesta siempre es la misma: “Palestina … Palestina … Palestina”, exactamente como en Alemania”. Y sacudío la cabeza ante esa cualidad de la agonía de nuestro siglo, que consiste en solaparse y repetirse” (Irwin Shaw, Informe sobre Israel).

Los pueblos quieren ganarse el sustento en su tierra. El ente empresarial llamado Israel a semejanza de los nazis se postula como ajeno a los Derechos Humanos por colonizador y realizador de limpieza étnica. Nazis y sionistas han quedado inscritos en la Historia por sus crímenes. Aquellos fueron juzgados en Nuremberg, éstos, los nazis sionistas aún necesitan de la acción contundente de los gobiernos que, habiendo ganado la Segunda Guerra, han firmado los acuerdos internacionales para el entendimiento y respeto internacional, y con ello asumieron obligaciones y defensa de los Derechos Humanos. Hemos recordado en otros artículos lo que dicen esos acuerdos de la ONU, las Conferencias de Ginebra, el Tratado de Roma, el Tribunal de La Haya, …

Con sólo referirnos a la ONU y su falta de operatividad, el más alto organismo que parece creado para tal fin en los casos más descarnados, reconocemos al gran enemigo, al que desde el interior de la institución y desde fuera presiona y obstruye tanto como puede para que no se defiendan tales postulados y se impida al resto hacerlos cumplir, los postulados, recordémoslo, son los Derechos para la convivencia. Como habrá imaginado al escribir “el gran enemigo” nos referimos al gobierno de EEUU-Israel. Su oposición a cualquier cumplimiento de los principios es violencia contra todos los pueblos; el mayor imperio que ha existido llena de oprobio a cualquier ser humano: la ONU ha emitido 86 Resoluciones de condena del ente israelí, y la empresa colonial sionista las ha ignorado, e inmediatamente después de cada Resolución, como si se burlase del mundo entero ha intensificado la guerra contra el pueblo palestino, y ha aprobado más planes de construcción de asentamientos en el territorio invadido, acción, que por sí sola, es declarada por el Derecho Internacional como “Crímen de guerra”.

Pongamos atención, es un ejemplo:

Resolución 2334 (2016)  

Aprobada por el Consejo de Seguridad en su 7853a sesión, celebrada el 23 de diciembre de 2016,

El Consejo de Seguridad,Reafirmando sus resoluciones pertinentes, incluidas las resoluciones 242 (1967), 338 (1973), 446 (1979), 452 (1979), 465 (1980), 476 (1980), 478 (1980), 1397 (2002), 1515 (2003) y 1850 (2008),

Guiado por los propósitos y los principios de la Carta de las Naciones Unidas, y reafirmando, entre otras cosas, la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la fuerza,

Reafirmando la obligación de Israel, la Potencia ocupante, de cumplir escrupulosamente las obligaciones y responsabilidades jurídicas que le incumben en virtud del Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la Protección debida a las Personas Civiles en Tiempo de Guerra, de 12 de agosto de 1949, y recordando la opinión consultiva emitida el 9 de julio de 2004 por la Corte Internacional de Justicia,

Condenando todas las medidas que tienen por objeto alterar la composición demográfica, el carácter y el estatuto del Territorio Palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, incluyendo, entre otras cosas, la construcción y expansión de los asentamientos, el traslado de colonos israelíes, la confiscación de tierras, la demolición de viviendas y el desplazamiento de civiles palestinos, en violación del derecho internacional humanitario y las resoluciones pertinentes,

Expresando grave preocupación por el hecho de que la continuación de las actividades de asentamiento israelíes están poniendo en peligro la viabilidad de la solución biestatal basada en las fronteras de 1967,

Recordando la obligación prevista en la hoja de ruta del Cuarteto, que hizo suya en su resolución 1515 (2003), de que Israel paralizara todas las actividades de asentamiento, incluido el “crecimiento natural”, y desmantelara todos los asentamientos de avanzada levantados desde marzo de 2001, ...

Reafirma que el establecimiento de asentamientos por parte de Israel en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, no tiene validez legal y constituye una flagrante violación del derecho internacional y un obstáculo importante para el logro de la solución biestatal y de una paz general, justa y duradera;

1. Reitera su exigencia de que Israel ponga fin de inmediato y por completo a todas las actividades de asentamiento en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y que respete plenamente todas sus obligaciones jurídicas a ese respecto;

2. Subraya que no reconocerá ningún cambio a las líneas del 4 de junio de 1967, incluso en lo que respecta a Jerusalén, que no sean los acordados por las partes mediante negociaciones;

3. Destaca que la cesación completa de todas las actividades israelíes de asentamiento es fundamental para salvaguardar la solución biestatal, y pide que se adopten de inmediato medidas positivas para invertir las tendencias negativas sobre el terreno que están haciendo peligrar la solución biestatal;

4. Establezcan una distinción, en sus relaciones pertinentes, entre el territorio del Estado de Israel y los Exhorta a todos los Estados a que, teniendo presente el párrafo 1 de la presente resolución, eterritorios ocupados desde 1967;

...

Estos incumplimientos han costado al pueblo palestino casi un millón de prisioneros desde 1967, miles de asesinados, y 5 millones de refugiados acogidos principalmente en la Franja de Gaza, Jordania, Líbano, Siria, e Iraq, más otros cerca de 2 millones repartidos por el mundo. Causa estupor que el ocupante, Israel, en el territorio que le entregó la ONU ya en 1947-1948, no haya permitido la vuelta ni la estancia de ningún refugiado, no digamos ya el establecimiento de un campo de refugiados: ¿por qué ese organismo tan magnánimo con la empresa neocolonial israelí no ha adoptado alguna medida contra la banda financiera y armada que causa tanta injusticia y tanto dolor?. Tendría que castigarse a sí mismo. Con la relación de fuerzas actuales en el mundo el núcleo que conforma el gran capital, lo que llamamos el imperio, se puede permitir saltar por encima de todos los acuerdos para profundizar en su expansionismo.

Pero, ¿imaginamos que el resto acordase emprender una campaña informativa -sin mentiras- por el mundo y decidiese suspender el comercio con EEUU-Israel?, ¿establecer su bloqueo internacional?, ¿prohibirles la venta o compra de armas?, ¿perseguir internacionalmente a sus representantres?, ¿suspender las relaciones diplomáticas?, ¿incautar sus bienes en el resto de los países?, ¿cerrarles las bases militares?, ¿agitar con el Derecho Internacional e intervenir en su territorio?, …: pues eso se deja hacer en ese alto organismo con los que el gobierno de EEUU-Israel considera desobedientes, con los más débiles o con los libres dueños de riquezas que los imperialistas quieren poseer, y aquí encontramos a Palestina.

La Resolución 2334 se refiere a los asentameintos de colonos en los territorios ocupados, he aquí una página que muestra la situación hasta enero de este año 2017, su consulta le enseñará mucho sobre lo que supone para los palestinos la invasión de colonos sionistas en Cisjordania y la expulsión de sus habitantes: http://archive.peacenow.org/map.php; téngase en cuenta que Cisjordania, el territorio al que ha sido empujada la población autóctona, cuenta sólo con 5640 kilómetros cuadrados, y Gaza sólo dispone de 385 kilómetros cuadrados. Y no hablamos del robo del agua, de la electricidad, de los medicamentos, de los alimentos, de lo más elemental para sobrevivir, eso son consecuencias, hablamos de la causa, hablamos de la ocupación sionista del territorio, de los asentamientos coloniales, de esos crímenes de guerra, lo primero y principal, sobre el suelo del que un pueblo es dueño, el pueblo palestino.

La acción conjunta, la puesta en cuestión de las injusticias de EEUU-Israel, tendría la eficacia de generar conciencia política y social, y con ella aparecería la perspectiva y la esperanza necesaria en los pueblos para disponerse a cambiar este ir contínuo en la dirección del peor de los mundos, el más atrasado, el mundo oscuro de las colonizaciones, ese genocidio por el que empezó el capitalismo, y llega a nuestros días en estructuras imperiales.

Mientras animamos a conocer a quien mediante la traducción de los métodos del nazismo, empezando por las palabras de Irwin Shaw en su “Informe sobre Israel”, tanto daño hace en el mundo y en concreto en Palestina, -aquí nos hemos referido tan sólo a los asentamientos- mientras animamos a ser consecuentes con el pueblo palestino, con un poema del gran Pablo Neruda nos dirigimos a él para hacernos parte suya y mantener sus palabras, ahora cuando los enemigos tanto le callan: 

“Sube a nacer conmigo, hermano”  

“Mostradme vuestra sangre y vuestro surco,
decidme: aquí fui castigado,
porque la joya no brilló o la tierra
no entregó a tiempo la piedra o el grano...
Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta.”

Sobre el aturo: Ramón Pedregal Casanova, es autor de Gaza 51 días, Palestina. Crónicas de vida y Resistencia, Dietario de Crisis, Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero y Siete novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisión Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos.

Fuente: Ramón Pedregal Casanova, Rebelión