2017 · 09 · 07 • Fuente: Ramona Wadi, Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

La represión de la Autoridad Palestina contra los periodistas y activistas palestinos muestra desprecio por el derecho internacional

La bizarra represión de la Autoridad Palestina contra los periodistas y activistas de derechos humanos palestinos continúa, con las fuerzas de seguridad mostrando preferencia por un suministro constante de detenidos.

Periodistas se manifiestan en Gaza después de que la Autoridad Palestina censurara 30 sitios de noticias el 30 de junio de 2017 [Mohammed Asad / Middle East Monitor]

La bizarra represión de la Autoridad Palestina contra los periodistas y activistas de derechos humanos palestinos continúa, con las fuerzas de seguridad mostrando preferencia por un suministro constante de detenidos. Tras tres días de detención y liberación de Ayman Qawasmeh, director de la estación de radio Manbar Al-Hurriya, que pidió la dimisión de los funcionarios de la Autoridad Palestina en un post de Facebook, los servicios de seguridad de la autoridad han detenido a Issa Amro, quien también denunció a la AP en Facebook, con respecto a sus violaciones del derecho internacional y la insistencia de que los periodistas se abstengan de informar sobre la detención de Qawasmeh.

Amro fue arrestado el domingo por las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, cuyas medidas represivas están ahora respaldadas por la Ley de Delitos Cibernéticos aprobada por decreto presidencial. La ley, que fue criticada por su ambigüedad y abundancia de lagunas, permite a la Autoridad Palestina reprimir cualquier forma de oposición y funciona como una extensión de la represión israelí contra los periodistas palestinos. Según el Centro Palestino para el Desarrollo y las Libertades de los Medios (MADA), las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina han ampliado la detención de Amro y no han dado ninguna razón para su detención. Mientras tanto, el propio Amro ha anunciado que en protesta ha iniciado una huelga de hambre.

Israel también está procesando a Amro en el tribunal militar de Ofer, donde enfrenta 18 cargos, algunos de los cuales no son reconocidos internacionalmente como crímenes y datan del año 2010, según un informe de Amnistía Internacional. La participación de Amro en la Juventud Contra los Asentamientos constituye un motivo tanto para Israel como para la Autoridad Palestino, debido a la inherente falta de responsabilidad que rodea el proceso de colonización.

La legislación que apoya la represión de Mahmoud Abbas contra periodistas y activistas permite el enjuiciamiento y castigo  los individuos encargadas de manejan las plataformas de noticias "que pondrían en peligro la integridad del Estado palestino", así como las personas que propagan "las noticias mencionadas anteriormente por cualquier medio".  El artículo 4 de la ley también estipula que las personas que abusan de cualquier tecnología información pueden ser multadas, encarceladas o, en el caso de acceso que afecte a los datos del gobierno, un mínimo de cinco años de trabajos forzados, así como una multa.

La detención de Amro significa la intención de la Autoridad Palestina de interrumpir la cohesión entre los periodistas palestinos. Sembrar la discordia y la incertidumbre entre los periodistas se logra mediante la imposición de definiciones vagas que tienen el alcance de permitir que la libertad de interpretación de la Autoridad Palestina dependa del tipo de represión que pretende imponer. En virtud del derecho internacional de los derechos humanos, la Autoridad Palestina está obligada a salvaguardar el derecho a la libertad de expresión y la difusión de información. Al incluir cláusulas sujetas a interpretación selectiva, la Autoridad Palestina está demostrando estar en desacato al derecho internacional, enviando así el mensaje a los palestinos de que su lucha contra la injusticia se ha ampliado de manera permanentemente.

Si bien la comunidad internacional ha expresado en este caso su preocupación por la detención de Amor, porque su activismo lo sitúa en una posición más destacada, no todos los periodistas atacados por Abbas puedan estar seguros de tal exposición. Tampoco la exposición internacional garantiza una reversión de las violaciones de los derechos humanos que la Autoridad Palestina está infligiendo al pueblo palestino. La conclusión es que la distinción en las violaciones contra periodistas y activistas palestinos ya no existe o tiene diferentes niveles e implicaciones; la discreción de los autores ha invalidado cualquier concepto de derechos. Puesto que Israel y la Autoridad Palestina siguen tácticas similares como colaboradores conjuntos, se ha aniquilado cualquier posible recurso a la libertad.

Puedes seguir al autor en Twitter en  @walzerscent

Fuente: The PA crackdown on Palestinian journalists and activists shows contempt for international law

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Ramona Wadi, Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org