2017 · 09 · 05 • Fuente: Este de Madrid

Palestina: 50 años de ocupación israelí

En junio de 1967 tuvo lugar la “guerra de los seis días” entre Israel y sus vecinos árabes, Egipto, Jordania y Siria. Al final del conflicto, Israel ocupó la Península del Sinaí, Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, la Franja de Gaza y los Altos del Golán. En junio de 2017 se cumplen también 10 años desde que Israel impuso su bloqueo ilegal (por tierra, mar y aire) a la Franja de Gaza sometiendo a más de 2 millones de palestinos y palestinas a un castigo colectivo.

Desde entonces, Israel ha consolidado su represivo régimen militar en los Territorios Palestinos Ocupados a través de miles de órdenes militares para encubrir violaciones generalizadas del derecho internacional humanitario y del derecho internacional de los derechos humanos. No se trata sólo de la pérdida de vidas y del derramamiento de sangre, o del Proceso de paz en Oriente Medio, sino de la vida cotidiana de los palestinos y palestinas y de que la sociedad no siga aceptando como normal la opresión y la humillación a la que son sometidos.

“Una de las tragedias de estos 50 años de incesantes violaciones relacionadas con la ocupación es que el mundo se ha acostumbrado a los niveles escandalosos de opresión y humillación que soporta la población palestina a diario en los territorios ocupados”, ha manifestado Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.

Apoyo económico

“Durante décadas, el mundo ha permanecido impasible mientras Israel destruía hogares de personas palestinas y expoliaba sus tierras y recursos naturales para obtener beneficios. Mientras que la economía palestina lleva 50 años paralizada como consecuencia de unas políticas abusivas, se ha desarrollado en los asentamientos una pujante actividad empresarial de muchos millones de dólares a costa de la represión sistemática de la población palestina”, Salil Shetty.

Hay que tener en cuenta que la política discriminatoria de Israel contra los Territorios Palestino Ocupados se sostiene en parte gracias a la actividad económica de los asentamientos ilegales (que generan cientos de millones de euros anualmente a través de las exportaciones internacionales; en el caso de los países de la Unión Europea, se calcula que en 2015 las exportaciones a la UE fueron por valor de entre 200 y 300 millones de euros), impedir la entrada de los bienes a los propios mercados supone dejar de contribuir al mantenimiento de una situación intrínsicamente ilegal.

Nuestra petición

Todos los Estados tienen la obligación inequívoca de garantizar que se respeta el derecho internacional humanitario y asimismo de no reconocer la situación ilegal resultante de la política israelí de asentamientos ni contribuir en modo alguno a su mantenimiento, sino al contrario, de emplear su influencia para poner fin a las violaciones de derechos humanos.

Amnistía Internacional en España lanza una nueva ciberacción en su centro de activismo online www.actuaconamnistia.org para pedir al Gobierno que, en coherencia con su posición política de condena de los asentamientos israelíes, prohíba la entrada en España de productos producidos allí y que impidan a las empresas españolas operar o comercializar bienes de los asentamientos. De esta forma, ayudarán a poner fin al ciclo de violaciones que sufre la población palestina que vive bajo la ocupación israelí.

Fuente: Este de Madrid