2017 · 09 · 05 • Fuente: Mersiha Gadzo, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org

Utilizar impresoras 3D para hacer frente a la escasez de medicamentos en Gaza

Un equipo palestino está utilizando impresoras 3D para construir estetoscopios y torniquetes para ayudar a los hospitales en dificultades.

Shaker Shaheen, a la izquierda, y Mahmoud Alalawi trabajan en una impresora 3D en la ciudad de Gaza [Mersiha Gadzo / Al Jazeera]

El estetoscopio, un dispositivo básico en la medicina moderna, es un artículo de lujo en Gaza.

En el hospital más grande de Gaza, al-Shifa, sólo hay uno o dos estetoscopios en cada departamento; los médicos quedaron sin este instrumento para poder escuchar el pecho de sus pacientes y así diagnosticar una enfermedad.

"Ese sería el mejor escenario", señaló el doctor canadiense, Tarek Loubani, a Al Jazeera. "Si alguien está lleno de sangre, la mayoría de los médicos no van a poder escuchar el pecho, así que los doctores están tomando decisiones sin esa información".

Loubani y tres de sus compañeros están trabajando para cambiar eso. Como parte del equipo de Glia, su objetivo es elaborar masivamente dispositivos médicos de bajo costo y de alta calidad para Gaza utilizando la impresora 3D. Recientemente recibieron su primer lote de estetoscopios.

Israel prohíbe las impresoras 3D en Gaza, junto con otros equipos considerados como "de doble uso", elementos que Israel afirma que podrían ser utilizados para actividades militares [Mersiha Gadzo / Al Jazeera]

En su oficina en el centro de la ciudad de Gaza, una pequeña pieza cuadrada de la impresora 3D se mueve hacia adelante y hacia atrás a través de la placa, refinando dos piezas largas. En aproximadamente dos horas, terminará de imprimir todas las piezas para formar el estetoscopio, probado y aprobado, el primero de su tipo en la Franja de Gaza.

"Parece un juguete, pero la calidad es tan buena como las marcas líderes", explicó Mohammed Abu Matar, de 31 años, a Al Jazeera, mientras sostenía uno de sus estetoscopios terminados. El artículo cuesta sólo $3, en comparación con el líder del sector de Cardiología Littmann III, que se vende por alrededor de $200.

Es una gran hazaña para la Franja de Gaza, que sufre de una escasez de equipos médicos muy necesarios. Bajo el bloqueo israelí-egipcio de una década, se prohíbe la entrada a Gaza de una amplia gama de artículos médicos sin una coordinación especial debido a las preocupaciones de "uso dual" de Israel, a saber, que los artículos también podrían ser utilizados con fines militares.

La accesibilidad es otro obstáculo. Un estetoscopio de $300 equivale aproximadamente al salario mensual de un médico en Gaza.

"Parece un juguete, pero la calidad es tan buena como las marcas líderes", explica Mohammed Abu Matar  [Mersiha Gadzo / Al Jazeera]

Loubani pensó primero en imprimir estetoscopios después de pasar algún tiempo operando en la sala de emergencia de al-Shifa.

"Durante una de las ofensivas en 2012, se hizo realmente obvio que no se puede proporcionar el cuidado adecuado a los pacientes con el equipo que está disponible aquí", comentó Loubani.

Inicialmente, cada vez que Loubani regresaba como médico visitante, traía bolsas llenas de libros y equipo para los médicos de Gaza.

"Pero esos caminos se interrumpen muy fácilmente", indicó. "Ya no puedo viajar por Egipto, porque estaba en la cárcel allí... En mi camino hacia Israel, me registraron... Incluso un equipo médico muy simple no está permitido... Con una enorme interrupción en las rutas comerciales, se hizo evidente que tenemos que empezar a hacer las cosas en Gaza así vamos a poder tener un suministro fiable de equipos médicos".

Abu Matar, graduado en telecomunicaciones, también llegó a la misma conclusión después de años de fabricar sus propios dispositivos, incluyendo generadores de iones negativos y ozono. Siempre tuvo el problema recurrente de piezas faltantes que no estaban disponibles en Gaza.

"Comencé a pensar en cómo hacer una máquina que pueda hacer esas piezas faltantes",  dice Abu Matar [Mersiha Gadzo / Al Jazeera]

"Comencé a pensar en cómo hacer una máquina que pueda realizar esas piezas perdidas", señaló Abu Matar.

La impresora 3D,  prohibida de Gaza, era la solución obvia a sus problemas. Matar juntó todas las piezas de repuesto y, siguiendo los diseños de código abierto en línea, construyó una impresora 3D. Ahora dirige el primer negocio de impresión 3D en Gaza, llamado Tashkeel 3D.

"Vimos los diseños de impresoras 3D que otras personas habían pasado mucho tiempo haciendo, y los usamos, modificándolos y adaptándolos para nuestros propios usos", explicó Matar.

Para evitar el bloqueo y los altos precios, se apoyaron en alternativas. Dado que el filamento de plástico utilizado para imprimir los artículos es demasiado caro para importar, lo crearon ellos mismos experimentando con pastillas de plástico hasta que encontraron la mezcla adecuada para crear su propio filamento, utilizando una propia máquina de fabricación.

Una vez que Matar había montado su propia impresora 3D, comenzó a construir los repuestos no disponibles para montar más impresoras 3D en la Franja de Gaza.

"El estetoscopio funciona muy bien, es una solución adecuada, especialmente para nosotros aquí en Gaza", comentó Ayman al-Sahabani, jefe del departamento de emergencias de al-Shifa, a Al Jazeera. "Necesitamos estetoscopios todo el tiempo para tratar a los pacientes, pero no está disponible porque es costoso".

Habiendo finalizado el estetoscopio, los ensayos clínicos se encuentra ahora en marcha para la construcción de su torniquete y el oxímetro de pulso, que muestra cuánto oxígeno circula en el cuerpo.

En los hospitales canadienses, cada cama tendría su propio oxímetro de pulso, pero en emergencias de al-Shifa, sólo hay tres oxímetros de pulso para 20 camas, indica Loubani. Para determinar el nivel de oxígeno que circulan en el cuerpo, los médicos en Gaza a menudo tienen que observar al paciente y se preguntan: "¿Qué tan azul está la persona?".

"Lo que está sucediendo aquí en Gaza es una verdadera catástrofe", dijo Sahabani. "Es difícil hablar de esto todo el tiempo porque es muy doloroso para nosotros, es muy doloroso hablar de nuestros pacientes, del sufrimiento, de nuestro personal médico".

Entre los equipos considerados de doble uso y restringidos para entrar en la Franja de Gaza están las máquinas de escaneo. Los pocos escáneres de resonancia magnética y tomografía computarizada que al-Shifa posee están en riesgo de descomponerse, ya que operan durante las 24 horas en lugar del máximo recomendado de ocho, debido al gran número de pacientes, explicó al-Sahabani. Dado que todas las máquinas les faltan piezas de repuesto, no funcionan como deberían normalmente.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud del 2016, casi el 50 por ciento del equipo médico de Gaza está desactualizado, con una espera promedio de piezas de repuesto de aproximadamente seis meses.

El equipo de Glia incluyen, de izquierda a derecha, Shaker Shaheen, Mahmoud Alalawi, Tarek Loubani y Mohammed Abu Matar [Mersiha Gadzo / Al Jazeera]

El equipo de Glia espera llenar este vacío difundiendo la ciencia de impresión en 3D en Gaza. Ellos ya han enseñado una clase en la Facultad de Ciencia y Tecnología de Khan Younis sobre cómo montar las impresoras 3D, y planean introducir la impresión 3D en el plan de estudios K-12.

"Usted tiene un problema muy especial en Gaza, un cohete podría pasar por esta ventana y este lugar se ha ido. Si eso sucede, ¿qué se supone que sucederá con este trabajo?", preguntó Loubani. "Así que realmente, necesitas más de un sitio, donde sepan cómo imprimir en 3D, en un lugar como Gaza, para saber que puedes mantener esta cultura.

"Creemos que cuatro o cinco lugares serían suficientes para mantener esta ciencia sin importar lo que pase aquí, de modo que si todos somos asesinados en la próxima ofensiva militar, hay dos o tres lugares más que pueden seguir adelante".

Fuente: Using 3D printers to tackle Gaza's medical shortages

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Mersiha Gadzo, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org